● Cobertura de la 51ª edición del Festival de San Sebastián  ●
                                                         18 - 27 Septiembre 2003

     

THE ITALIAN JOB


Dirección: F. Gary Gray.
País:
USA.
Año: 2003.
Duración: 104 min.
Interpretación: Mark Wahlberg (Charlie Croker), Charlize Theron (Stella Bridger), Edward Norton (Steve Frezelli), Seth Green (Lyle), Jason Statham (Rob), Mos Def ("Oído izquierdo"), Donald Sutherland (John Bridger), Christina Cabot (Christina Griego), Franky G (Wrench).
Guión: Donna Powers y Wayne Powers; basado en un guión de Troy Kennedy Martin.
Producción: Donald De Line.
Música: John Powell.
Fotografía:
Wally Pfister.
Montaje: Christopher Rouse.
Diseño de producción: Charles Wood.
Dirección artística: David Sandefur.
Vestuario: Mark Bridges.
Estreno en USA: 30 Mayo 2003.
Estreno en España: 26 Septiembre 2003.

CRÍTICA por David Garrido

De atracos y persecuciones bien construidos

  Reconozco que, a la vista de la escasa calidad de la mayoría de los pro-ductos comerciales de entretenimiento que nos llegan de Hollywood en los últimos tiempos, tuve que vencer cierta resistencia inicial para acercarme a la sala a ver este enésimo remake con el que las productoras tratan habi-tualmente de disimular las enormes carencias de la industria del espectá-culo. Y sin embargo, puede que fuera precisamente esta falta de motiva-ción previa lo que hizo que saliera gratamente sorprendido.

  "The Italian Job" es una de esas obras que nos reconcilian con el espíritu del Hollywood preocupado no sólo de entretener al personal, sino de crear un producto irreprochable desde el punto de vista del que acude a la sala con el único deseo de que este entretenimiento se haga de forma que no insulte a la inteligen-cia del espectador ni trate de apabullarle. Aunque repetidamente se ha hablado de ella como un remake de la película inglesa prota-gonizada por Michael Caine en 1969, sería más correcto decir que es una puesta al día más de ese subgénero llama-do 'heist movies' (o películas sobre atracos) con tan amplia tradición en el cine estadounidense y que sólo toma del original su gusto por ese simpáti-co vehículo que es el Mini que gana protagonismo en el tramo final de la película, cuando ésta se transforma en una apreciable muestra del cine de acción sobre ruedas, dando lugar a una ajustada mezcla de géneros.

  Hay algo que puede afirmarse a favor de F. Gary Gray, realizador de esta película y hace algunos años de la no menos interesante "Negociador", y es que, a diferencia de gran parte de sus compañeros de profesión, Gray posee un respeto enorme por la claridad expositiva a la hora de na-rrar una historia, algo que es muy de agradecer en estos tiempos en los que demasiado a menudo se abusa de la estética de video clip, del montaje mareante que no da respiro entre plano y plano y de los apoca-lípticos movimientos de cámara para confundir al espectador y no darle un momento de respiro que le permita darse cuenta de la hueca propuesta que tan primorosamente envuelta se le está vendiendo. No es el caso, afor-tunadamente, de esta entretenida película.

  "The Italian Job" se configura alrededor de dos atracos: uno, el trabajo en Italia que da lugar al título, tiene lugar en la primera media hora de película, cuando aún no sabemos prácticamente nada de los personajes que forman el grupo liderado por Donald Suther-land, por lo que la gracia está no tanto en el cómo van a ejecutarlo, sino en cómo el direc-tor nos introduce suavemente a sus integran-tes en función de las cosas que hacen según va teniendo lugar el atraco. En una Venecia primorosamente fotografiada por Wally Pfis-ter y tras el imaginativo golpe (que tiene no poca gracia en su simple elegancia) asistimos a una persecución modélica en lancha por los canales de la ciudad en la que el espectador no pierde nunca la referencia de lo que está sucediendo en pantalla gracias a la con-cepción un punto clásica de la puesta en escena de Gray, que consigue no sólo que no perdamos detalle, sino crear la tensión necesaria sin necesi-dad de alardes de ningún tipo. Las transiciones son tan fluidas que cuando uno se da cuenta, ya estamos en el paisaje helado de los Alpes disfrutan-do con el grupo del éxito de su misión y tenemos oportunidad de familiari-zarnos con sus motivaciones sin que aún se haya dicho una palabra sobre sus orígenes. Una opción tan sobria como inteligente.

