50º FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN
      
Películas         
Crónicas           
Imágenes             
 Palmarés               




 





LA BUTACA - Revista de Cine
Revista de Cine

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos

Apunta tu correo

 


Compras de cine

DVD
DVD


FNAC

 
 
 


 
 


LUGARES COMUNES


 
Dirección: Adolfo Aristaráin.
Año: 2002.
Países: España y Argentina.
Duración: 112 min.
Interpretación: Federico Luppi (Fernando Robles), Mercedes Sampietro (Liliana Rovira), Arturo Puig (Carlos Solla), Pablo Rago (Pedro Robles), Yaël Barnatán (Fabiana), Carlos Santamaría (Pedro), Valentina Bassi (Natacha), María Fiorentino (Tutti Tudela), Claudio Rissi (Demedio).
Guión: Adolfo Aristaráin y Kathy Saavedra; basado en la novela 'El renacimiento' de Lorenzo f. Aristaráin.
Producción: Gerardo Herrero, Adolfo Aristaráin y Javier López Blanco.
Fotografía: Porfirio Enríquez.
Montaje: Fernando Pardo.
Dirección artística: Abel Facello.
Vestuario: Kathy Saavedra y Valentina Bari.
Estreno en España: 4 Octubre 2002.

CRÍTICA por Rubén Corral
Valoración:

Buenas intenciones

  La colaboración entre las ¿industrias? del cine argentino y español se estrecha conforme aumen-ta por un lado la crisis en la tierra de Maradona y por otro el éxito de taquilla de las propuestas lle-gadas a España desde ese país. Tras los vítores prácticamente unánimes a “Nueve reinas” (Fabián Bielinsky) y “El hijo de la novia” (Juan José Cam-panella) se observa una ampliación de la manga estrecha del distribuidor español de cara a traer películas de esa cinemato-grafía a España. De este modo, hemos tenido que sufrir el film de Juan José Jusid “Apasionados” o “El mismo amor, la misma lluvia”, una película de Juan José Campanella todavía más blanda que “El hijo de la novia”.

  Entre los cineastas argentinos de mayor reputación en España ocupa un lugar preeminente el director de la vibrante “Martín (Hache)” Adolfo Aristarain que, tras cerca de un lustro de inactividad, se ha vuelto a poner tras la cámara con “Lugares comunes”, película presentada con buena acogida en el Festival de San Sebastián pese a que sea mucho más discutida en el país andino, y en la que no sólo se puede rastrear el apoyo a la película a través de su distri-bución, sino que –fruto de los contactos granjeados por Aristarain en España tras su época aquí desplazado– también se encuentra en su propia producción.

  “Lugares comunes” es, probablemente, la pe-lícula sobre el morrocotudo quilombo econó-mico montado en Argentina que un público atento a la actualidad internacional estaba esperando. Responde, por ello, a las demandas de un público informado que tiene a bien –porque puede– acudir a eventos culturales como, por ejemplo, la proyección de una película no esta-dounidense en una sala de cine. Tras comprobar cómo en los comentarios de “Nueve reinas” e incluso en “El hijo de la novia”, algunos colegas lograban ex-traer de la nada referencias a la profunda crisis argentina –entonces a punto de eclosionar–, no resultará nada extraño que surjan propuestas más evidentes, como ésta, dispuesta a contentar a los mismos lectores que así creyeron aquellas interpretaciones forzadas.

  Sin embargo, y pese a que la película protagonizada por Federico Luppi y Mercedes Sampietro (probables aranceles al régimen de coproducción) se beneficia de un director hábil como Aristarain, “Lugares comunes” no logra es-capar a la sensación de ser una película destinada a agradar y a hacer asentir al patio de butacas. Las reflexiones que desparrama el guión del propio director y de Kathy Saavedra no se encuentran tan bien hiladas como en “Martín (Ha-che)” y, al menos desde mi punto de vista, no hacen honor al trabajoso presti-gio que Aristarain se ha labrado a lo largo de no demasiadas películas. Entre esas reflexiones, las que toman más cuerpo son las que hacen referencia a las consecuencias directas de la crisis: Fernando es prejubilado por decreto de su cargo como profesor de literatura en una universidad porteña y debe afrontar, junto a su esposa, un futuro que –por arte de birlibirloque– un gobierno chorizo y corrupto les ha negado.

  De camino a un desenlace de tono desmedida-mente alto (si bien no había manera de levantar, convencionalmente hablando, el drama) vemos a Fernando, un intelectual de izquierdas desenga-ñado de la política e incluso de sus propias con-vicciones, renunciando a la casa en la que ha vi-vido toda su vida junto a su esposa, compartiendo cenas con amigos y discutiendo sobre Cuba co-mo falsificación del socialismo real, reprochando a su hijo el que se haya vendido al sistema tras abandonar su actividad como escritor y emigrar a España en busca de una vida en una urbanización de las afueras de Madrid y un trabajo que no le satisface junto a una esposa a la que no desea. Vemos a Fernando pidiendo créditos y aceptando chanchullos de sus abogados, plantando lavanda y entregando ejemplares de “Alicia en el país de las maravillas” a una niña. Vemos a Fernando paseando por el monte y tomando leche con miel ante el enfado de Lili, su mujer. Vemos, a fin de cuentas, una película de apariencia autobiográfica que, a la postre, se cierra. Y se cierra mal, a destiempo y sin razón.

  Cinematográficamente hablando, el cine de Aristarain –ni siquiera en “Martín (Hache)”, lo sabemos– nunca ha pasado de la funcionalidad, del respaldo al discurso que, en esta ocasión todavía más que en anteriores tiene menos mesura y se asemeja cada vez más a una pataleta que es un tango interpre-tado por un Federico Luppi fondón e inspirado como siermpre. Cine argentino en el peyorativo sentido de la expresión: demasiado ligado a la palabra y demasiado poco interesado en la narración. Eso sí, dice verdades como puños.


Imágenes de "Lugares comunes" - Copyright © 2002 Tornasol Films, Adolfo Aristarain, Shazam y Pablo Larguia Producciones. Distribuidora en España: Alta Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Lugares comunes"
Añade "Lugares comunes" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo


© 2002 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.