49º SEMANA INTERNACIONAL DE CINE DE VALLADOLID
LA BUTACA - Revista de Cine


COBERTURA DE LA 49ª EDICIÓN DE LA SEMINCI
                                          22 - 30 Octubre 2004

 

 

 

 

 

 

 


 

PELÍCULAS   CRÓNICAS   PALMARÉS

2046


Dirección y guión: Wong Kar-Wai.
País:
China.
Año: 2004.
Duración: 120 min.
Género: Drama romántico.
Interpretación: Tony Leung (Chow Mo Wan), Gong Li (Su Li Zhen), Takuya (Tak Kimura), Faye Wong (Wang Jing Wen), Zhang Ziyi (Bai Ling), Carina Lau (Lulu/Mimi), Chang Chen (CC 1966), Wang Sum (Sr. Wang/Jefe del tren), Siu Ping Lam (Ah Ping), Maggie Cheung (SLZ 1960), Dong Jie (Wang Jie Wen).
Producción: Wong Kar-Wai.
Música: Peer Raben y Shigeru Umebayashi.
Fotografía:
Christopher Doyle, Lai Yiu Fai y Kwan Pun Leung.
Montaje: William Chang Suk-Ping.
Diseño de producción: William Chang Suk-Ping.
Dirección artística: Alfred Yau Wai Ming.
Vestuario: William Chang Suk-Ping.
Estreno en España: 26 Noviembre 2004.

CRÍTICA por David Garrido Bazán

El fascinante universo de Wong Kar-Wai

  Un aviso antes de empezar: cualquier análisis, estudio, reseña o co-mentario crítico que quiera hacerse de este monumental experimento cinematográfico está condenado de antemano a quedarse corto, no porque "2046" sea de una especial complejidad o por la amplia varie-dad de aspectos que merecería la pena analizar con detalle y sobre los que aquí vamos a pasar casi de puntillas por razón de espacio, si-no más bien por su peculiar y doble condición. Por un lado, "2046" no es un proyecto normal en el sentido usual del término, sino que es un film que se llevó a cabo de forma paralela al rodaje de la anterior pelí-cula de su realizador, esa obra maestra llamada "In the mood for love (Deseando amar)" con la que guarda íntima relación sin que tampoco pueda considerársela una secuela –también en el sentido usual del término–. Ampliando ese concepto, "2046" es algo así como la pelí-cula en la que confluyen todos los elementos que han marcado la filmografía de Wong Kar-Wai, una especie de opera fin de tra-yecto donde las historias, las claves y los destinos de algunos perso-najes que han poblado sus anteriores films aparentan llegar a término. Sin embargo, y este es el segundo aspecto a tener muy en cuenta (y mucho más determinante), "2046", pese a ese esfuerzo compilatorio, tiene todo el aire de obra inacabada que su autor ha remontado una y otra vez a lo largo de los últimos cinco años, probablemente siguiendo su propia máxima de que el único tiempo que merece la pena vivirse es el presente, ese presente condenado a escurrirse de entre los de-dos de sus personajes continuamente y convertirse en pasado inalcan-zable y a la vez deseo del futuro que impide su concreción definitiva. La siempre eterna búsqueda que viven sus personajes también parece ser casi eterna para su autor.

  "2046" se articula alrededor del perso-naje de Chow Mo Wan (Tony Leung), el protagonista masculino de "In the mood for love (Deseando amar)", al que ahora reencontraremos en distintas etapas de su vida posteriores a aquella frustrada e intensa historia de amor que vivió con Su Li Zhen (Maggie Cheung), la única mu-jer a la que verdaderamente ha amado y cuyo recuerdo le persigue y determina to-das sus relaciones posteriores con hasta cuatro mujeres que representan otras tantas idealizaciones de lo femenino que sólo servirán para confirmarle lo que en el fondo ya sabe. Aparentemente, este Chow Mo Wan es muy distinto del que conocimos en "In the mood for love (Deseando amar)": la timidez y el recato han dejado paso a una monumental máscara de cinismo que esconde las terribles heridas emocionales dejadas por su relación con Su Li Zhen que le cambió para siempre. Mo Wan se ha convertido aquí en una especie de play-boy despreocupado, un narcisista conquistador al que no le falta nun-ca compañía femenina pero que vuelve una y otra vez a ese pasado inaprensible en busca de las sensaciones perdidas. Prueba de ello es ese escenario futurista con el que se abre la película, con ese tren en el que sus ocupantes se dirigen a un mítico lugar llamado 2046 en busca de los recuerdos perdidos, que luego descubriremos no es sino un relato que el propio Mo Wan escribe basándose en sus propias ex-periencias, deseos y anhelos perdidos... un tren que corre hacia el fu-turo para encontrarse con el propio pasado, perfecta metáfora de toda la obra, un espacio de la mente del que nadie vuelve nunca, así como nadie puede nunca escapar de sus propios y doloridos recuerdos de amores no correspondidos u oportunidades perdidas, la eterna frustra-ción del amor y el deseo.

