49º SEMANA INTERNACIONAL DE CINE DE VALLADOLID
LA BUTACA - Revista de Cine


COBERTURA DE LA 49ª EDICIÓN DE LA SEMINCI
                                          22 - 30 Octubre 2004

 

 

 

 

 

 

 


 

PELÍCULAS   CRÓNICAS   PALMARÉS

DOMICILIO PRIVADO
(Private)


cartel
Dirección: Saverio Costanzo.
País:
Italia.
Año: 2004.
Duración: 90 min.
Género: Drama.
Interpretación: Lior Miller (Comandante Ofer), Mohammad Bakri (Mohamed), Tomer Russo (Soldado Eyal), Areen Omari (Samia), Hend Ayoub (Mariam), Niv Shafir (Soldado Dan), Sahar Lachmy (Soldado Ariel), Marco Alsaying (Jamal), Karem Emad Hassan Aly (Karim), Sarah Hamzeh (Nadia), Amir Hasayen (Yusef).
Guión: Saverio Costanzo, Camilla Costanzo, Alessio Cremonini y Sayed Qashua.
Producción: Mario Gianani.
Música: Alter Ego.
Fotografía:
Luigi Martinucci.
Montaje: Francesca Galvelli.
Estreno en Italia: 14 Enero 2005.
Estreno en España: 11 Febrero 2005.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Miedo a mirar

  La mayor sorpresa agradable de la última Seminci ha sido esta pelí-cula pacifista y humana del italiano Saverio Costanzo, que acabó lle-vándose la Espiga de Plata. Aborda el conflicto palestino-israelí a partir de una historia real de la que el director fue testigo. Su enfoque apunta hacia la parte privada y doméstica de una guerra absurda, y con ello intenta decir al mundo que la paz se puede encontrar mirando al veci-no, descubriendo a la persona.

  Mohamed es un profesor universitario, padre de cinco hijos, que vive en una casa situada a medio camino entre una localidad palestina y un asentamiento judío. Es firme partidario de la no violencia, también cuando las tropas judías invaden su casa y les confinan al piso inferior, reservándose ellos el superior. Podría huir o enfrentarse a la agresión sufrida, pero es un hombre de fuertes principios, que considera que la convivencia multicultural es posible y que se resiste a abandonar su tierra. No piensan igual sus hijos, que reaccionan de distinta manera y que llegan a considerarle como cobarde y débil.

  El microuniverso creado en torno a la ocupación de la casa sirve al di-rector para sacar a flote la humani-dad que queda sepultada tras cual-quier enfrentamiento bélico. La cá-mara nerviosa se convierte en ojo que observa a sus inquilinos, que des-cubre sus miedos y sus iras, sus deseos y sus esperanzas, y también su anhelo de paz... hasta percatarse de la falta de sentido que encierra el conflicto armado. Son sentimientos que afloran no sólo en los palestinos maltratados, sino también en los soldados judíos: ellos sienten el miedo a los ataques terroristas, desean volver a casa con su familia u optan por no delatar a la hija que ha infringido las órdenes de no subir al piso de arriba. Esta chica defensora de la resistencia activa ha cogido la cos-tumbre de esconderse en un armario y espiarles; por sus ojos, la cá-mara observa por una rendija una realidad humana en el enemigo, y... aprendiendo a mirar, se humaniza también ella en sus sentimientos.

  Este es el mensaje positivo que Costanzo trasmite con éxito, gracias a unas magníficas interpretaciones llenas de naturalidad, y que a Mo-hammad Bakri le supuso el premio a mejor actor en el Festival de Lo-carno. El reparto supuso un arduo trabajo de cuatro meses de pruebas entre actores palestinos y judíos, que obtuvo su recompensa al incor-porar a artistas de prestigio. El realismo buscado lo encuentra también gracias a la cámara en mano que sigue a los personajes por la casa o que se convierte en subjetiva al mirar a través de sus ojos, que no re-para en introducir cortes bruscos o en descuidar la composición de los planos. Opta por una fotografía de grano grueso, y cuando llega la noche, por introducir imágenes digitales para dar verosimili-tud al momento. Una música contemporánea completa una la-bor de producción artística muy cuidada y tremendamente co-herente.

  El ambiente claustrofóbico, la tensión generada por los ataques ar-mados, el suspense ante el desenlace de una mina preparada o el miedo alimentado por la incertidumbre del futuro quedan perfectamente recogidos por la cámara de Costanzo, que abunda en primeros planos de los rostros para mostrar las distintas actitudes ante la violencia, o el reencuentro del hijo con el padre, a quien manifiesta «empezar a comprender» al final del film: esta escena deja abierta una puerta a la esperanza y al sentido común, del que se invita al espectador a par-ticipar.

  Película neutral en el conflicto y que apuesta por el hombre y el diálogo, ejemplo de cine constructivo puesto al servicio de un ideal mayor (podrían tomar nota directores como Loach o Costa-Gavras), y lección de inteligencia para los políticos y para quienes no acaban de aprender la historia –que no hace más que repetirse– y se acaban por convertir en los mayores tontos de la tierra (como apunta la letra de la canción con que se cierra la película).

Calificación:


Imágenes de "Domicilio privado" - Copyright © 2004 Istituto Luce y Offside. Distribuida en España por Golem. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Domicilio privado"
Añade "Domicilio privado" a a tus películas favoritas
Opina sobre "Domicilio provado" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Domicilio privado" a un amigo
 

OTRAS PELÍCULAS DEL FESTIVAL

Het zuiden     La cara oculta de la luna (La face cachée de la lune)     María querida     Temporada de patos    

Suscribe tu correo para recibir gratis los boletines de La Butaca:

Copyright © 2004 LaButaca.net - Revista de Cine. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.