● Cobertura de la 51ª edición del Festival de San Sebastián  ●
                                                         18 - 27 Septiembre 2003

     

VERONICA GUERIN


Dirección: Joel Schumacher.
Países:
USA e Irlanda.
Año: 2003.
Duración: 96 min.
Interpretación: Cate Blanchett (Verónica Guerin), Ciarán Hinds (John Traynor), Gerard McSorley (John Gilligan), Brenda Fricker (Bernadette Guerin), Barry Barnes (Graham Turley), Paudge Behan (Meehan), Joe Hanley (Holland), David Murray (Bowden), David Herlihy (Peter Mitchell), Karl Shiels (Paul Ward), Colin Farrell (Chico tatuado).
Guión: Carol Doyle y Mary Agnes Donoghue; basado en un argumento de Carol Doyle.
Producción: Jerry Bruckheimer.
Música: Harry Gregson-Williams.
Fotografía:
Brendan Galvin.
Montaje: David Gamble.
Diseño de producción: Nathan Crowley.
Dirección artística: Patrick Lumb.
Vestuario: Joan Bergin.
Estreno en USA: 17 Octubre 2003.
Estreno en España: 26 Septiembre 2003.

CRÍTICA por Migue Muñoz

La buena, el malo y Schumacher

  En el cine actual Joel Schumacher lleva tiempo manifestando que es uno de los ma-yores maniqueístas al contar historias, aun-que, eso sí, también ha demostrado que es, cuando quiere, bastante bueno haciéndolo. Esta apreciación viene a cuenta de que en “Veronica Guerin”, su última película tras la muy reciente y recomendable “Última llama-da”, todo el tropel de mafiosos y gendarmes de la droga de Dublín que están en el ojo del huracán de la brava periodista parecen sími-les de la pandilla de vampiros liderada por Kiefer Sutherland en uno de sus mejores títu-los: “Jóvenes ocultos”. Sin embargo, si en aquella epopeya romántica y ochentera esa oscuridad tópica y superficial casaba muy bien, en este reciente estreno basado en hechos reales chirría durante la mayor parte del metraje y deja al descubierto la poca labor de profundidad en los caracteres de los personajes. Al mismo tiempo, la ver-tiente contraria (o sea, “el bien”) reflejada por la familia de la protagonista también está trazada con rasgos nimios –la madre sufridora y paciente, el marido bonachón y cariñoso– que no nos dan datos de su sufrimiento inte-rior en las contadas ocasiones en las que aparecen en escena. Y es que parece ser que toda la lava que irrumpe del trabajo de dibujar a los personajes sale únicamente del volcán de Cate Blanchett y de su papel de la cronista Veronica Guerin; en ella reside toda la tenacidad que la pondría del lado de los buenos, pero con tantos matices que el per-sonaje también expresa la mezquindad y la ambigüedad que todo ser hu-mano posee.

  Si en “El General” de John Boorman, o en la versión protagonizada por Kevin Spacey, “Criminal y decente”, el protagonista (por cierto, coetáneo de la Guerin, y asesinado por ser sospechoso de la trama de tráfico de drogas que ésta investigaba) se hallaba totalmente fuera de la ley y de la moral pública pero resultaba por momentos admirable y hasta entrañable, Cate Blanchett logra que el espectador esté totalmente de acuerdo con su causa, a la vez que es capaz de administrar –para arrojarlos posteriormen-te– recursos de la insaciable ilusión de su personaje por lograr con su que-rido trabajo todo el valor que ella siempre ha intuido, y de ello surge tanto la honradez como la codicia, tanto el altruismo como el deseo vanidoso.

  Por tanto, el total protagonismo de la actriz australiana resulta ser el eje angular que se enfrenta –con su ambigüedad tan humana– tanto a los mafiosos que detesta como a su propia familia, produciendo un efecto en su persona de elegida a la vez que de mártir por ir en contra de una sociedad irlandesa que hasta el último momento no termina de creer del todo en su trabajo (incluso tiene que aguantar burlas y envidias de colegas de pro-fesión a causa de la popularidad que alcan-za). A Schumacher le viene al dedo esta heroína que, como aquel Kevin Bacon de “Línea Mortal”, lleva su trabajo más allá de lo que la sociedad le pediría, pudiéndose obser-var durante la película lo mucho que el director disfruta con el per-sonaje, y, cómo no (aunque en esta parte falla bastante), lo mucho que disfruta manejando dentro de la historia la estética maniqueísta y a ese grupo variopinto de colectivos mafiosos que se esconden tras el poder.

  Lo más atractivo, como en la bastante valorable “Asesinato en 8 mm.”, es el retrato de un protagonista que se ve envuelto en asuntos más que tur-bios de los que una vez enterado le es imposible hacer la vista gorda, y su viaje de dolor para remediarlo. Schumacher ha dado, en varias ocasiones, muestras de saber llevarlo; por lo menos con “Verónica Guerin" ha conse-guido narrar una historia para nada tediosa o pretenciosa, a pesar de que en el último tramo de la película la sensiblería facilona echa por tierra mucho de lo anteriormente conseguido.

Calificación:


Imágenes de "Veronica Guerin" - Copyright © 2003 Touchstone Pictures y Jerry Bruckheimer Films. Distribuida en España por Buena Vista International. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Veronica Guerin"
Añade "Veronica Guerin" a tus películas favoritas
Opina sobre "Veronica Guerin" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Veronica Guerin" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS DEL FESTIVAL

El misterio Galíndez     La joven de la perla (Girl with a pearl earring)     La mancha humana (The human stain)     La piscina (Swimming pool)     Open range     The station agent (Vías cruzadas)


        Suscribe tu correo para recibir gratis los boletines de La Butaca:

© 2003 LaButaca.net - Revista de Cine.  Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.