49º Festival Internacional de Cine de San Sebastián

Secciones 'La Butaca'

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Contenidos
Contacto
Añadir a Favoritos

  LA BUTACA - Revista de Cine

[Especial 49º Festival de San Sebastián] [Películas] [Palmarés]


LA HABITACIÓN DEL HIJO
(La stanza del figlio)
..................................................................................................................

cartel Dirección: Nanni Moretti.
Año: 2001.
Países: Francia / Italia.
Duración: 100 min.
Interpretación: Nanni Moretti (Giovanni), Laura Morante (Paola), Jasmine Trinca (Irene), Giuseppe Sanfelice (Andrea), Silvio Orlando (Oscar), Claudia Della Seta (Raffaella), Stefano Accorsi (Tommaso).
Guión: Nanni Moretti, Linda Ferri y Heidrun Schleef.
Producción: Nanni Moretti y Angelo Barbagallo.
Música: Nicola Piovani.
Fotografía: Giuseppe Lanci.
Montaje: Esmeralda Calabria.
Diseño de producción: Giancarlo Basili.
Vestuario: Maria Rita Barbera.

..................................................................................................................

CRÍTICA

Leandro Marques

Un rinconcito para el sufrimiento

El pensador Arthur Shopenhauer plantea la idea de que la existencia humana es básicamente sufrimiento. No quiere decir con esto que no haya también en la vida lugar para la alegría, la emoción o el disfrute, pero sí implica el hecho de que el sufrimiento es ineliminable del hombre. Para las civilizaciones antiguas, el dolor en el cuerpo tenía un sentido, generalmente relacionado con la salvación del alma ante los ojos de Dios. Hoy, en tiempos dominados no por dioses sino por la razón humana, no tiene ningún sentido sufrir, por lo tanto, se hace necesario huir como sea de cualquier tipo de dolor. Sin embargo, tarde o temprano, el sufrimiento, o el dolor, o mejor dicho, la sensación de muerte que íntimamente se conecta con ellos, llega para quedarse. Es entonces cuando el hombre, indefenso y desconcertado, no tiene otra opción que hacerse cargo de eso que siempre prefiere postergar: la aceptación de la muerte como parte de la vida.

Un poco de todo esto puede verse reflejado en La habitación del hijo, la película italiana dirigida por Nanni Moretti que se quedó este año con el máximo galardón en el prestigioso festival de Cannes. En su novena película, el realizador de las geniales Caro Diario y Abril demostró que la sencillez y la cotidianidad pueden, además de generadores de momentos de calidez y emoción, convertirse en recursos legítimos para la exploración de las temáticas más profundas. Y termina redondeando sobre esa base un producto sobrio, sutil y elegante, como para confirmar eso de que los instantes que más se disfrutan pueden encontrarse en las cosas más simples.

Si en algo se destaca La habitación del hijo es en la inteligente composición de sus personajes. Todos están lo suficientemente desarrollados como para que el espectador pueda meterse al menos un poquito dentro de cada uno, y pueda entender sus reacciones y comportamientos. Obviamente el protagonista de la historia es Giovanni, el interpretado por Moretti. Él es un psicólogo que vive con su amada familia una vida caracterizada por la armonía, y por un carácter que esconde detrás de su sonrisa permanente un importante egocentrismo, que muchas veces lo imposibilita a aceptar que le digan que no. A su alrededor gira su familia, compuesta por su bella esposa, su hija y su hijo, que tampoco la pasa mal: cada uno tiene sus actividades y sus hobbies, y parecen no tener demasiadas complicaciones.

Durante la primera parte de la película, el realizador se encarga de presentar, a través del recorte de pequeños momentos cotidianos de cada uno de los protagonistas, un estado general de felicidad en común. La música, el color de las imágenes, y algunos pasajes graciosos de las conversaciones del psicólogo con sus pacientes -e incluso algunos guiños referenciales del director a sus películas anteriores- fortalecen aún más el clima disperso y alegre que transmite la cinta.

Pero se sabe que la vida no es eternamente color de rosa, y un acontecimiento imprevisto cambiará drásticamente las cosas. Un accidente termina con la vida del hijo de Giovanni, y a partir de allí, la historia deja de lado su simpática liviandad para sumergirse en los terrenos más densos del ser humano. En los que el sufrimiento no puede ser evadido. En los que ponen al hombre cara a cara con sus límites, con su propia debilidad, con sus propios miedos. Sin golpes bajos, eligiendo con cautela cada una de las escenas que decide contar, aunque con cierta previsibilidad (al fin y al cabo aceptable, porque la muerte siempre trae lágrimas, recuerdos, desconcierto), Moretti explora las distintas maneras en que cada uno puede reaccionar frente a un dolor para el cual no está preparado, y con el cual debe aprender a convivir y aceptar.

Quizás pueda reprocharse demasiada elasticidad para dejar en claro alguna idea o un pequeño exceso en tiempos que se agotan antes de lo que duran. Pero bajo ningún punto de vista esto puede empañar una obra sentida y al mismo tiempo, inteligentemente comprometida con esos puntos del ser humano que no están regidos por leyes racionales, esos que salen como salen, sin meditación previa. El dolor, el sufrimiento y la muerte son irremediables y llegan en los momentos menos pensados: nadie está exento del tremendo impacto que ellos traen consigo. Moretti encara este tópico sin miedo a hacerle frente y, como en varias de sus películas anteriores, propone al optimismo (real y no el típico optimismo fantástico que suele ofrecer el cine) como la manera más saludable de hacerse cargo. Porque tarde o temprano, que no queden dudas, va a haber que hacerse cargo.

..................................................................................................................

<< Página principal de La habitación del hijo


Imágenes de La habitación del hijo - Copyright © 2001 Sacher Film, Bac Films y Le Studio Canal+. Todos los derechos reservados.

..................................................................................................................

© 2001 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.