50º FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN
      
Películas         
Crónicas           
Imágenes             
 Palmarés                




 





LA BUTACA - Revista de Cine
Revista de Cine

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos

Apunta tu correo

 


24 HOUR PARTY PEOPLE


Dirección: Michael Winterbottom.
País: Reino Unido, Francia, Holanda.
Año: 2002.
Duración: 115 min.
Interpretación: Steve Coogan (Tony Wilson), Shirley Henderson (Lindsay Wilson), Paddy Considine (Rob Gretton), Sean Harris (Ian Curtis), Danny Cunningham (Shaun Ryder), Andy Serkis (Martin Hannett), Chris Coghill (Bez), Lennie James (Alan Erasmus), Ralf Little (Peter Hook), Paul Popplewell (Paul Ryder).
Guión: Frank Cottrell Boyce.
Producción: Andrew Eaton.
Fotografía: Robby Müller.
Montaje: Michael Winterbottom, Trevor Waite.
Diseño de producción: Mark Tildesley.
Dirección artística: David Bryan, Paul Cripps.
Vestuario: Stephen Noble, Natalie Ward.
Estreno en España: 24 Enero 2003.

CRÍTICA por Diego Vázquez

Manchester calling

  Entre finales de los años 70 y los primeros años 90, Inglaterra, y más concretamente Manchester, se convierte en uno de los centros del universo musical con el nacimiento, florecer y ocaso de la música punk y de los sonidos más libres. Estos años van ligados a dos símbolos de ese momento como fueron la Factory Records (la compañía dis-cográfica que editó a algunos de los grupos estre-lla de aquellos años a través de contratos comple-tamente libres) y la discoteca Hacienda (donde tocaban éstos y otros grupos y comenzó el culto al DJ), ambos controlados por la misma persona: Tony Wil-son. Este nuevo film de Michael Winterbottom es tanto un retrato musical de casi 20 años de música en Inglaterra (sin obviar los cambios sociales y los acontecimientos que se fueron sucediendo durante esas dos décadas), con es-píritu global y locura completista, como una fascinante narración del ascenso y caída de uno de esos escasos milagros antimercado y antiglobalización, como fueron los “negocios” y la propia figura del protagonista de esta historia. A tra-vés de un collage visual lleno de colores (impecable la fotografía en vídeo digital de Robby Müller y el diseño de producción de Mark Tildesley), ritmos, esti-los, miradas, puntos de vista y juegos metacinematográficos nada pedantes, Winterbottom vuelve a dar una lección de dirección en todos los te-rrenos: concepción global de la obra, puesta en escena, dirección de actores…, que no obstante proporcionan unos resultados alejados de sus dos anteriores cumbres cinematográficas (“Wonderland” y “El perdón”, dos piezas de gran cine a recuperar) y por lo tanto algo decepcionantes.

  Que nadie entienda que nos encontramos ante una película mala o floja, pues precisamente es todo lo contrario. La agradecida complejidad del reto propuesto, la sana diversión y falta de pre-juicios de una época y una música tan acertada-mente transportadas a la pantalla y el deliciosa-mente anárquico resultado que fluye de ella, unido a un torbellino de grandes interpretaciones, todas preciosamente mediadas para que ninguna sobre-salga del resto en un muy logrado conjunto, hacen de “24 hour party people” una película absolutamente recomendable. Ahora bien, siendo justos hay que reconocer que la anarquía en su desarrollo y escritura y su deseo totalizador en el retrato de una época tan compleja, acaban siendo apuestas de excesivo riesgo y por tanto los baches en el guión, las tramas pasadas por encima o el exceso de personajes que entran y salen de pantalla para volver a aparecer más tarde sin dar casi respiro y sin establecer una línea lo suficientemente sólida para provocar una plena inmersión en la historia, son importantes trabas en el vuelo final del film.

  Es evidente que la cantidad de información se escapa de la duración de la cinta y para ello sólo hace falta fijarse en las diferencias entre una primera parte muy bien medida, frenética pero incisiva y atenta, con una segunda en la que los acontecimientos y los años empiezan a saltar de manera caótica y poco desarro-llada, como tratando de llegar al final habiendo contado todo en sólo dos horas por los medios que hubieran sido necesarios. Como la trepidación forma parte intrínseca de la historia, esta segunda mitad se acepta y se sigue, pero no consigue redondear el film, que sin quedarse en un pudo ser y no fue, se ve herido por las altas cotas de riesgo, exigencia y poder abarcador pactadas a priori por su autor.

Calificación: 7.5


Imágenes de "24 hour party people"  - Copyright © 2002 The Film Consortium, United Artists, Film Council, FilmFour, Revolution Films y Baby Cow Films. Distribuidora en España: Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "24 hour party people"
Añade "24 hour party people" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo


© 2002 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.