51ª Berlinale


Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

Inserta tu mail

 

LA BUTACA - Revista de Cine

[Especial 51ª Berlinale] [Películas] [Crónicas]

ENEMIGO A LAS PUERTAS (ENEMY AT THE GATES)
.............................................................................................................................
cartel
Ampliar cartel

Comprar DVD

Dirección: Jean-Jacques Annaud.
País:
USA.
Año: 2001.
Duración: 129 min.
Interpretación: Joseph Fiennes (Danilov), Jude Law (Vasily Zaitsev), Rachel Weisz (Tania Chernova), Bob Hoskins (Krushev), Gabriel Thomson (Sasha), Ed Harris (Major Konig), Ron Perlman (Koulikov), Robert Stadlober (observador), Dana Cebulla (francotiradora), Matthias Habich (General Paulus), Eva Mattes (Madre Filipov), Hans Martin Stier (General Armada Roja), Dan van Husen (oficial ruso).
Guión: Jean-Jacques Annaud y Alain Godard.
Producción: Jean-Jacques Annaud y John D. Schofield.
Producción ejecutiva: Alain Godard y Alisa Tager.
Música: James Horner.
Fotografía:
Robert Fraisse.
Montaje: Noëlle Boisson y Humphrey Dixon.
Diseño de producción: Wolf Kroeger.
Vestuario: Janty Yates.
Decorados: Simon Wakefield.
Dirección de producción: Yvonne Yaconelli.

.............................................................................................................................

CRÍTICA

Miguel Á. Refoyo

Intención bajo el profundo peso del dinero

Jean-Jacques Annaud impone su mirada grandilocuente y excesiva en una visual fábula que contiene, en su fondo más oculto, las bases del mejor cine épico

Una de las características que envuelven el imperio de uno de los directores más megalómanos del cine europeo, Jean-Jacques Annaud, es, además de una laboriosa oficiosidad visceral y onerosa, la búsqueda de una línea argumental fundamentada en la épica de batallas físicas o interiores donde el género humano explore los conflictos que mueven su propia naturaleza. En esta ocasión el cineasta francés recupera su perspectiva más grandilocuente y ambiciosa para plantear una nueva odisea humana individualista sobre un conflicto bélico para dejar patente su consabida y portentosa capacidad para el cine épico, para las aventuras, para la superproducción. "Enemigo a las puertas" proporciona a Annaud la oportunidad para alcanzar algunos de los mejores momentos de su ya de por sí imponente filmografía.

Acercándose al espíritu de los grandes narradores del cine bélico, manejando la estructura y perspectiva de otros grandes genios en la conflagración adaptada a la cinematografía, a la visión interna de directores como Sandrich, Fuller o Wellman, el director de "El nombre de la rosa" delimita y extiende su temple visual enfático en una historia clásica en la que los elementos acaban transformándose debido a las circunstancias de violencia que les rodean, en la que los personajes se traicionan, se desencuentran y se desafían. Annaud propone las pautas del relato sáfico para ahondar, con la belleza de sus imágenes, en sus habituales circunloquios sobre la amistad, el amor, la venganza y la felonía que forman el epicentro de una fábula tradicional, de un fondo heroico estudiado y conseguido.

Para lograr el efecto, con el fin de encubrir cualquier disposición negativa en el espectador, Annaud utiliza el presupuesto más abultado de la historia del cine europeo para saturar sus imágenes de pirotecnia y espectacularidad fastuosa, haciendo que la sencilla historia de un héroe destinado a alcanzar la gloria se superponga al sensacionalismo creado por la representación de la batalla de Stalingrado, el evento en el que se circunscribe esta odisea romántica de sangre y honor. Es decir, que el cineasta galo utiliza la grandiosidad de la acción bélica como excusa para un derroche de medios esgrimido con el único fin de justificar su desmedida capacidad de megalomanía. Una innecesaria exposición de espuria "americanización", del concepto épico y comercial de la cinta. Más allá de la subversión al que se ve sometido el género por parte de la omnipresencia de su director, "Enemigo a las puertas" condensa la acción dramática, el pretexto de la trama, para ofrecer el gran duelo entre dos hombres destinados a enfrentarse, a aniquilarse, movidos por la pérdida y la venganza. Transformado con elegancia y visualidad, el ejercicio de grandeza de Annaud no deja de conformar un "western" con innegables momentos de cine inolvidable, introduciendo en nuestra memoria cinéfila pequeños atisbos de una obra maestra que no lo es en absoluto.

El principal defecto de esta gigantesca atracción artística es, por ende, una desmedida pretenciosidad en la que la figura del quimérico director se antepone en todo momento a un filme excelente, en el que su presupuesto tiene que estar presente en cada uno de los planos. Así, la emoción contenida bajo la mirada del cazador y el lobo, del batidor y de la víctima que ambos representan en la calidad de dos intérpretes como Jude Law y el magnífico Ed Harris se desperdicia con pequeños detalles de plétora ávida de espectáculo. Un delirio demasiado caro que conjuga todos los defectos del cine comercial americano y que deja ver en su interior, en ráfagas ocultas, el espíritu profundo y emocional del mejor discurso fílmico europeo.

.............................................................................................................................

< Página principal de Enemigo a las puertas


Imágenes de Enemigo a las puertas - Copyright © 2001 Mandalay Pictures y Paramount Pictures. Todos los derechos reservados.

.............................................................................................................................

© 2001 LaButaca.net. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.