49º Festival Internacional de Cine de San Sebastián

Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

Inserta tu mail

 

LA BUTACA - Revista de Cine

[Especial 49º Festival de San Sebastián] [Películas] [Palmarés]


EN TIERRA DE NADIE
(No man's land)


cartel Dirección, guión y música: Danis Tanovic.
Año: 2001.
Países: Francia / Italia / Eslovenia / Reino Unido / Bélgica.
Duración: 98 min.
Interpretación: Branko Djuric (Ciki), Rene Bitorajac (Nino), Filip Sovagovic (Cera), Katrin Cartlidge (Jane), Simon Callow (Soft), Georges Siatidis (Marchand), Alain Eloy (Pierre), Sacha Kremer (Michel).
Producción: Marc Baschet, Frédérique Dumas, Marion Hänsel y Cédomir Kolar.
Fotografía: Walther Vanden Ende.
Montaje: Francesca Calvelli .
Diseño de producción: Dusko Milavec.
Vestuario: Zvonca Makuc.

CRÍTICA

Tònia Pallejà

¿Está el enemigo? Que se ponga

Es posible ofrecer muchas facetas distintas de la guerra, aunque en definitiva siempre estemos viendo una misma cara bajo ángulos diferentes: la de su absurdo. Desde la desoladora Johnny cogió su fusil hasta la emblemática Senderos de Gloria, también han sido muchos los intentos antibelicistas llevados a la gran pantalla. Danis Tarovic se ha decantado por una opción más cercana, salvando las distancias, al humor del desaparecido Gila que teléfono en mano preguntaba aquello de: "¿Está el enemigo? Que se ponga." Porque en No man's land, el absurdo inherente a todo conflicto armado está llevado a su extremo más hilarante, desquiciado y surrealista. Un soldado serbio, Nino, y un soldado bosnio, Ciki, atrapados en una trinchera entre bandos contrarios, en plena tierra de nadie, sin más ley ni orden que los que decida imponer, como si de un juego se tratara, aquél que apunte con el fusil a su compañero desarmado. Y un tercer hombre malherido, que no puede levantarse del suelo porque han colocado una mina bajo su cuerpo y, en caso de hacerlo, todos saltarían por los aires. Tres hombres que se suponen enemigos, pero que se ven obligados a colaborar en unas circunstancias disparatadas, de lucha por la supervivencia. Tres víctimas de una encrucijada en la que, como ellos mismos afirman, lo único que desean es salir de allí con ayuda de sus tropas o de los Cascos Azules, para que, una vez sanos y salvos con los suyos, puedan volver a estar en situación de dispararse.

Ayudándose de una composición casi teatral, de escenario único, pocos protagonistas y austeridad mediática, Danis Tarovic analiza la miseria de una guerra que le es demasiado próxima, cargando sus tintas no precisamente contra las dos partes implicadas, sino principalmente contra el patético papel de aquéllos llamados observadores: la ridícula intervención de las tropas enviadas por la ONU, a merced de los caprichos e intereses de sus superiores, y el revolotear carroñero de los periodistas desplazados, que organizan una feria en torno a la trinchera, como ocurriera en El gran carnaval de Wilder.

A Tanovic le tiembla algo el pulso y su película no desprende toda la regularidad deseada. También se le puede achacar una cierta tendenciosidad que a veces no acaba de controlar, sobre todo en la forma en que retrata a los diferentes involucrados. Si bien, dentro de lo que cabe, dosifica y reblandece su evidente animadversión hacia los serbios, la visión que ofrece de los reporteros de guerra y de los oficiales al mando de los Cascos Azules se reduce en ocasiones a una caricatura grotesca algo desproporcionada.

Sin embargo, cuanto se le pueda recriminar a Tanovic en lo referente a su imparcialidad o a su labor como realizador, encuentra una contrapartida totalmente loable en el bienintencionado discurso que nos propone a través de tan original planteamiento. Es un mérito incuestionable haber sido capaz de tratar un tema tan peliagudo desde una vertiente cómica de forma respetuosa, lúcida, y a la vez tan humana y conmovedora sin caer en dramatismos. También lo es el hacer posible el difícil equilibrio entre la sátira y el drama sin desniveles narrativos ni incoherencias. Por último, igualmente resulta digno de reconocimiento el convertir una anécdota bélica inscrita en una determinada contienda, en un canto antibelicista de alcance universal sin que desprenda ese tufillo tan reconocible y contraproducente a panfleto pacifista.

No man's land es, en definitiva, una interesante parábola sobre la incomunicación, que resuena y cobra mayor fuerza en cada uno de los eslabones que la componen. Y por si alguno confundiera esa atenuación amable de los hechos con una ligereza en el compromiso, ahí está su descorazonador final, que vuelve a colocar las cosas en su sitio.


CANAL #CINE - Revista de Cine colaboradora


Imágenes de En tierra de nadie - Copyright © 2001 Counihan Villiers Productions, Fabrica, Man's Films, Noé Productions y Studio Maj/Casablanca. Todos los derechos reservados.


© 2001 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.