● Cobertura de la 51ª edición del Festival de San Sebastián  ●
                                                         18 - 27 Septiembre 2003

     

LA PELOTA VASCA, LA PIEL CONTRA LA PIEDRA


Dirección y guión: Julio Medem.
País:
España.
Año: 2003.
Duración: 115 min.
Género: Documental.
Producción ejecutiva: Julio Medem y Koldo Zuazua.
Música: Mikel Laboa.
Fotografía:
Javier Aguirre, Jon Elicequi y Ricardo de Gracia.
Montaje: Julio Medem.
Estreno en España: 3 Octubre 2003.

CRÍTICA por Rubén Corral

Aquí tienen a sus enemigos

  Perdonen que inicie esta crítica por la parte de la que menos ha hablado el bombardeo mediático que ha rodeado a la visión de Julio Medem sobre el conflicto vasco: por el docu-mental. Algo menos de dos horas que arrojan un saldo decepcionante. Sin am-bages. Sin entrar todavía al denso contenido de la película no hay por menos que decir que el director ha tenido serios problemas para incluir –resumir– la idea de su película (si es que la tenía, al margen de aquello de ofrecer la posibilidad a los agentes políticos y algunos sociales y culturales de ex-plicar sus posiciones respecto a la situación que se vive en el País Vasco) en la duración de una película estándar. En ese sentido se nota que el ma-terial ha sido cortado, editado, recortado y vuelto a reeditar en un esfuerzo sin duda faraónico pero que ha llevado al traste los propósitos que deben de mover a la película: dar una visión de la situación que los vascos (no lo vean como un ente abstracto, sino como muchas, muchas personas con situaciones familiares, profesionales y sociales diferentes) sufren, viven o disfrutan.

  El maremagnum de testimonios se apilan sin llegar Medem a otorgarles un ordenamiento atractivo, convincente. La edición –incluido el irritante efecto pensado para eliminar los silencios en las declaraciones de los entrevistados– resulta fundamental en el caso de “La pelota vas-ca”, proyecto que, a todas luces, necesitaba de mayor duración pe-ro, sobre todo, de un ritmo más pausado para conseguir transmitir el aluvión de información y opiniones que lo inundan. En el caso de la edición de casi dos horas que se ha podido ver en la 51ª edición del festival de San Sebastián –y que aspira a incluir tanta información sobre el País Vasco, sobre Euskal Herria, sobre las diferentes posturas políticas– no hay por menos que definir como de confuso –por mor de la forma de narración elegida– el resultado.

  Un resultado que, por cierto, sí que eviden-cia un posicionamiento político franco del di-rector afín al nacionalismo vasco. Ningún pro-blema: sin duda era y es necesario que, más allá de las fronteras del País Vasco, se co-nozcan las posturas defendidas por ese en-torno en su propia voz. Sin intermediación y manipulación de los medios de comunicación no vascos. Evitando repugnantes ideas con-solidadas por la mayoría de los mass media españoles como la equiparación entre nacio-nalismo y terrorismo. Tienen ante ustedes con “La pelota vasca” la inusual ocasión de comprobar que los nacionalistas vascos que colman los ran-kings de políticos más odiados de España tienen ideas y pensamientos para justificar sus acciones. Evidentemente, serán ustedes los que deban discernir, los que deban reflexionar, los que los deban valorar o no. Lo que no resulta de recibo –eso es la opinión de un residente en el País Vasco no nacido en el País Vasco–es pretender descalificar el contenido de la película porque haya intentado dar la voz a todos los sectores sociales vascos. Fracaso reconocido en los genéricos del film: ningún representante del Partido Popular aceptó hablar ante la cámara de Medem.

  “La pelota vasca” habla de cosas que no aparecen en los informativos –que controlan, mire usted por donde, el partido político que no ha querido participar en este documental– y consigue, entre tanto ruido mediático y por encima de la edición autoimpuesta y el aluvión de voces, incluso mo-mentos de buen cine. Momentos que han sido –lo que son las cosas– ob-jeto de una crítica que se me antoja muy injusta.

  Uno de los pocos aciertos de Medem en su concepción del film ante la mesa de edición fue montar en paralelo el viaje de unos familiares de presos de ETA a una prisión de Huelva y las declaraciones de la viuda de un ertzaina asesinado por la organización terrorista. Triste se divisa el panorama social cuando el ojo que ve esos minutos sólo se queda en que resulta poco menos que un sacrilegio efectuar un montaje como este: que se pretende una comparación de ambas situaciones. Triste o propia de gen-te no habituada al cine. Triste, porque se pier-de lo que Medem desea comunicarle: que esa viuda está sola, y sola aparece en todos los planos, mientras que los familiares de los presos van en grupo, con niños pequeños, hablando de fu-turo; que el contraste entre el contenido de ambos momentos es tal que sólo un ojo muy miope miraría a ese “sacrilegio” imbuido desde los fines de la propaganda política partidista –que tanto se tercia en el tratamiento de la información comunicada a toda España respecto al País Vasco– y no se daría cuenta de que Medem denuncia con ello más efectiva y perspicua-mente que nunca la diferencia de ambas posiciones. Por un lado, una mu-jer con la vida destrozada, con un hijo pequeño y un marido asesinado co-barde y brutalmente; por el otro, una mujer con un niño pequeño y un mari-do con el que concibió ese hijo en la cárcel. Si ese ojo no ve allí denuncia, ese ojo no está moralmente bien educado. Ese tipo de observaciones sólo pueden ser calificadas como reaccionarias y, en ese sentido, peligrosa-mente violentas. Propias de gente que se desenvuelve cómoda en concep-tos como “enemigos”, propias de gente inútil para pretender hallar solucio-nes. Como dice uno de los entrevistados en el film, citando palabras de Mo Mowlam, «ningún problema humano se soluciona con un no»: en esta pelí-cula no hay palabras de miembros del Partido Popular (renunciaron) ni de ETA (lo que menos importa de unos asesinos es lo que tengan que decir, y Medem también lo sabe).

Calificación:


Imágenes de "La pelota vasca, la piel contra la piedra" - Copyright © 2003 Alicia Produce. Distribuida en España por Golem. Todos los derechos reservados.

Añade "La pelota vasca" a tus películas favoritas
Opina sobre "La pelota vasca" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "La pelota vasca" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS DEL FESTIVAL

Capturing the Friedmans     Carandiru     Los abajo firmantes     Ojos que no ven     Suite Habana     Veronica Guerin


        Suscribe tu correo para recibir gratis los boletines de La Butaca:

© 2003 LaButaca.net - Revista de Cine.  Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.