  Para el segundo golpe, el planteamiento es completamente distinto, aun-que, en el fondo, la estructura sea idéntica: ahora se trata de recuperar el mismo botín de manos del traidor que se quedó con todo y el juego es otro. Como sucedía en la excelente "Ocean’s Eleven" de Steven Soder-bergh (película con la que guarda más de un punto de contacto, aunque no alcance su brillantez formal), la atención del espectador se fija más en los preparativos del golpe y el viejo juego recurrente de este tipo de películas, es decir, cómo se las van a apañar para conseguir burlar el sofisticado sis-tema de seguridad que su ex compañero ha montado para protegerlo y que aparentemente no parece vulnerable.

  Como Gray es consciente más que de so-bra de que el espectador está seguro de que el grupo va a salirse con la suya y le interesa más el cómo van a conseguirlo que si van a conseguirlo, centra su atención en lo impor-tante y, apartándose de esa molesta tenden-cia de retorcer el argumento con giros de guión que aportan confusión y restan credibili-dad a un género que ya de por sí exige cierto margen de maniobra en el espectador, con-vierte el tramo final de la película en un ejercicio frenético lleno de diversión y tensión, con el esperado protagonismo de los diminutos Minis haciendo virguerías por sitios impensables aunque sin mayores estridencias ni destrucción gratuita de coches o propiedades. La persecución anticipada por la estructura del primer golpe se convierte así en un festín visual y efectivo en el segundo, donde el tiem-po pasa volando y, como sucedía al principio, todo termina con rapidez, atando Gray los cabos que ha dejado sueltos por el camino con suma ele-gancia.

  "The Italian Job" funciona bien porque resulta fácil para el espectador identificarse con esa banda de simpáticos atracadores gracias a la opción que Gray ha elegido para presentarlos. Así, desde la hermosa Charlize Theron, que juega por venganza y que acaba por comprender el gusto que da saltarse la legalidad de vez en cuando, hasta el cómico informático que encarna Seth Green, pasando por un Mark Wahlberg tan poco expresivo como acostumbra pero que incluso resulta más simpático que en otras ocasiones, uno tiene verdaderas ganas de que se salgan con la suya y le den su merecido a ese Edward Norton un poco más apático de lo habitual al que se intuye que le ha venido de perlas sus enfrentamientos con la pro-ductora para componer a su villano falto de imaginación. Una característica ésta última en la que se insiste de forma nada casual en la película, lo que resulta un recurso útil para disculpar uno de los defectos más habituales de este tipo de obras, el por qué a veces hace lo que hace en lugar de otra opción más inteligente o lógica, con lo que se salva un obstáculo conside-rable para disfrutar la película de forma más relajada.

  Sin ser ninguna maravilla, ni aportar tampo-co nada especialmente nuevo al género, "The Italian Job", en definitiva, comparte con "Ocean’s Eleven", además de un constan-te sentido del humor que le impide to-marse demasiado en serio a sí misma más allá de lo imprescindible, esa apa-rente superficialidad, ese tono nada gra-ve de quien sabe qué tipo de película es-tá haciendo y pone todo su empeño en hacer la función lo más fluida y agrada-ble posible, cumpliendo de paso el manda-miento número uno del cine según Billy Wilder: “No Aburrirás”. No estaría mal que presuntas lumbreras del cine de acción actual como Michael Bay, Gore Verbinski o McG tomaran un par de lecciones de gente como F. Gary Gray o Jonathan Mostow a la hora de construir sus películas. Eso que sal-dríamos todos ganando.

Calificación:


Imágenes de "The Italian job" - Copyright © 2003 Paramount Pictures y De Line Pictures. Distribuida en España por UIP. Todos los derechos reservados.

Página principal de "The Italian job"
Añade "The Italian job" a tus películas favoritas
Opina sobre "The Italian job" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "The Italian job" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS DEL FESTIVAL

El divorcio (Le divorce)     La joven de la perla (Girl with a pearl earring)     Open range     Soñadores (The dreamers)     Veronica Guerin     Buscando a Nemo (Finding Nemo)


        Suscribe tu correo para recibir gratis los boletines de La Butaca:

© 2003 LaButaca.net - Revista de Cine.  Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.