Sitio Oficial Berlinale


Secciones 'La Butaca'

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de correo
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

 

.

La Butaca - Revista de cine

.[Especial 51ª Berlinale] [Películas] [Crónicas]

ITALIANO PARA PRINCIPIANTES
(Italiensk for begyndere)
cartel
Ampliar cartel
Dirección y guión: Lone Scherfig.
País:
Dinamarca.
Año: 2000.
Duración: 108 min.
Interpretación: Anders W. Berthelsen (Andreas), Ann Eleonora Jørgensen (Karen), Anette Støvelbæk (Olympia), Peter Gantzler (Jørgen Mortensen), Lars Kaalund (Hal-Finn), Sara Indrio Jensen (Giulia), Elsebeth Steentoft (Kirketjener), Rikke Wölck (Sygeplejerske), Karen-Lise Mynster (Kirsten).
Producción: Ib Tardini.
Fotografía: Jørgen Johansson.
Montaje: Gerd Tjur.

CRÍTICA

Julio Rodríguez Chico

Valoración: ****

Desde Dinamarca y con el sello del movimiento Dogma nos llega esta película galardonada con el Oso de Plata en la pasada edición del Festival de Berlín, y con la Espiga de Oro en la Seminci vallisoletana. Fiel a la mayoría de los postulados del Decálogo fundado por Lars von Trier, la joven directora Lone Scherfig ha querido mantener el toque de frescura que los protagonistas podían respirar en un barrio de Copenhague, y para ello huye de toda artificiosidad al filmar, excluye cualquier música y sonido que no sean los diegéticos, y rueda con cámara en mano.

Esta estampa de la vida danesa se presenta como una comedia romántica, pero más bien parece un melodrama de la fría existencia individual en un país protestante. Sólo en el desenlace se endulza con un final feliz, al formarse las parejas entre quienes buscaban el amor que no tenían. Una peluquera solterona y de madre alcohólica, una dependiente de una pastelería de padre gruñón e insoportable y madre desconocida, una joven italiana que reza para que el conserje del hotel en que trabaja se le declare. Y por otro lado, un joven pastor protestante recién enviudado y preocupado por el tema de la culpa y el perdón, un camarero forofo de la Juventus y de modales ariscos, y un conserje un poco tímido y limitado pero de buen corazón. Ya tenemos los mimbres para que se den varias situaciones de enredo; estos singulares vecinos se entrelazarán gracias a unas clases de italiano (idioma romántico donde los haya): el trato de cada día en esa común afición y la mutua necesidad de amor les empujarán con naturalidad a entablar unas relaciones de afecto, en un clima tan atípico como el resultante de la mezcla de lo danés y lo italiano.

Son gentes sencillas y buenas, sin muchas luces intelectuales ni horizontes vitales. Viven en soledad, en un vacío existencial, y en convivencia -en más de un caso, de mala convivencia- con el dolor y el sufrimiento, reprimidas en algún caso, y con familias rotas o en crítica situación en otros. Falta cariño, y eso se aprecia más en el día de Navidad o en los funerales a los que asistimos: se vive y se muere en soledad; es el individualismo y la frialdad nórdica, el sentido de la culpa y de la falta de perdón protestante; de hecho lo único que el joven pastor -buena persona y atento con su parroquia, aunque un tanto inseguro en su papel y carente de vida espiritual profunda- puede hacer es ofrecerse a escucharles. Tanto es así, que el personaje distinto, el más afable y cariñoso es Giulia, no se sabe si por italiana o por católica. Esta caracterización de los personajes está muy bien conseguida por Lone, que ha llevado a cabo una buena dirección de actores, recreando adecuadamente las mentalidades nórdica y latina, y las distintas actitudes ante el amor.

La historia acaba bien, y se presumen horizontes de felicidad para los distintos personajes. Pero en el camino han quedado importantes asuntos morales, de plena actualidad en nuestra sociedad, no abordados en profundidad: la familia y su desunión, la educación sin cariño y afecto, el dolor no bien digerido, la ancianidad o la enfermedad como un problema, la vida y la eutanasia...

Por todo, parece más un melodrama que una comedia: un triste drama humano con un vacío existencial al que especialmente la Europa Nórdica del bienestar lleva tiempo dándole vueltas, sin encontrar una salida esperanzadora. Da que pensar. Tras el "italiano para principiantes" del título, se añade el "...y amor para los perdedores" significando que sólo éste redime del trauma de la muerte que todos arrastran: éste es el mensaje de la película, con el que se busca convertirla en comedia y a la vez dar una respuesta de esperanza.

Técnicamente, la película está muy bien contada y respira espontaneidad y naturalidad. La misma con la que se rodó, improvisando lo necesario sobre el terreno y quitándole todo artificio y complicación: incluso el guión se fue escribiendo sobre la marcha, sirviéndose de las sugerencias de los propios actores. Gustará a los amantes de los temas humanos y a aquellos que no se conformen con las historias redondas de Hollywood.


Imágenes de Italiano para principiantes - Copyright © 2000 Zentropa Entertainments. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Italiano para principiantes"
Añadir "Italiano para principiantes" a tus películas favoritas


© 2001 LaButaca.net. Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.