51ª Berlinale


Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

Inserta tu mail

 

LA BUTACA - Revista de Cine

.[Especial 51ª Berlinale] [Películas] [Crónicas]

QUILLS (LETRAS PROHIBIDAS)
...........................................................................................................................
cartel
Ampliar cartel

Comprar DVD

Dirección: Philip Kaufman.
País:
USA.
Año: 2000.
Duración: 125 min.
Interpretación: Geoffrey Rush (Marqués de Sade), Kate Winslet (Madeleine), Joaquin Phoenix (Coulmier), Michael Caine (Dr. Royer-Collard), Billie Whitelaw (Madame LeClerc), Patrick Malahide (Delbene), Amelia Warner (Simone), Jane Menelaus (Renee Pelagie), Stephen Moyer (Prouix), Tony Pritchard (Valcour).
Guión: Doug Wright; basado en su propia obra teatral.
Producción: Julia Chasman, Peter Kaufman y Nick Wescheler.
Música: Stephen Warbeck.
Fotografía: Rogier Stoffers.
Montaje: Peter Boyle.
Diseño de producción: Martin Childs.
Dirección artística: Steven Lawrence y Mark Raggett.
Vestuario: Jacqueline West.
Decorados: Jill Quertier.

...........................................................................................................................

NOTAS DE PRODUCCIÓN

Realidad y ficción: ¿Quién era el auténtico Marqués de Sade?

La verdadera felicidad se encuentra únicamente en los sentidos, y la virtud no concede recompensa alguna a ninguno de ellos.
El Marqués de Sade (1740-1814)

Quills contiene el espíritu del Marqués de Sade -y su provocadora rebeldía contra cualquier restricción de libertad-, pero no refleja todos y cada uno de los acontecimientos de su vida. Entonces, ¿quién era realmente el Marqués?

El verdadero nombre del Marqués de Sade era Donatien-Alphonse-Francoise de Sade y nació el 2 de Junio de 1740 en París, coincidiendo su vida con uno de los períodos más tumultuosos de la historia de Francia, cuando la monarquía vigente durante siglos se vino abajo violentamente y surgió el estado moderno. En la actualidad es más conocido por el término inglés que inspiró su creación literaria: "sadismo", referido a los placeres sexuales que se derivan del dolor. Pero el Marqués era algo más que un experimentador sexual. Fue un escritor perseguido a lo largo de toda su existencia, un hombre que estuvo encarcelado durante 27 años, principalmente por el crimen de escribir acerca del lado oscuro del ser humano, su lujuria y carnalidad. En 1772 fue condenado a muerte por delitos sexuales, condena de la que escapó a duras penas. A continuación, se convirtió en un revolucionario y de nuevo milagrosamente evadió la guillotina durante el Reino del Terror, cuando miles de personas fueron ejecutadas por ser consideradas enemigas de los legisladores. Liberado tras la triunfante revolución, fue arrestado de nuevo por publicar novelas eróticas. Proscrito por la administración de Napoleón, permaneció la última década de su vida recluido en el manicomio de Charenton.

Aunque la historia de su vida se ha convertido en un mito, su principal legado lo constituye su exaltada defensa de lo extremo. Como escribió el biógrafo de Sade, Neil Schaeffer, en el New York Times: "Sade dio un toque de corrupción a la literatura..., la peor que se podía llegar a imaginar. Es bueno conocer al enemigo: descubrir el grado más mezquino al que puede llegar el ser humano en las postrimerías de este violento período es una excelente señal de salud". Sade estaba lleno de humanas contradicciones. En su libro At Home With the Marquis de Sade, Francine Du Plessix Gray menciona que los historiadores le han calificado, por un lado, "el más lúcido héroe del pensamiento occidental", y por otro, "una violenta y desagradable combinación de todos los crímenes y obscenidades". Que él haya podido ser ambas cosas al mismo tiempo es lo que hace que el estudio de su peculiar carácter sea tan atrayente.

Sus novelas más famosas son: Justine, Juliette, Los 120 Días de Sodoma, Aline and Valcour, Philosophy in the Boudoir y Crimes of Love. Es muy popular entre los eruditos de la literatura por su estilo testimonial y picaresco, mezcla de horror y obsesión sexual (y por anticiparse en la concepción de que el autodominio está en contra de la verdadera naturaleza del hombre). Aunque los últimos días del Marqués de Sade recreados por Quills son una completa ficción, muchos de los intrigantes elementos que forman parte del guión están basados en hechos reales. Algunos de los verdaderos acontecimientos de la vida del Marqués y su tiempo son:

  • Sade estuvo encarcelado en la prisión de Picpus durante los últimos días de la Revolución Francesa (encontrándose allí con compañeros de celda como Choderlos de Laclos, autor de Las amistades peligrosas), donde presenció desde la ventana de su celda miles de muertes en la guillotina, incluyendo la decapitación de María Antonieta. Así le escribió a un amigo: "Mi detención a nivel nacional y la guillotina bajo mis ojos me han hecho cien veces más daño que todo el que pudiera imaginarse en la Bastilla".

