LA BUTACA
Revista de Cine

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Reseñas de un Butaquero
 


LA COSECHA DE HIELO
(The ice harvest)


Dirección: Harold Ramis.
País:
USA.
Año: 2005.
Duración: 88 min.
Género: Thriller, comedia.
Interpretación: John Cusack (Charlie), Billy Bob Thornton (Vic Cavanaugh), Connie Nielsen (Renata), Oliver Platt (Pete), Randy Quaid (Bill), Mike Starr (Roy), Lara Phillips (Rusti), Ned Bellamy (Sidney), Brad Smith (Ronny), Bill Noble (Culligan), T.J. Jagodowski (Tyler).
Guión: Richard Russo y Robert Benton; basado en la novela de Scott Phillips.
Producción: Albert Berger y Ron Yerxa.
Música: David Kitay.
Fotografía:
Alar Kivilo.
Montaje: Lee Percy.
Diseño de producción: Patrizia von Brandenstein.
Vestuario: Susan Kaufmann.
Estreno en USA: 23 Noviembre 2005.
Estreno en España: 7 Diciembre 2005.

CRÍTICA por Tònia Pallejà

La mafia no vuelve a casa por Navidad

  Aunque no siempre ha sido afortunado en sus elecciones, creo que John Cusack se encuentra entre los actores más sobresalien-tes de su generación, y buena prueba de ello es que no sólo ha bordado de manera brillante sus mejores papeles, sino que ha sido capaz de entregar interpretaciones igualmente sinceras y compro-metidas en las más obtusas producciones. Pero sin lugar a dudas todavía está a la espera de esa oportunidad que le dé el empujón definitivo y le permita alcanzar todo el reconocimiento que se mere-ce.... y que otros han logrado con menos tiempo y talento (¿Quién dijo Tom Cruise?). ¿Es “La cosecha de hielo” la tan esperada opor-tunidad? Pues va a ser que tampoco, pero al menos Cusack nos deja con el buen sabor de boca de otro trabajo bien hecho... y a él le habrá servido para pagar el alquiler. Desde luego, Cusack no es el único aliciente de esta correcta película, no del todo acertada, pero en el peor de los casos inocua y en el mejor aceptablemente entretenida; sin embargo, contribuye a elevar su nivel junto al elen-co de soporte, y es el único que aporta algo de calor humano a la desencantada y desabrida tesitura en que se mueve.

  Después de amamantar a toda una generación con sus "Cazafantasmas", el director, guionista, actor y ocasio-nal productor Harold Ramis se esta-bleció casi como autor de culto gra-cias a la estimable, aunque en mi opi-nión sobrevalorada, "Atrapado en el tiempo", a la que siguieron otros títu-los disparejos dentro de la comedia como "Mis dobles, mi mujer y yo", "Al diablo con el diablo" y las dos entre-gas de "Una terapia peligrosa". Es bastante probable que su último pro-yecto coja por sorpresa a quienes es-peraban más de lo mismo, pues en esta ocasión Ramis ha trabajado sobre un libreto ajeno, escrito por Richard Russo y nada menos que por el oscarizado Robert Ben-ton ("Kramer contra Kramer", "En un lugar del corazón"), alejándo-se de aquel humor abierto, fresco y ruidoso con que se caracterizó, y apostando por ampliar sus relaciones con la mafia desde el diván del psiquiatra que compartían Robert De Niro y Billy Crystal al thri-ller criminal. Así, “La cosecha de hielo” es una comedia negra en todas las vertientes de la palabra; negra porque su humor, amén de que juega con la muerte y con el concepto de familia (que esto últi-mo para los norteamericanos es el colmo de lo transgresor), es tan taimado y socarrón que, salvo por un par de desmadradas esce-nas, puede pasarle desapercibido a más de uno; pero sobre todo porque transita por las claves del género negro, con su protagonista "perdedor" (o más bien perdido), su mujer fatal y sus asuntos entre gánsters. Ah, y por supuesto, como manda la tradición, no podían faltar los ambientes nocturnos, pasados por lluvia y nieve, y la os-cura fotografía de Alar Kivilo que así lo acrediten.

 

  El argumento es tan complicado como simple, situándonos du-rante la víspera de Navidad en una población de esas en las que to-do el mundo se conoce, se casan entre ellos y te tropiezas con el mismo agente de policía a cada esquina de la película en el mo-mento más comprometido, y que tiene tan asumida su condición de ciudad de mala muerte (con perdón del alcalde y de los vecinos) que hasta se llama Wichita Falls. Allí Charlie Arglist (John Cu-sack), un abogado que maneja dudosos negocios para la mafia, y su áspero socio Vic Cavanaugh (Billy Bob Thornton) acaban de estafarle más de dos millones de dólares al capo Bill Guerrard (Randy Quaid). Para completar la jugada, a Charlie le gustaría es-caparse con Renata (Connie Nielsen), la atractiva directora de un club de striptease, pero, durante las horas previas a su partida, su desesperada situación se agravará cuando se cruce con el borra-cho Pete (Oliver Platt), compañero de juergas y actual marido de su ex esposa, y tenga que hacer frente a algunas posibles desleal-tades, al mal tiempo y a un asunto menor de chantaje.

