● Cobertura de la 51ª edición del Festival de San Sebastián  ●
                                                         18 - 27 Septiembre 2003

     

BUSCANDO A NEMO
(Finding Nemo)


Dirección: Andrew Stanton y Lee Unkrich.
País:
USA.
Año: 2003.
Duración: 100 min.
Género: Animación.
Personajes: Nemo, Marlin, Dory, Gill, Bloat, Peach, Gurgle, Bubbles, Nigel, Crush, Coral, Chum, Pearl, Bruce.
Guión: Andrew Stanton, Bob Peterson y David Reynolds; basado en un argumento de Andrew Stanton.
Producción: Graham Walters.
Música: Thomas Newman.
Fotografía:
Sharon Calahan y Jeremy Lasky.
Montaje: David Ian Salter.
Diseño de producción: Ralph Eggleston.
Dirección artística: Randy Berrett, Anthony B. Christoy, Robin Cooper y Ricky Vega Nierva.
Estreno en USA: 30 Mayo 2003.
Estreno en España: 28 Noviembre 2003.

CRÍTICA por Mateo Sancho Cardiel

  Para lograr el mayor éxito de su historia, la Disney ha unido sus dos talismanes –las aventuras marinas que le hicieron resurgir es-plendorosamente en “La Sirenita” y la colabo-ración con Pixar que está salvando la indus-tria al alternarse con sus fracasos de anima-ción tradicional– para concebir “Buscando a Nemo”, una aventura fresca y genial que res-ponde a la magia que el Mago Burbank trans-formó en uno de los mayores negocios del mundo del espectáculo. Todo funciona a la perfección en “Buscando a Nemo”, todo está medido, encajado y ajustado a los patrones conocidos, pero la dinámica de un guión in-genioso, la curiosa y eficiente fusión del almíbar y el sarcasmo y la inagotable imaginación para dotar de vida y diálogo al reino animal hacen de la película una experiencia amabilísima y ligera que tiene ya aroma de clásico.

  Aunque abandona ese último gamberrismo que convertía en pequeñas obras maestras cintas como “Monstruos S.A.” o “El emperador y sus locu-ras” y que tan reconfortante era entre el público adulto, la cesión de un mayor terreno al público más infantil es tan auténtica y tan inteligente, que no pierde atractivo para un sector más crecido y de visión menos ingenua. Porque en la película se rescata algo de lo que ya estaba empezando a prescindir Disney por sus pobres resultados, pero que vuelve con fuerza: la emotividad. Así, la historia de superación del padre de Nemo por ser el orgullo de su hijo es de una ternura tan sobrecogedora que, por el camino de la sensibilidad, la conquista a la vieja usanza se lleva a cabo sin resis-tencia por nuestra parte, porque son pequeñas hazañas narradas con una sutileza tan sincera que consigue algo tan descabellado como que un pez payaso nos toque la fibra sensible.

  Pero al margen de su muy rentable en-cuentro con los buenos sentimientos, la animación digital de Pixar sigue constru-yendo secuencias de acción con una pre-cisión y unos resultados tan deslumbran-tes que la cinta es, además, una ejempla-rizante dosis de entretenimiento frenéti-co. Ayudado por una virguería digital apabu-llante, por una consecución de las diferentes texturas marinas, un tratamiento de “la luz” hiperrealista y una rapidez de movimientos sobrenatural, la película, organizada práctica-mente por capítulos y cada uno de ellos más espectacular que el anterior, ofrece secuencias de una belleza, de un colorido y de una dinámica fan-tástica que electrizan al espectador en su butaca, alcanzan tales cotas de perfección que tenemos que caer rendidos ante la evidencia de que uno de los mejores productos del año es una cinta de animación infantil. Pasajes como la aparición de miles de medusas, las aventuras con los tiburones o la excursión de las tortugas gigantes quedan en el recuerdo ya para toda una generación y enriquecen un argumento sencillo pero muy efectivo.

  Y, finalmente, es imposible cerrar cualquier comentario de “Buscando a Nemo” sin tener en cuenta la importancia del humor como lubricante de todo el engranaje, como motor del éxito y como lo más visible-mente inteligente e imaginativo de la película. Un pez con problemas de memoria reciente o una asociación de tiburones anónimos que tratan de hacer amistad con los “pezqueñines” son las propuestas más sobresalien-tes, pero lo cómico presencia casi cada momento de la trama sin llegar a resultar cansino, obvio ni estúpido. Los dobles sentidos y los juegos de pa-labras dan a esta película una dimensión de película importante, de cine de verdad –a pesar de su tono eminentemente evasivo– y de respeto a las ma-sas.

Calificación:


Imágenes de "Buscando a Nemo" - Copyright © 2003 Walt Disney Pictures y Pixar Animation Studios. Distribuida en España por Buena Vista International.Todos los derechos reservados.

Página principal de "Buscando a Nemo"
Añade "Buscando a Nemo" a tus películas favoritas
Opina sobre "Buscando a Nemo" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Buscando a nemo" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS DEL FESTIVAL

El divorcio (Le divorce)     En la ciudad     Noviembre     Open range     Soñadores (The dreamers)     The station agent (Vías cruzadas)


        Suscribe tu correo para recibir gratis los boletines de La Butaca:

© 2003 LaButaca.net - Revista de Cine.  Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.