51ª Berlinale


Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

Inserta tu mail

 

LA BUTACA - Revista de Cine

.[Especial 51ª Berlinale] [Películas] [Crónicas]

QUILLS (LETRAS PROHIBIDAS)
...........................................................................................................................
cartel
Ampliar cartel

Comprar DVD

Dirección: Philip Kaufman.
País:
USA.
Año: 2000.
Duración: 125 min.
Interpretación: Geoffrey Rush (Marqués de Sade), Kate Winslet (Madeleine), Joaquin Phoenix (Coulmier), Michael Caine (Dr. Royer-Collard), Billie Whitelaw (Madame LeClerc), Patrick Malahide (Delbene), Amelia Warner (Simone), Jane Menelaus (Renee Pelagie), Stephen Moyer (Prouix), Tony Pritchard (Valcour).
Guión: Doug Wright; basado en su propia obra teatral.
Producción: Julia Chasman, Peter Kaufman y Nick Wescheler.
Música: Stephen Warbeck.
Fotografía: Rogier Stoffers.
Montaje: Peter Boyle.
Diseño de producción: Martin Childs.
Dirección artística: Steven Lawrence y Mark Raggett.
Vestuario: Jacqueline West.
Decorados: Jill Quertier.

...........................................................................................................................

NOTAS DE PRODUCCIÓN

De obra teatral a guión cinematográfico: Doug Wright adapta Quills

¿Está en ti, hombre, la capacidad de discernir qué es bueno y qué es malo?
El Marqués de Sade

La primera vez que Doug Wright supo del Marqués de Sade fue a través de una biografía del personaje que le regalaron, un regalo que inició un interés que se prolongó durante más de diez años y sirvió de pretexto para el desarrollo de su creatividad. "El apasionante drama en el que se convertía la vida del Marqués me resultó tan interesante que empecé a leer vorazmente todo lo que él había escrito", explica Wright. "Sus escritos resultaron ser los más inquietantes y desmesurados que yo nunca había tenido ocasión de leer, en cualquier época de la historia. Creemos que vivimos en un tiempo en el que, dada la omnipresencia de los medios de comunicación, estamos habituados al sexo y a la violencia, sin embargo, en los escritos de Sade descubrí una nueva conmoción de los sentidos. Aquí se apreciaba una literatura que seguía siendo excitante y a la vez tremendamente aterradora".

Profundizando en la vida del Marqués, Wright se encontró también con la historia del Doctor Royer-Collard, el médico al que Napoleón encargó encontrar una "cura" para los perversos escritos del Marqués. "Cuando di con este detalle, pensé inmediatamente que su desarrollo daría lugar a una intrigante historia, una historia acerca de lo que sucede cuando rechazas que una imaginación verdaderamente libre es sólo una forma de expresarse", explica Wright.

Éste fue el punto de partida de Wright para la creación de su pieza teatral Quills, que se abasteció tanto de la ficción recreada por el Marqués de Sade como de hechos reales de su vida. "Quería que la historia estuviera repleta de melodrama, terror y del incendiario sentido del humor de Sade", dice Wright. "Intentaba representar no sólo los acontecimientos de su vida sino el espíritu con el que vivía. Y al mismo tiempo quería analizar todos los argumentos a favor y en contra de la censura, mostrar la permanente lucha entre extremistas y moralistas, y humanistas, que a menudo se encuentran en medio". El productor Peter Kaufman añade: "Recuerdo que Michael Caine dijo que lo mejor del guión es la forma en que te hace sentir incómodo. Crees que vas a ver una película acerca del malísimo Marqués de Sade y te encuentras con que es un filme sorprendentemente divertido. Por supuesto, hay un lado oscuro en la historia, pero la película nunca pierde ni su comicidad ni su incisivo sentido del humor".

La versión teatral consiguió elogios generalizados por parte de la crítica y Wright ganó un premio Obie. Asimismo, el argumento fue a parar a manos de los productores de cine independiente Julia Chasman y Nick Wechsler, quienes inmediatamente apreciaron su potencial cinematográfico. "La obra nos pareció realmente atractiva", dice Julia Chasman, "porque trata de un hombre que todavía resulta sorprendente y revolucionario en muchos aspectos y cuya vida goza de enorme repercusión en el mundo actual. En esta historia maravillosamente escrita teníamos la oportunidad de opinar sobre la libertad de expresión en el ámbito artístico y sobre la importantísima idea de que el pensamiento es substancialmente libre; de que por mucho que se intente reprimir, el pensamiento no se puede detener. Doug Wright dio forma a estas ideas en una obra que exhibe la verdadera diversidad de emociones que constituyen al ser humano".

Chasman y Wechsler consideraron también que, para el director y reparto apropiados, Quills podía ser una ocasión excepcional de llevar interpretación y realización a los límites más extremos. Les entusiasmó saber que Philip Kaufman estaba interesado en Quills. "Sabíamos que necesitábamos un director muy especial porque se trataba de un material muy arriesgado y complejo y precisaba a alguien de la más alta categoría artística e intelectual", observa Wechsler. Kaufman decidió aceptar el desafío. Junto a Doug Wright comenzó un intenso proceso de colaboración entre guionista y director, y aquí Kaufman demostró una infrecuente fidelidad hacia la aportación del guionista, lealtad que permanecería durante toda la producción del filme.

Wright explica: "Cuando Phil y yo nos reunimos, enseguida me di cuenta de que había sabido comprender en gran medida el tono y el humor implícito en mi obra. Inmediatamente incluso se llegó a convertir en un especialista del Marqués. A medida que iba escribiendo, él desarrollaba una peculiar manera de mirar dentro de mi alma y ver qué había allí, animándome a ir aún más lejos de lo que yo pensaba. Me ayudaba haciendo que mis diálogos se convirtieran en exaltaciones visuales y constantemente estimulaba mi sentido del riesgo. Al principio, temí tener que comprometerme a ajustar el argumento con el fin de provocar emociones más sutiles. Pero muy al contrario, la esencia de mi obra permanece totalmente intacta y Phil incluso me permitió profundizar todavía más. Me incluyó por completo en el proyecto y me introdujo en el mundo de la realización cinematográfica, experiencia que para un guionista resulta extraordinaria y poco frecuente".

El productor Peter Kaufman añade: "La singular colaboración entre Doug y Phil hizo que la producción empezara con una energía realmente increíble. Todos nos sentíamos totalmente inspirados por las acrobacias verbales de Doug, su destreza con el lenguaje, su apasionamiento por las ideas y su habilidad para conseguir la emoción en cualquier suceso".


Fuente: Fox España

...........................................................................................................................

< Página principal de Quills


Imágenes y notas de producción de Quills - Copyright © 2000 Fox Searchlight Productions, Hollywood Partners, Industry Entertainment y Walrus & Associates. Todos los derechos reservados.

...........................................................................................................................

© 2001 LaButaca.net. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.