● Cobertura de la 51ª edición del Festival de San Sebastián  ●
                                                         18 - 27 Septiembre 2003

     

EL MISTERIO GALÍNDEZ


Dirección: Gerardo Herrero.
Países:
España. Reino Unido, Cuba, Portugal, Italia y Francia.
Año: 2002.
Duración: 124 min.
Interpretación: Saffron Burrows (Muriel), Harvey Keitel (Robards), Eduard Fernández (Galíndez), Guillermo Toledo (Ricardo), Reynaldo Miravalles (Don Angelito), Joel Angelino (Don Angelito joven), Jorge Alí (Riviera Maculeto), John Furey (Norman Radcliffe), Hugo Reyes (Areces joven), Mario Limonta (Areces adulto), Chete Lera (Diplomático), Jacqueline Arenal (Gloria).
Guión: Luis Marías y Ángeles González-Sinde; basado en la novela 'Galíndez' de Manuel Vázquez Montalbán.
Producción: Gerardo Herrero, Javier López Blanco, Mariela Besuievsky y Teddy Villalba.
Música: Patrick Doyle.
Fotografía:
Alfredo Mayo.
Montaje: Carmen Frías.
Dirección artística: Luis Valles y Wolfgang Burmann.
Vestuario: Lena Mossum.
Estreno en España: 26 Septiembre 2003.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Rescatar la memoria y la utopía

  En una coproducción de varios países en la que participa el propio Gerardo Herrero, adapta la novela de Manuel Vázquez Mon-talbán sobre Jesús Galíndez, el peneuvista exiliado a Santo Domingo tras la Guerra Civil, que colaboró con el dictador Trujillo y más tarde con los servicios americanos de la CIA. Su misterioso secuestro y muerte, nunca es-clarecidos, son llevados a la pantalla con una fórmula recientemente asumida por David Trueba en "Soldados de Salamina". Ahora la periodista es sustituida por una historiadora americana, Muriel, que busca la verdad de lo sucedido por su condición de investigadora pero también por un pasado sentimental con uno de los chile-nos desaparecidos, que ha dejado sobre su pecho una herida aún sin cica-trizar. Este personaje de ficción permite al director desplazarse en el tiem-po, con escenas presentes de su propia labor investigadora en Nueva York, el País Vasco y Ciudad Trujillo, que alternan con otras de crudo realismo en que el político vasco fue secuestrado, torturado y ejecutado en 1956 en el país caribeño.

  En su labor de rescatar la verdad del pasado, de recuperar la memoria de un idealista como Galíndez, la joven americana encontrará los obstáculos de quienes se mueven por un pragmatismo sin conciencia. Es una lucha entre románticos que siguen creyendo en una utopía y en que los muertos sin enterrar deben hablar, y gentes sin escrúpulos que sólo buscan sepul-tar la verdad oscureciéndola con versiones mentirosas impregnadas de co-rrupción y sangre. En este thriller político asistimos a una mezcla confusa en que intereses personales y razones de Estado se implican y arrastran, con unos seres que elevan a la categoría de ideal lo que sólo era un empe-ño personal, y otros que desencadenan auténticos conflictos diplomáticos y justifican las mayores aberraciones por cuestiones domésticas.

 Desde el comienzo, el espectador se ve llevado sin resistencia desde el presente al tiempo pasado gracias a un más que digno montaje y a una fotografía que per-mite seguir una trama compleja que por momentos podría enmarañarse dada la canti-dad de testigos y la disparidad de versiones que se ofrecen como verdad de lo sucedido. Entre todos, destaca la figura de Harvey Kei-tel como el agente de la CIA sin escrúpulos, pues sólo con su presencia da empaque y seriedad a la historia, y una Saffron Burrows como mujer e historiadora tenaz y llena de vida, con un papel pletórico de fuerza y fe en su tarea. Con secundarios aceptables aunque sin el mismo brillo, pasan sin nota un Eduard Fernández que encarna a un Galíndez en exceso maquillado para expresar el horror de la tortura, y un Guillermo Toledo al que se le hace un flaco favor con un doblaje que causa espanto.

  Al interés por rescatar la memoria de un hombre que vivió por unos idea-les y que permaneció en el olvido hasta para sus correligionarios del PNV, y también por abordar el interesante tema de la ética de la resistencia, se contrapone una puesta en escena fallida en varias ocasiones y que deja entrever la versión partidista y maniquea que el director nos ofrece: aun-que sean ciertos y condenables los abusos y crueldades cometidos, la manera de presentárnoslo resta verosimilitud al buscar el efectis-mo facilón con que se muestra la crudeza de la tortura o el tono panfle-tario en que se convierte el juicio sumarísimo de Galíndez por Trujillo, cari-caturizado éste como un personaje sin matices ni vida propia.

  Presentada en el Festival de San Sebastián fuera de competición, este drama nos habla de cómo se escribe la Historia y de las cloacas del poder, de cómo un ideal se resiste a morir por el pragmatismo amoral de otros, y de cómo la verdad lucha por salir a flote pese a todo. Interesante thriller, máxime cuando nos habla de una historia reciente que nos atañe y que está a la orden del día.

Calificación:


Imágenes de "El misterio Galíndez" - Copyright © 2002 Tornasol Films, Ensueño Films, Greenpoint Productions, ICAIC, DMVB Films, Storie SRL, Madragoa Produçao de Filmes y Continental Producciones. Distribuida en España por Alta Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El misterio Galíndez"
Añade "El misterio Galíndez" a tus películas favoritas
Opina sobre "El misterio Galíndez" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El misterio Galíndez" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS DEL FESTIVAL

Carandiru     Los abajo firmantes     Noviembre     Ojos que no ven     Suite Habana     Te doy mis ojos


        Suscribe tu correo para recibir gratis los boletines de La Butaca:

© 2003 LaButaca.net - Revista de Cine.  Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.