50º FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN
      
Películas         
Crónicas           
Imágenes             
 Palmarés                




 





LA BUTACA - Revista de Cine
Revista de Cine

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos

Apunta tu correo

 


50º FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE
DE DONOSTIA - SAN SEBASTIÁN
19 - 28 Septiembre 2002

 CRÓNICA DEL MARTES 24

Mateo Sancho Cardiel, San Sebastián

  Por primera vez en este festival, la Sección Oficial convocó al público para una película que no entra en la competición. Alegando que es debido al home-naje a Francis Ford Coppola, un filme del que es productor ejecutivo llamado “La leyenda de Suriyothai” fue proyectado y, con sus dos horas y media, es la gran candidata a aburrimiento máximo del certamen.

Cartel de "La leyenda de Suriyothai"  Agárrense que la cosa tiene mucha tela: inde-pendientemente de lo bonito que quede el nombre del director de “El padrino” en los títulos de crédi-to, esta cinta es la expresión auténtica del ego-centrismo de un príncipe tailandés llamado Chatri Chalerm Yukol, que se ha sentido en la obliga-ción de dirigir una película al igual que Trajano mandó constuir su columna o Tito su Arco del Triunfo. En esta leyenda con ribetes místicos, con dinastías milenarias y parentescos indescifrables, su creador ha invertido capital en cantidades des-mesuradas, logrando una deslumbrante ambienta-ción de la corte thailandesa del siglo XVI, una congregación de extras monu-mental para las batallas, pero al servicio de una trama codificada, retorcida y que, cuando por fin entendemos, nos damos cuenta de que está vacía. Des-pués de tal tedio, tamaña y tan vacua ambición, la rueda de prensa fue, por su horario, una sala desierta, a pesar de la presencia repetida de Coppola. A nadie le interesó conocer más detalles de esta interminable historia, panfletaria y fallida, porque a esa misma hora comenzaba la polémica cinta “El crimen del padre Amaro”, la producción que ha barrido taquillas y ha hecho correr ríos de tinta en México. A la vista de los resultados, el revuelo es innecesario, puesto que es directamente imposible tomarse en serio esta película.

Imagen de "El crimen del padre Amaro"  Como bien sabemos, el material era aceptable. La iglesia tiene muchísimos trapos sucios si nos proponemos hacer una crítica, y “El crimen del padre Amaro” acierta en los puntos que trata pero no en la manera de tratarlos. Porque la película se desmelena, busca la provocación con forzadí-simas secuencias como una escena sexual con el mantón de la Virgen o el tratamiento banal de las obleas consagradas. La película no cuenta nada que no sepamos ya, y no causa más que risa en la mayoría de sus momentos. Su oportunismo y su narración melodramática son mucho más reprochables que su contenido crítico, y a pesar de las interpretaciones de Gael García Bernal y Sancho Gracia, la película es un disparate excesivo en todos sus sentidos. Eso sí, la rueda de prensa estuvo a reventar, porque se sabe que su estreno crea expec-tación, y más aún si hoy mismo se ha anunciado su selección para competir en los próximos Oscar por su país de origen. No estuvo Gael García Bernal, pero sí el resto del equipo, y entre las preguntas hubo algún acaloramiento sin fundamento y poco más.

Imagen de "Salvoconducto"  La mayoría estaba ya haciendo una preparación psicológica para la segunda maratón fílmica del día: las tres horas de Tavernier y su Salvocon-ducto. Ya presentada en Berlín, donde se hizo con un premio al mejor actor más que discutible, puede ser incluso reconfortante después de los dos disparates anteriores, pero su calidad deja bastante que desear, sobre todo si tenemos en cuenta las anteriores obras de su director. Confu-sa, larga y poco comprometida al fin, es, sin embargo, la gran estrella del día por la falta de competencia, porque en Zabaltegi también se presentan hoy dos películas más: “Galíndez”, un documental interesante pero de escasa inno-vación formal, y “Love Liza”, que entrará, por su proyección a las doce de la noche, en el día 25... Digamos como avance que viene con interesante equipaje desde Sundance, donde ha sido recibida con entusiasmo.

Volker Schlöndorff en San Sebastián - Foto por Eñaut Mateos Gómez. En colaboración con Ciberanika.com  Así que, con este panorama, lo mejor ha sido refugiarse en las espléndidas retrospectivas que nos ofrece este festival. Por un lado, está el cine del esteta Michael Powell, que hoy proyectaba una de sus más famosas películas, “Narciso Ne-gro”. Ambientada en un Himalaya de cartón pie-dra pero tremendamente efectivo, a pesar de que los años pesan como losas en su argumento, me-rece la pena contemplar el maravilloso tratamiento de la imagen que hace Jack Cardiff, reciente ganador del Oscar honorífico y que emplea una técnica de una brillantez inusitada para los años cuarenta. De Schlöndorff puede verse “El amor de Swan”, la bella historia que se fusio-naría más tarde con el ballet de “El lago de los cisnes” de Tchaikowski para dar lugar al filme de animación “La princesa Cisne” que, por supuesto, queda a años luz de la sensibilidad de esta producción europea. Y en los “50 de los 50”, cada película es una maravilla: hoy “Sed de Mal” de Orson Welles y “Mi desconfiada esposa” de Vincent Minelli. Casi nada.

Días: 19 - 20 - 21 - 22 - 23 - 24 - 25 - 26 - 27 - 28


© 2002 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.