● Cobertura de la 51ª edición del Festival de San Sebastián  ●
                                                         18 - 27 Septiembre 2003

     

NOVIEMBRE


Dirección: Achero Mañas.
País:
España.
Año: 2002.
Duración: 104 min.
Interpretación: Óscar Jaenada (Alfredo), Ingrid Rubio/Paloma Lorena (Lucía), Juan Díaz/Juan Margallo (Daniel), Javier Ríos/Ángel Facio (Juan), Adriana Domínguez/Amparo Valle (Alicia), Jordi Padrosa/Fernando Conde (Imanol), Juanma Rodríguez/Juan Diego (Pedro), Nuria Gago/Amparo Baró (Helena), Héctor Alterio (Yuta).
Guión: Achero Mañas; con la colaboración de Federico Mañas.
Producción ejecutiva: José Antonio Félez.
Música: Eduardo Arbide.
Fotografía:
Juan Carlos Gómez.
Montaje: Nacho Ruiz Capillas.
Dirección artística: Federico G. Cambero.
Vestuario: Nereida Bonmati.
Estreno en España: 26 Septiembre 2003.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Pobre defensa de la utopía

  Se esperaba con expectación esta segunda película de Achero Mañas tras el sorprendente éxito de "El Bola". Es seguro que no dejará indiferente al espectador, aunque probablemente no obtendrá la misma aceptación de crítica y público de la primera. Y esto porque arriesga más, porque su cine se hace más vanguardista, como lo es el teatro de calle de "Noviembre", con un Alfredo como alma mater del grupo, y alter ego del propio director.

  La historia se cuenta desde el año 2040, cuando unos actores ya maduros evocan ante las cámaras a Alfredo, y al grupo de teatro por él creado y en el que ellos se iniciaron. Sus testimonios salpican la película e ilustran su evolución entre 1998 y 2001, al hilo de ca-da una de las obras interpretadas o de la pro-blemática surgida cuando se pretendía rom-per con lo establecido. Su vocación de querer cambiar un mundo podrido, individualista y materialista a partir del arte dramático se plasma en un Manifiesto y un Decálogo –ne-cesaria se hace la referencia al Dogma 95 da-nés–, con una apuesta por la libertad, la inde-pendencia, la improvisación y la comunicación con la gente sin que medien los artificios del teatro convencional, así como la negativa a percibir ingre-sos por ese trabajo. Todo un programa tan interesante como utópico, donde se mezclan la realidad de lo vivido y la ficción de lo repre-sentado hasta confundirse en la misma persona de Alfredo: de su propia vida saca éste la fuerza y el convencimiento de lo que debe ser el teatro, instrumento de comunicación entre los hombres para hacerlos mejores, de la misma manera que a él le sirvió para querer a su hermano Alejandro, parapléjico, objeto de sus cuidados desde niño; tan fuerte es su fidelidad a una idea y a un ser querido que cuando ha traicio-nado sus propios principios entiende que también lo ha hecho a su herma-no, que en el fondo se constituye como auténtico catalizador ausente de toda la trayectoria del grupo.

  Una primera fase del grupo callejero nos habla del teatro popular y de diversión, con aires provocativos, que busca la reacción espontánea del viandante anónimo ante una representación rompedora, a veces soez y per-turbadora. La policía será la causante indirecta de su giro hacia lo que lla-man teatro documental, con interpretaciones de papeles reivindicativos y sociales como el de un ciego, un mendigo o una drogadicta, hasta llegar a abordar el tema del terrorismo en 'Atentado', obra que actuará como desen-cadenante del resto de la historia; entonces mejor que en ningún otro mo-mento asistimos a cómo la ficción invade la vida y la suplanta. A estas al-turas, el lector entenderá que estamos ante una película comprometida, que plantea interesantes reflexiones acerca del arte como vehículo de transformación de la sociedad, o del teatro –y el cine– como reflejo de la realidad hasta poder presentarse incluso más verosímil que ella misma.

  La estructura del film como falso documen-tal, con sus dos tiempos y el tono nostálgico de los entrevistados, dan veracidad a lo con-tado e invita a la reflexión de ese mundo idea-lista y utópico, más propio sin embargo de otra época que de la década de los noventa. Las interpretaciones son solventes, y la puesta en escena atrevida y cuidadosa-mente fresca. Pero Achero Mañas parece haberse quedado a medio camino y caer en el mismo error de Alfredo, en un mun-do tan poco real como el suyo o el del criticado teatro convencional. Porque ese mundo ingenuo e ideal, un tanto infantil y de fondo amoral, es un mundo trasnochado que ahora se ve con curiosidad y cierta lástima, pero que no es real y que no mueve al compromiso ni a la transformación del mundo real. Por otro lado, la película se alarga innece-sariamente en su nudo central, al hacer el recorrido por una obra dramática repetitiva y a ratos grosera, para relanzarse en un desenlace que respira aires de tragedia ya apuntados en los testimonios de los entrevistados, que ya no buscan cambiar el mundo sino que éste no les cambie a ellos. Es el fracaso de una utopía tan pobre como ingenua.

Calificación:


Imágenes de "Noviembre" - Copyright © 2002 Tesela P.C. Distribuida en España por Alta Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Noviembre"
Añade "Noviembre" a tus películas favoritas
Opina sobre "Noviembre" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Noviembre" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS DEL FESTIVAL

Camino en las nubes (The middle of the world) (O caminho das nuvens)     El misterio Galíndez     En la ciudad     Los abajo firmantes     Soñadores (The dreamers)     Te doy mis ojos


        Suscribe tu correo para recibir gratis los boletines de La Butaca:

© 2003 LaButaca.net - Revista de Cine.  Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.