52ª Berlinale


Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

Apunta tu correo

  .

LA BUTACA - Revista de Cine

.[Especial 52ª Berlinale] [Películas] [Crónicas] [Palmarés]

AMEN.
Dirección: Costa-Gavras.
País:
Francia.
Año: 2002.
Duración: 130 min.
Interpretación: Ulrich Tukur (Kurt Gerstein), Mathieu Kassovitz (Riccardo Fontana), Ulrich Mühe (Mengele), Ion Caramitru (Conde Fontana), Friedrich von Thun (Padre de Gerstein), Antje Schmidt (Frau Gerstein), Hanns Zischler (Grawitz), Sebatian Koch (Höss).
Guión: Costa-Gavras y Jean-Claude Grumberg; basado en el libro 'Der strellvertreter' de Rolf Hochhuth.
Producción: Claude Berri, Andrei Boncea y Michèle Ray-Gravras.
Música: Armand Arnar.
Fotografía: Patrick Blossier.
Montaje: Yannick Kergoat.
Diseño de producción: Ari Hantke.
Vestuario: Edith Vesperini.
Estreno en España: 10 Enero 2003.

CRÍTICA por Tònia Pallejà
Canalcine.net, Barcelona

El tren del terror

  Como probablemente ya hayan podido leer algu-nos comentarios sobre esta película antes de su estreno oficial en los cines españoles –y más crí-ticas que le acompañarán–; como no me apetece acabar repitiendo lo mismo que ya han dicho o di-rán sobre ella otros y otras con diferentes pala-bras; y como, cuando llevas unas cuantas críticas a tus espaldas, te fatiga limitarte al ortodoxo y pulcro esquematismo de esos análisis cinemato-gráficos en los que parece obligado pasar el rosario por los distintos apartados técnicos y artísticos del film en cuestión –"que si el reparto tal, que si la direc-ción cual, que si la fotografía y el guión Pascual..." (al final tengo la sensación de estar leyendo siempre la misma crítica, sólo que cambia el título de la pelí-cula)–, les ahorraré todos esos detalles sobre "Amén". Dicho lo cual –¿me es-taba justificando?–- centraré mi visión en cuanto a la cinta de terror que en realidad es, ya que su condición biográfica e histórica, o tal vez precisa-mente por ello, no la exime de verse ligada a este género en su desa-rrollo. Éstas son en realidad las películas que deberían darnos miedo, al igual que otras ofertas recientes como "El pianista" de Polanski, el documental "Promises", "Sweet Sixteen" de Ken Loach, etecé, etecé.

  Todos sabemos cómo empieza, prosigue y ter-mina esta historia. Se trata, pues, de una recrea-ción ficticia, firmada por Costa-Gavras, en la que se denuncia la pasividad de la Iglesia y los Alia-dos ante el exterminio de los judíos en manos de los nazis, a través de dos personajes, uno inven-tado (el jesuita Riccardo Fontana) y uno real (Kurt Gerstein, miembro de las SS). Lo que más me ha gustado del trabajo expuesto por este veterano ci-neasta griego de nacionalidad francesa, y por su co-guionista Jean-Claude Grumberg, es el excelente uso de la elipsis, de todos aquellos mecanismos que apuntan hacia algo que no se muestra con la acostumbrada obviedad casi obscena, pero que adivinamos a la perfección por-que, como señalaba, conocemos los hechos y sus consecuencias. Así, ape-nas se enseñan cadáveres, ejecuciones, detenciones y humillaciones cometi-dos por los nazis contra el pueblo judío. Nos basta con ver aparecer continua-mente en pantalla esos trenes con largas, infinitas ristras de vagones de made-ra –puertas abiertas cuando se dirigen a cargar "mercancía", puertas cerradas cuando los conducen a los campos, a los crematorios– para que se nos pon-gan los pelos de punta. Tic-tac, tic-tac... el tiempo avanza inexorable, y con ca-da nuevo tren que vemos pasar, se acumulan miles de nuevas víctimas. Este "tren de la muerte", motivo recurrente en "Amén", es más efectivo que cualquier barco fantasma, caserón encantado, psicópata enmascarado o Capitán Pesca-nova "que sabe lo que hicimos el último verano".