  • La mujer de Sade, Renee Pelagie o la Marquesa de Sade, pertenecía a una familia acomodada y era sumamente religiosa, no obstante, animó siempre a su marido en su creación literaria y dedicó toda su vida a conseguir su libertad. En una ocasión escribió a Sade en la prisión: "Cuanto más profundamente te amo, más imposible resulta mi amor". Ella se encargó de mantenerle económicamente durante su estancia en Charenton, muriendo en 1810, cuatro años antes de que él lo hiciera.

  • A la edad de 61 años, poco después de un breve período de libertad, el Marqués de Sade fue arrestado por la deshonesta guardia de Napoleón Bonaparte para impedir la publicación de su siguiente novela, Juliette. Nunca fue procesado; en vez de eso, y con el fin de evitar un escándalo público, fue recluido en sucesivos manicomios hasta su muerte.

  • En aquella época, el hospital psiquiátrico de Charenton era considerado una institución modelo. El edificio, antiguamente un convento, había sido reformado por Francois Simonet De Coulmier, un antiguo predicador, quien se atrevió a crear un albergue especializado en el tratamiento de enfermedades mentales mediante métodos "humanitarios y avanzados", haciendo especial énfasis en las novedosas "curas psicológicas".

  • El tratamiento habitual de las enfermedades mentales empleado a comienzos del XIX incluía baños de hielo, sangrías, camisas de fuerza y purgas. Muchos hospitales psiquiátricos albergaban no sólo a pacientes con deficiencias mentales sino también a epilépticos, retrasados, criminales y a otros marginados de la sociedad.

  • A diferencia de Joaquin Phoenix, el verdadero abate Coulmier poseía una joroba muy evidente.

  • El abate Coulmier sí llegó realmente a entablar una buena amistad con el Marqués de Sade, permitiéndole hacerse cargo de la dirección del teatro de Charenton, que con fines terapéuticos llevaba regularmente a escena obras interpretadas por los pacientes, algunas de ellas escritas por el propio Marqués, aunque, por supuesto, siempre con un tono más conservador que el de sus famosos escritos.

  • El Marqués de Sade residía en una habitación de dos compartimentos en Charenton, con vistas al río Marne, amueblada y decorada escrupulosamente con su propia colección de arte. Tenía una biblioteca en su "celda" de más de 250 libros. Por tales privilegios, su familia pagaba al hospital 3.000 libras al año.

  • Antoine Royer-Collard llegó a Charenton en 1806. Se trataba de un médico conservador y moralista con relaciones influyentes en el régimen napoleónico. Escandalizado al ver a Sade escribiendo sus manuscritos en su celda y manteniendo pasionales discusiones literarias con sus compañeros de hospital, solicitó una redada de la policía en la cual gran parte del trabajo de Sade fue confiscado y considerado como "un conjunto de innombrables obscenidades, blasfemias y ofensas."

  • En sus memorias, Napoleón Bonaparte menciona que "había hojeado el más abominable libro que la imaginación más depravada pudiera concebir, una novela que... revolucionaba tanto la moral establecida que el autor había sido detenido".

  • En 1810, cuatro años antes de su muerte, Sade fue trasladado de su relativamente refinado alojamiento y el ministro del Interior de Napoleón le prohibió tener plumas, lápices, tinta o cualquier instrumento de escritura. La comisión responsable de la prisión de Napoleón escribió en su informe que Sade "predica el crimen con sus palabras y sus escritos" y que "debería permanecer detenido y privado de toda comunicación". Sin embargo, el abate Coulmier protestó y finalmente la cuarentena del Marqués fue suspendida.

  • Existe el rumor de que Sade se había enamorado en Charenton de una joven lavandera de 17 años llamada Magdeleine Leclerc. De ella poco se conoce, simplemente que visitaba con frecuencia las habitaciones del Marqués y que éste le enseñó a leer y escribir. La última visita de la muchacha tuvo lugar una semana antes de la muerte de Sade, momento en el que el Marqués escribió en su diario que Magdeleine había estado con él "dos horas y me complació mucho."

  • El Marqués de Sade murió en Charenton el 3 de Diciembre de 1814 debido a un fallo respiratorio. A pesar de sus explícitas instrucciones en contra, fue enterrado en el cementerio de Charenton.

  • La obra literaria del Marqués de Sade continuó oficialmente prohibida en Francia hasta más allá de 1960. En la actualidad sus libros siguen formando parte de listas de lecturas prohibidas.


Fuente: Fox España

...........................................................................................................................

< Página principal de Quills


Imágenes y notas de producción de Quills - Copyright © 2000 Fox Searchlight Productions, Hollywood Partners, Industry Entertainment y Walrus & Associates. Todos los derechos reservados.

...........................................................................................................................

© 2001 LaButaca.net. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.