51ª Berlinale


Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

Inserta tu mail

 

LA BUTACA - Revista de Cine

.[Especial 51ª Berlinale] [Películas] [Crónicas]

CHOCOLAT
.............................................................................................................................

Ampliar cartel

Comprar DVD

Dirección: Lasse Hallström.
Paises:
USA/Reino Unido.
Año: 2000.
Duración: 121 min.
Interpretación: Juliette Binoche (Vianne Rocher), Lena Olin (Josephine Muscat), Johnny Depp (Roux), Judi Dench (Amande Voizin), Alfred Molina (Conde de Reynaud), Peter Stormare (Serge Muscat), Carrie-Anne Moss (Caroline Clairmont), Leslie Caron (Madame Audel), John Wood (Guillaume Bierot), Hugh O'Connor (Pere Henri).
Guión: Robert Nelson Jacobs; basado en la novela de Joanne Harris.
Producción: David Brown, Kit Golden y Leslie Holleran.
Música: Rachel Portman.
Fotografía: Roger Pratt.
Montaje: Andrew Mondshein.
Diseño de producción: David Gropman.
Dirección artística: John Frankish, Louise Marzaroli y Lucy Richardson.
Vestuario: Renée Ehrlich Kalfus.
Decorados: Stephanie McMillan.
Dirección de producción: Ginette Mejinsky.

.............................................................................................................................

NOTAS DE PRODUCCIÓN

Una ciudad mágicamente auténtica: forjando Lansquenet

Chocolat tiene lugar en un pueblo propio de cuento de hadas donde los patrones de vida de la gente se establecieron muchísimo tiempo antes de que nacieran y han cambiado muy poco año tras año, hasta que Vianne Rocher llega y hace pedazos la apariencia de calma. Para captar la esencia de cuanto Vianne halla en la diminuta y encantadora Lansquenet, los responsables de Chocolat quisieron crear un pueblo que se verificase como "mágicamente real"; en otras palabras, deseaban una ciudad propia de una fábula que existiera realmente, un lugar con un encanto exterior y al tiempo con zonas profundamente oscuras en sus entresijos.

Tras buscar por todos lados a través de las carreteras secundarias de Europa, el Diseñador de producción David Gropman fue a parar a la ciudad medieval francesa de Flavigny. Cerca de Dijon, en la región de la Borgoña, Flavigny data del siglo X. Aquí, Gropman se encontró con una ciudad pintoresca asentada sobre una colina, con tres corrientes fluyendo hacia abajo. Pero esto no fue todo lo que halló: resulta que la principal industria de Flavigny es la fabricación de los dulces Anis de Flavigny, célebres en toda Francia.

"Me gustó Flavigny porque no se presenta demasiado relamida y embellecida, y sin embargo es mágica" --comenta Gropman--. "Rondando por ella, me encantó su geografía, la relación que mantienen sus edificios. Parecía encajar perfectamente con el concepto de diseño que Lasse y yo habíamos estudiado: acentuar la sinceridad de la historia y de la narración con un aspecto lo más honesto posible."

Otra característica única de Flavigny es su intemporalidad. El Productor David Brown nos explica: "Cuando se mira por aquí, en el campo, no hay carteles publicitarios, ni edificios de gran altura, ni establecimientos comerciales a los costados de la carretera. Todo cuanto se ve son caballos, vacas, corderos y gente corriente en un pueblo encantado. Es una atmósfera extraordinaria en la que explicar una historia."

Dado este sencillo marco sobre el que empezar a diseñar, Gropman trabajó estrechamente con Lasse Hallström bastiendo un álbum de fotografías, dibujos e ilustraciones que pudieran captar el aspecto visual verdaderamente singular y la atmósfera que se quería para la película. Hay una particular influencia sobre ellos por parte de los grandes fotógrafos franceses Robert Doisneau y Lilly Ronas, que captaron la naturaleza extraordinaria de la vida cotidiana francesa en la década de los 50. "Hay algunas instantáneas extraordinarias de la vida de los pueblos. También disponemos de algunas fotografías de fiestas en las calles de pequeñas poblaciones que pudimos recrear completamente para el "Festival du chocolat" -nos informa Gropman.

David Gropman hizo mella en Hallström muy especialmente por su habilidad para dotar a la chocolatería de Vianne de un aire feérico. "Realmente, David logra insuflar la sensación del cacao como algo arcano y primordial, legado de los mayas y producto con poderes mágicos, por medio del diseño de la tienda de Vianne e incluso del aspecto que presentan sus dulces" --dice el Director--. "Tuve que dejarlo realmente en sus manos. Hacer que Lansquenet cobrara vida es obra suya."