  En la misma línea de sugerencia psicológica, se hace especialmente impactante esa sobrecoge-dora escena en la que Gerstein, tras observar por una mirilla cómo agonizan y fallecen los judíos en una cámara de gas –lo ve él, no nosotros–, refleja en su rostro todo el horror de aquella barbarie, barbarie que imaginamos nítidamente tan sólo a través de su reacción, imposible de contener ante sus compañeros de las SS. No menos espeluz-nante resulta el enunciado de ese problema de matemáticas que su hija pe-queña lee en voz alta cuando el hombre se propone ayudarla con sus deberes escolares: "cuántas viviendas para obreros se podrían hacer con el dinero que cuesta construir un psiquiátrico". O las chimeneas arrojando un humo negro y denso... Y por último, toda esa secuencia protagonizada por la joven prima de Gerstein, deficiente mental de candorosa sonrisa, que anhela conseguir ese sello, esa conformidad en su expediente, al que se aferra cuando entra en la ducha colectiva –en la mano libre la pastilla de jabón–, tras lo cual, la cámara enfoca un camión del que parte un tubo...

  No es tampoco casual que hacia la parte final del film, éste empiece ya a ofrecer imágenes de los judíos detenidos, hacinados en camiones o vagones, asesinados, presos... Porque es precisamente en este momento cuando la Iglesia del Vaticano –los nazis corretean por Italia haciendo de las suyas y es inevitable no darse cuenta de lo que sucede– comienza a querer ver –imposible seguir enterrando la cabeza bajo tierra como según la leyenda hacen las aves-truces–. Aun así, tampoco se pronuncian. Amén a todo.

  Todas estas claves, pues, han sido dispuestas de forma harto habilidosa y efectiva. Sin embargo, como en toda película de terror, ha de haber un vi-llano, un criminal que sea la encarnación del Mal. Y no es que los nazis no lo fueran por méritos propios, claro que sí, pero Costa-Gavras y Grum-berg multiplican este estereotipo vil, sanguinario, despiadado, igual que amplifican la indolencia, la hipocresía, la cobardía, la avaricia de la Iglesia y de los políticos. Y el que uno repudie la actitud de unos y otros, no impide que se pueda percibir, desde la objetividad, un claro tono maniqueísta en todo ello, un sesgo del todo arbitrario. Memorable es, en este sentido, la comida en la que altos cargos eclesiásticos, el embajador y otros allegados, se pegan una señora mariscada –chupando con gran deleite las cabezas de los crustáceos cual mantis religiosas– mientras desestiman las súplicas del jesuita Fontana, hijo del anfitrión, con las excusas más obtusas. Y en esto se les ha ido la ma-no.

  Dicen que el pueblo que olvida su historia, está condenado a repetirla. Todo fuera tan fácil. En cualquier caso, siempre es bueno que se nos refresque la memoria, ya sea sobre éste u otros episodios de una historia que no deja de ser común. ¿Por qué desde diferentes países, filmografías, sensibilidades artís-ticas, regresa una nueva oleada de producciones que, como ésta, vienen a tra-tar el mismo tema? Les hablaba de "El pianista", fresca está aún la reposición de la fantástica e imperturbable "El gran dictador"... La respuesta, nada difícil de hallar, también da miedo...

  Por lo demás, nos encontramos ante una pro-ducción correcta, bien apañada, que a veces tiene más de televisiva que de cinematográ-fica, en la que destaca la sólida actuación del actor alemán Ulrich Tukur –a ver si, como resultado, podemos disfrutarle más a menudo en los circuitos internacionales–, y que se entiende e integra perfectamente dentro de la comprometida carrera de Gavras ("Z", "Estado de sitio", "Desaparecido", "La caja de música"...). Con ella, supera el bache de la fallida "Mad City", y se perfila en estupenda forma física y mental, gracias a este trabajo notable, pero todavía lejos del excelente (Es un fenóme-no ya extendido –pasó con "El pianista" y puede que se repita con la que nos ocupa– el confundir la valoración de la labor conjunta de un equipo, que tiene como resultado una película, un relato ficticio, con la condena de unos hechos que indignan, como si al ensalzarla con vehemencia se quisiera dejar clara una postura personal. Hablamos de cine, no de historia).

  Gerundio de concluir: Una cinta solvente, una historia contundente, una denuncia moderadamente honesta –aunque siempre necesaria–, que cuenta, entre sus mejores bazas, con su capacidad para impactar y con-mover sin necesidad de mostrar pilas de cadáveres y otras atrocidades cometidas por el ser humano –haya nacido donde y cuando sea–.

Valoración: 8


Canal #Cine


Imágenes de "Amen." - Copyright © 2002 KG Productions y Mediapro Pictures. Distribuidora en España: Wanda Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Amen."
Añade "Amen." a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo


© 2002 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.