  El problema de esta historia es que en realidad no hay tal histo-ria, y si como cinta de suspense resulta fallida, como comedia sólo es eventualmente graciosa. El film está basado en una novela de Scott Phillips (un señor al que creo que no tengo el gusto de conocer, pero que gasta el típico nombre de escritor de novelas de detectives... o de detective mismo), pese a que nadie lo diría. Es como si el director y los guionistas tuvieran dos o tres escenas inspira-das en la cabeza (básicamente la de la irrupción en la cena familiar y las que acompañan al baúl, ciertamente divertidas) y el resto les trajera sin cuidado cómo hilvanarlo. A la trama de intriga lo que le falta es precisamente eso, intriga; intriga y claridad, porque juega sus car-tas a escondidas, con confusas relaciones entre los personajes y supuestas "sorpresas" que sólo lo son porque han hecho todo lo posible por desconcertarnos, y al final todo el interés se reduce a ver cómo se traicionan y asesinan entre ellos... lo cual, dicho sea de paso, se ve venir de lejos, pero por lo menos queda compensa-do por la extravagante forma que tienen de morir. Quizás, como sucede en "Kiss kiss, bang bang" (también en cartelera estos días y con la que guarda algunos puntos en común), este críptico entra-mado sólo fuera una excusa para sacarle jugo a la dinámica entre sus pintorescos personajes, pero esto sólo funciona cuando entra en escena Oliver Platt, quien con su desinhibida embriaguez arran-ca la mayor parte de las risas y se convierte en el merecido roba-planos de la función. Y es que el relato sufre no pocos altibajos: le cuesta arrancar, y cuando lo hace, da un do de pecho y vuelve a perder ritmo enseguida.

  O puede que sus responsables únicamente se propusieran retra-tar una atmósfera anímica, y como mínimo en este aspecto dan de lleno en su objetivo. Porque lo más logrado de la cinta es ese am-biente casi poético de melancolía, decadencia y soledad trasno-chadas y etílicas, que alcanza uno de sus mejores momentos dra-máticos durante la conversación que Charlie y Pete mantienen den-tro del coche, o en su agridulce final en la carretera. No en vano, “La cosecha de hielo” se presenta como una propuesta navideña alternativa, que nos enseña cómo pasan las fiestas este desfile de personajes de mal vivir y peor pensar, que sustituyen los polvoro-nes por pólvora al ritmo de villancicos, aunque lo haga de manera bastante previsible, facilona y más blanda de lo que quiere aparen-tar... por más sangre que salpique. Gracias a Dios (o a la recombi-nación genética, o a lo que sea), el largometraje carece de pre-tensiones, y eso lo beneficia. Además, Ramis demuestra ser un realizador con oficio, que sabe tomar posesión de sus re-cursos, y su dirección es elegante y efectiva.

  Aparte de un estupendo John Cu-sack, que aquí hace todo un desplie-gue de expresividad mediante poco más que su mirada, supliendo con su solidez los devaneos de la narración, y del monumental Platt, “La cosecha de hielo” nos regala una nada despre-ciable reserva de secundarios que cumplen a la perfección en sus pape-les, aunque lo difícil sería que no lo hi-cieran bien hasta con los ojos cerra-dos, porque ocupan los mismos regis-tros de siempre (incluyendo al prota-gonista de "Alta fidelidad" como atri-bulado inseguro y cobarde que no sa-be cómo salir del atolladero en que se ha metido y a Platt como el gordito simpático de turno). Billy Bob Thornton (quien ya coincidiera con Cusack en la olvidable “Fuera de control”) vuelve a recrear al tipo estoico, turbio y cínico que está de vuelta de todo, quedándose su ejecución en un correcto segundo plano. Connie Nielsen es la femme fatale, así que está todo dicho: deseada, enigmática y, por descontado, perversa, aunque, la verdad, no sé hasta qué punto su caracterización bordeando la parodia será intencionada, con esa manera de hablar en susurros y esa luz recortando sus ojos todo el tiempo, como si se tratara de un cartel de neón que nos advirtiera "qué sensual soy y qué peligro tengo". Y, finalmente, el fornido Randy Quaid interpreta al cabreado jefe de Charlie.

  Da la impresión de que "La cosecha de hielo" pretendía acercarse al cine negro de los hermanos Coen, mezclándolo con ciertos enredos situacionales próximos a "Jo, ¡qué noche!" de Scorsese, no obstante fracasó parcialmente en el intento. Su ambientación es genuina y envolvente, pero cuenta con un guión demasia-do flojo e irregular, y con unos personajes excesivamente ordinarios, como para llamar la atención. Creo que el tono seco, frío e inestable, como el hielo de su título, habría mejorado substan-cialmente si se hubieran decantado más por la comedia, el thriller o el drama... o por lo menos hubieran estado mejor definidos. Puedo recomendarla con las debidas reservas para los fans incondiciona-les de John Cusack, para los fans incondicionales y transigentes de Harold Ramis, y para los fans... mmm, ¿tiene fans Robert Ben-ton? El público en general se encontrará con una de esas películas que se ven sin grandes dificultades, pero que no dejan ninguna hue-lla más allá de un par de escenas hilarantes. En definitiva, ¿se pue-de construir una buena película sólo con atmósfera, solventes acto-res y tres o cuatro momentos jocosos? Que cada cual decida.

Calificación:


Imágenes de "La cosecha de hielo" - Copyright © 2005 Focus Features y Bona Fide Productions. Distribuida en España por UIP. Todos los derechos reservados.

Página principal de "La cosecha de hielo"
Añade "La cosecha de hielo" a tus películas favoritas
Opina sobre "La cosecha de hielo" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "La cosecha de hielo" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Anthony Zimmer     Good nigh, and good luck     Feliz Navidad (Joyeux Noël)     Kiss kiss, bang bang     Match point

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
..............................................................................................................................................