  Seremos pues testigos de nuevas evocaciones del pasado de Mo Wan, aunque no tienen como objeto la historia que se narraba en Hong Kong de "In the mood for love (Deseando amar)", sino episodios posteriores con ese retorcimiento del tiempo y el espacio que son tan del gusto de Wong Kar-Wai, que nunca pretende confundir, sino resaltar que mucho más importante que la narrativa lineal con-vencional es el viaje emocional de su protagonista, al que vere-mos sucesivamente primero ser abandonado por una misteriosa mujer (que no por azar tiene el mismo nombre, Su Li Zhen, que Maggie Cheung en "In the mood for love [Deseando amar]"), una jugadora pro-fesional interpretada por Gong Li que no es sino la manifestación más cerebral de la identidad femenina, que se dará perfecta cuenta de que representa el fantasma de lo recientemente perdido por Mo Wan; re-cuperar brevemente una antigua relación amorosa con la bailarina Lulu/Mimi (Carina Lau, que ya hacía este personaje en "Days of being wild", la segunda película de Wong Kar-Wai, en la que también aparecía por primera vez Chow Mo Wan); vivir en el presente una inten-sa pasión sexual con la ocupante de la habitación 2046 de su hotel, contigua a la suya, Bai Ling (una impresionante Zhang Ziyi) que se enamorará perdidamente de él; y ayudar a la hija del dueño de ese ho-tel donde se aloja, Wang Jing Wen (Faye Wong) a cumplir su sueño romántico de encontrarse con su enamorado japonés y, de paso, servir de inspiración para ese relato futurista directamente inspirado en ellos donde descubriremos a la androide más humana vista en una pantalla desde los tiempos de "Blade runner". Y sobre el desarrollo de sus rela-ciones con estas cuatro mujeres planea siempre la pesada sombra de la ausencia de aquella relación pasada con la primera Su Li Zhen.

  Todo esto, que así narrado parece un maldito embrollo, está plasmado con tal inteligencia, elegancia y sensibili-dad que el espectador no puede sino dejarse seducir por el fascinante uni-verso de los sentimientos que Wong Kar-Wai pinta en la pantalla con su reconocible y sin embargo inimitable estilo: una puesta en escena indescripti-ble que juega constantemente con el fue-ra de campo, superpone unas historias con otras, mezcla planos ralentizados con otros en los que se nos escamotean los rostros de los protagonistas, tomados de espaldas a la cámara o marginados en una esquina del encuadre. Por encima de todo, Kar-Wai mantiene una endiablada habilidad para mantener la atención del espectador sobre el más mínimo detalle de cuanto está desarrollándose delante de sus ojos. Uno no puede perderse en la fascinación que le produce un plano, la vibración interior que consigue la inclusión de una música o el sentido de la composición artística de su director, porque corre el riesgo de perder información valiosísima para comprender detalles que van a surgir con posterioridad en el metraje. Como si de un malabaris-ta se tratara, Kar-Wai mantiene en perfecto equilibrio los hilos que conforman el delicado tapiz al que está dando forma: por momentos, uno tiene la sensación de estar perdiendo la visión de conjunto, guiado en una dirección determinada por el autor, pero sin embargo siempre se vuelve una y otra vez al tapiz, al sutil entramado de interrelaciones entre los personajes, o más bien cabría decir entre el personaje central de Tony Leung y todos aquellos que le rodean, y siempre con ese ele-gante sello personal que seduce y fascina de manera incomprensible racionalmente, pero que apunta de forma certera al interior de noso-tros, pulsando teclas y cuerdas de cuya existencia a veces ni siquiera somos conscientes.