"Uno avanza por sus escenarios y empieza a sentir que es como si un libro de cuentos se hubiera convertido en realidad" --concluye Carrie-Anne Moss, quien encarna a la vecina de Lansquenet llamada Caroline--"Son tan encantadores que casi parece que también han caído un poco bajo los sortilegios de Vianne."

La filmación en Flavigny también ocasionó controversias en el seno de la propia población, entre las que cabe citar a un grupo de monjes al que inquietaba que el tema de la película priorizada la búsqueda de placer en este mundo a la espera de que se cumpla la promesa de uno mejor. "Afortunadamente, el alcalde y el capellán de la población mantuvieron una actitud increíblemente favorable y lograron esparcir una buena dosis de buena voluntad entre los vecinos del pueblo" --destaca Alan Blomquist--. "El capellán incluso escribió una carta muy divertida a los monjes en la que les explicaba que una película no puede juzgarse sólo por el guión; tiene mucho que ver con el reparto, el montaje y la ejecución. Tuvimos mucha suerte de contar con un clérigo ¡¡tan cinéfilo!!"

Más tarde, cuando la producción renovó temporalmente la plaza de Flavigny para convertirla en Lansquenet, los integrantes del reparto y del equipo técnico invitaron a los residentes a una fiesta, permitiéndoles que se pasearan por todo el plató de ficción. "Fue una experiencia maravillosa contemplar cómo empleaba la comunidad de Flavigny sus paseos vespertinos cámara de video en ristre por todo el pueblo, y observaba su propia localidad con ojos nuevos. Varios vecinos de edad avanzada dijeron que aquello les recordaba su juventud" --destaca Gropman--. "Fue una experiencia muy reconfortante verles disfrutar tanto los cambios que efectuamos." Kit Golden añade: "¡¡Hicimos que nevara en Flavigny en pleno mayo!! Todos salieron a la calle a mirarlo. Fue en verdad un momento mágico."

Además de Flavigny, se rodaron algunas escenas en el West Country (condados del oeste de Inglaterra de Cornwall, Devon y Somerset). Se usaron unas cuantas localizaciones de Bruton --para la granja de Armande--, del señorío de Brympton D'Eversy --para la casa de Reynaud--, y de Fonthill Bishop --para las escenas fluviales--.

El resto del rodaje tuvo lugar en los Shepperton Studios de Twickenham, Inglaterra, donde se reconstruyó la plaza de Flavigny y donde se rodaron la mayoría de los interiores --entre ellos, los de la tienda de chocolates, los de los hornos y cocina de esa tienda, y el apartamento de Vianne. David Gropman fabricó literalmente un molde de caucho de las fachadas de los edificios de Flavigny y se lo trajo a Inglaterra para urdir una reproducción perfecta. "Era asombroso" --opina el Productor Kit Golden--. "El primer día de rodaje en Shepperton, al pisar el plató, creímos que habíamos regresado a Francia." Y Lasse Hallström añade: "Cada pliegue de cada piedra era una réplica exacta del auténtico pueblo. Ello no deja de ser otro ejemplo de la mezcla entre lo fabuloso y lo real en la realización de Chocolat."

A lo largo de todo el rodaje, Lasse Hallström intentó desdibujar la línea que separa lo legendario de lo emotivo, lo fabuloso de las divertidas verdades de los hombres. Para conseguir eso visualmente, trabajó estrechamente con el Director de fotografía Roger Pratt, quien no hace mucho fue nominado al Oscar por su trabajo estilizado y evocativo en The end of the affair (El fin del romance, 1999).

"Roger Pratt ha contribuido al tono poético de la película creando unas imágenes que poseen intensidad onírica y nostálgica sin tener que recurrir a los tonos sepia" --afirma Hallström--. "Posee verdaderamente la capacidad de retrotraerte a otro tiempo y lugar sin ningún sentimentalismo o monería. El aspecto de cuanto se ve nos transporta a un reino donde esos hechos mágicos y divertidos pueden ocurrir y donde la humanidad de los personajes puede llegar a ser verosímil."


Fuente:
Lauren Films

.............................................................................................................................

< Página principal de Chocolat


Imágenes y notas de producción de Chocolat - Copyright © 2000 Miramax Films, David Brown Productions y Fat Free Limited. Todos los derechos reservados.

.............................................................................................................................

© 2001 LaButaca.net. Ángel Castillo. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.