Compras

Comprar DVD de "21 gramos" de Alejandro González Iñárritu
DVD

Comprar banda sonora de "21 gramos" de Gustavo Santaolalla
BSO


Fnac

 


  ● Cobertura de la 51ª edición del Festival de San Sebastián  ●
                                                         18 - 27 Septiembre 2003

     

21 GRAMOS
(21 grams)


Dirección: Alejandro González Iñárritu.
País:
USA.
Año: 2003.
Duración: 125 min.
Interpretación: Sean Penn (Paul), Benicio Del Toro (Jack Jordan), Naomi Watts (Christina), Charlotte Gainsbourg (Mary Rivers), Melissa Leo (Marianne Jordan), Clea DuVall (Claudia), Danny Huston (Michael), Carly Nahon (Katie), Claire Pakis (Laura), Marc Thomas Russo (Freddy), Teresa Delgado (Gina).
Guión: Guillermo Arriaga.
Producción: Alejandro González Iñárritu y Robert Salerno.
Música: Gustavo Santaolalla.
Fotografía:
Rodrigo Prieto.
Montaje: Stephen Mirrione.
Diseño de producción: Brigitte Broch.
Dirección artística: Deborah Riley.
Vestuario: Marlene Stewart.
Estreno en USA: 21 Noviembre 2003.
Estreno en España: 30 Enero 2004.

CRÍTICA por José Luis Santos

Anatomía del dolor

  Cuando en 1999 Alejandro González Iñá-rritu puso patas arriba el panorama cinema-tográfico mundial con su apabullante, directa y visceral “Amores perros”, hubo iluminados que de forma ligera e injusta quisieron empa-rentarle con Quentin Tarantino por “la violen-cia gratuita que había en sus imágenes”. Lo que Iñárritu esgrimió en su defensa, con gran acierto, fue que en su película no había nada gratuito, toda acción tenía sus consecuencias y sus personajes se veían obligados a asu-mirlas y afrontarlas. Apenas cuatro años des-pués nos llega “21 gramos”, la entrada por la puerta grande de este mexicano en el mismísimo Hollywood, que no sólo demuestra bien a las claras que se encuentra en las antípodas del director de “Pulp fiction”, sino que además lleva hasta sus últimas consecuencias aquella máxima que utilizaba para defenderse y confirma una personalidad fílmica capaz de rebelarse (al menos por ahora) contra los vacíos cantos de sirena de la industria.

  Y es que en esta oda al dolor –físico y del alma– que traspasa la pantalla hasta inundar el corazón del patio de butacas llenándolo de escarcha como una helada invernal despiadada e imperceptible a la vista, todo es casual pero nada es gratuito, el destino juega su ruleta pero la vida cobra escrupu-losa e inalterablemente todos y cada uno de los peajes adeudados, y en medio del vacío atronador de las pérdidas sufridas en el trayecto no hay es-capatoria ni esperanza ante el desgarro que invade la existencia sin dejar huecos libres.

  Hay mucho de “Amores perros” en este se-gundo trabajo. Iñárritu se llevó a la práctica totalidad de su equipo a USA (el guionista Guillermo Arriaga, el compositor Gustavo Santaolalla, el director de fotografía Rodrigo Prieto…) y eso se nota. El guión se escribió ambientado en Ciudad de México y ante la oferta hollywoodiense se trasladó a territorio norteamericano, pero manteniendo una esen-cia universal que lo hace sencillamente huma-no, sin más. Al igual que en su ópera prima, vertebra la trama en torno a un accidente de tráfico que emite una onda expansiva que prende la mecha de tres historias haciéndolas saltar por los aires, y repite la mayoría de los rasgos de su ca-ligrafía fílmica y narrativa. Pero también hay mucho más que es nuevo, que demuestra que estamos ante un realizador en crecimiento.

  Esta vez Iñárritu no se conforma con prescindir de la linealidad na-rrativa, sino que directamente la dinamita. Convierte sus tres historias en un colosal puzzle que plaga las dos horas de duración de la película de escenas –de apenas un minuto la más larga– presentadas sin orden crono-lógico, dando una vuelta de tuerca más al retorcimiento narrativo de cintas como “Memento” o “Mulholland Drive” para plasmar pincelada a pincelada un cuadro que termina por encajar con nitidez hiriente arrastrando sin pie-dad al espectador en su travesía. Tres historias basadas en tres persona-jes agonizantes, almas en pena que tienen viejos pecados que purgar (dro-gas, infidelidades o un pasado carcelario) y que cuando creen haber vuelto a ponerse en pie se ven aplastados por la vida, viendo cómo se van hun-diendo todas sus posibles tablas de salvación –desde la fe religiosa hasta la venganza–, desangrándose entre el vacío de los ausentes y la concien-cia como condena perpetua.

  Tres personajes recreados a partir de trazos de guión de notable profundidad por tres com-posiciones prodigiosas, tres zarpazos de rea-lidad que confirman una vez más a Sean Penn y Benicio del Toro como animales interpretativos de una especie casi extinta, y que unen a ellos a una Naomi Watts en ab-soluto estado de gracia, capaz de transmitir el sufrimiento de forma tan intensa como exenta de artificios y llena de verdad. Los tres evidencian una comunión con la realización de Iñárritu por momentos perfecta, su cámara en mano ya característica se desliza junto a ellos alternando sus habituales movimientos nerviosos con primeros planos tan asfixiantes como expresivos, captando en toda su riqueza silencios atronadores, miradas demoledoras y el susu-rro de palabras que se desgarran. No sólo “21 gramos” no da tregua al espectador, sino que compone varias escenas sencillamente memo-rables, como el espléndido fuera de campo a través del que se nos mues-tra el momento del accidente o todo el planteamiento y plasmación de la escena apasionada entre dos de los protagonistas desde sus prolegóme-nos, recordando la desesperación de ambos y la intensidad lograda en pantalla a una escena análoga de la reciente “Monsters ball”.

  Da muestra de un cineasta sorprendentemente maduro, sereno, duro y sin concesiones, y evidencia de que estamos ante un tipo con un instinto brutal para hacer cine desde las tripas, capaz de desarrollar una anatomía del sufrimiento humano tan dolorosa como bella y poética. Y de demostrar que en sus 21 gramos caben toneladas de dolor, quintales de culpabilidad, y kilos y kilos de miedo. El peso de un alma que se nos muestra inconso-lable, plena y estremecedora, y que finalmente sólo encuentra redención y paz a través de lo que paradójicamente más la atormentaba: la muerte. Es-to es cine de profundo calado, del que se digiere en nuestra mente a lo largo de días y días, del que nos deja huella. Gran cine.

Calificación:


Imágenes de "21 gramos" - Copyright © 2003 A This That Productions e Y Productions. Distribuida en España por UIP. Todos los derechos reservados.

Página principal de "21 gramos"
Añade "21 gramos" a tus películas favoritas
Opina sobre "21 gramos" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "21 gramos" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS DEL FESTIVAL

El misterio Galíndez     Open range     Soñadores (The dreamers)     The station agent (Vías cruzadas)     Veronica Guerin     The Italian job


        Suscribe tu correo para recibir gratis los boletines de La Butaca:

© 2003 LaButaca.net - Revista de Cine.  Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.