  "2046" habla del amor, por supuesto, pero más que del amor habla de la memoria, de la necesidad de tener un lugar donde guardar o esconder recuerdos, pensamientos, frustraciones, de-seos inconfesables, sueños y esperanzas. Desde ese punto de vis-ta es imprescindible no sólo haber visto, sino tener bien fresca en la memoria "In the mood for love (Deseando amar)" (no aspiramos ya a la obra anterior del cineasta, parte de la cual ni siquiera se ha estrenado en España) para captar en toda su complejidad la impresionante pro-puesta de este autor con mayúsculas al que algunos acusan bastante injustamente de estar revolcándose en su propio estilo o de ejercer gratuitamente la pedantería, sin entender que, una vez vista "2046", "In the mood for love (Deseando amar)" y ésta guardan una relación indi-soluble de tal forma que, por mucho que ambas puedan disfrutarse por separado, "2046" envuelve en su sutil capa a la primera, complemen-tando por oposición el mismo mensaje. Donde "In the mood for love (Deseando amar)" era todo sugerencia y ausencia de contacto, "2046" no escatima sexualidad más o menos explícita y concreción del deseo (a ese respecto, es de destacar el impresionante trabajo de la hermo-sa Zhang Ziyi, que enamora en una composición atrevida, llena de riesgos que sortea con habilidad); donde "In the mood for love (De-seando amar)" era la búsqueda infructuosa de la realización de un amor imposible, "2046" es la búsqueda infructuosa de recuperar un sentimiento igual de intenso que el que se vivió en algún momento del pasado. Y así sucesivamente. También podría decirse que "2046" es una película sobre las promesas, sobre cómo podemos, en nuestra vana ilusión, pretender que las cosas puedan permanecer invariables, sin cambios, durante toda una vida, ese deseo tan humano de capturar un momento imborrable y tratar de preservarlo para siempre. Podrían decirse tantas cosas…

  Por ejemplo, sería injusto no hacer una mínima referencia a la exquisita banda sonora de la película, una obra excepcio-nal y coherente con las influencias más claramente perceptibles del cineasta: en ella se dan cita, además de las inevita-bles y suntuosas composiciones del ha-bitual Shigeru Umebayashi (que crea otro tema central inolvidable de gran be-lleza), piezas de Zbigniew Preisner compuestas para Kieslowski, de Geor-ges Delerue para Truffaut o de Peer Ra-ben para Fassbinder; mezcladas con los temas clásicos que forman parte de la memoria histórica del propio Wong Kar-Wai (la Canción de Navidad de Nat King Cole, Perfidia de Xavier Cugat, Sway de Dean Martin), el Adagio de Secret Garden o el mara-villoso aria Casta Diva de la opera Norma de Bellini, una sinfonía de sonidos que se adaptan como un guante al lenguaje cinematográfico del director hasta hacerse indisoluble de sus imágenes. El cine de Wong Kar-Wai se proyecta en la memoria del espectador siempre acompañado de su inseparable banda sonora.

  Tenemos que sentirnos dichosos de que el cine cuente con un autor tan excepcional como Wong Kar-Wai, creador de un uni-verso personal, magnético, en el que el presente está permanente-mente atrapado y condicionado por ese pasado al que se intenta re-gresar una y otra vez de manera imposible y al que siempre se volverá en el futuro, en un eterno retorno, un laberinto lleno de hipnóticas imá-genes por cuya belleza nos dejamos arrastrar y seducir sin que nues-tra consciencia tenga mucho que decir al respecto mientras las distin-tas historias de amor y desencuentros que vive el protagonista se su-perponen y se miran en un frenético juego de espejos inagotable en el que tiene capacidad para reconocerse cualquier espectador que algu-na vez haya amado o haya sido amado. Es decir, todos nosotros.

Calificación:


Imágenes de "2046" - Copyright © 2004 Block 2 Pictures, Paradis Films y Orly Films. Distribuida en España por Araba Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "2046"
Añade "2046" a tus películas favoritas
Opina sobre "2046" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "2046" a un amigo
 

OTRAS PELÍCULAS DEL FESTIVAL

Bin-jip     Nadie sabe (Daremo shiranai) (Nobody knows)     Domicilio privado (Private)     Het zuiden    

Suscribe tu correo para recibir gratis los boletines de La Butaca:

Copyright © 2004 LaButaca.net - Revista de Cine. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.