52ª Berlinale


Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

Inserta tu mail

  .

LA BUTACA - Revista de Cine

.[Especial 52ª Berlinale] [Películas] [Crónicas] [Palmarés]

ATANDO CABOS
(The shipping news)

cartel
Ampliar cartel

Dirección: Lasse Hallström.
País:
USA.
Año: 2001.
Duración: 111 min.
Interpretación: Kevin Spacey (Quoyle), Julianne Moore (Wavey Prowse), Judi Dench (Agnis Hamm), Cate Blanchett (Petal Bear), Pete Postlethwaite (Tert X. Card), Rhys Ifans (Beaufield Nutbeem), Gordon Pinset (Billy Pretty), Scott Glenn (Jack Buggit), Jason Behr (Dennies Buggit).
Guión: Robert Nelson Jacobs; basado en la novela de E. Annie Proulx.
Producción: Irwin Winkler, Linda Goldstein Knowlton y Leslie Holleran.
Música: Christopher Young.
Fotografía: Oliver Stapleton.
Montaje: Andrew Mondshein.
Diseño de producción: David Gropman.
Dirección artística: Karen Schulz Gropman, Mark Laing y Peter Rogness.
Vestuario: Renée Ehrlich Kalfus.
Decorados: Patricia Larman y Gretchen Rau.

CRÍTICA

Joaquín R. Fernández

Puntuación: 6.5
Banda Sonora Original:
****

A Lasse Hallström le toca ahora sufrir los caprichosos vaivenes de Hollywood. Elevado a lo más alto con Las Normas de la Casa de la Sidra y Chocolat, algunos consideran que ya es momento de que nos olvidemos de él y de sus ñoñas producciones. Mal haríamos si prescindiéramos de este talentoso artista que, si bien no construye películas realmente brillantes, al menos pone en ellas toda su ilusión, cautivándonos con sencillos cuentos de hadas o emocionándonos con duras historias que, no obstante, jamás caen en lo escabroso. Es una forma de hacer cine, e incluso una postura ante la vida que, si bien puede gustar o no, al menos se adopta con toda sinceridad.

Atando Cabos no está protagonizada por héroes que salvan a media humanidad o tipos de pasmosa personalidad que cautivan al público con su sonrisa. No, son personas normales las que conforman esta telaraña de alegrías y penas, todas ellas con un mundo interior no exento de complicaciones. Quoyle, por ejemplo, es un auténtico perdedor que ha recibido poco a lo largo de su tímida existencia; marcado por un trauma que no consigue olvidar, emprenderá una nueva vida en la que logrará despertar lo mejor que hay en él.

Hallström y su guionista narran esta historia sin caer en la morosidad (los acontecimientos que llevan a Quoyle hasta sus orígenes se suceden en apenas un cuarto de hora), exhibiendo una técnica impecable (Quoyle niño transformándose en adulto; la visualización de los paisajes) y dotando a los personajes de un hálito especial que nos hace creer en ellos. Incluso el enamoramiento que se va produciendo entre el protagonista y Wavey está mucho mejor explicado que las vulgares muestras de amor de algunas cintas presuntamente románticas (al respecto, ver sus meteduras de pata en los primeros encuentros que mantienen).

Pero lo mejor, por si alguien tenía alguna duda, es el fabuloso reparto que ha elegido el realizador. Aunque en ocasiones Kevin Spacey no acierta con su habitual rostro de compungido, en general se puede decir que está correcto. Julianne Moore, espléndida, dota a Wavey de una necesaria ambigüedad, puesto que, aunque en principio parece una mujer fuerte y que sabe valerse por sí misma, hay en su mirada una solitaria tristeza. Judi Dench vuelve a evidenciar por qué es una de las mejores actrices del momento, mostrándose sincera en su aflicción cuando Quayle descubre su secreto. Por último, el resto de actores secundarios (Cate Blanchett, Pete Postlethwaite, Rhys Ifans, Scott Glenn)  aportan pequeños detalles a sus personajes que los enriquecen, otorgándoles así una mayor credibilidad.

La música de Christopher Young se posa con excelsa suavidad sobre las imágenes de Hallström, fluyendo a través de un melódico y precioso tema central del que el compositor, por suerte, no abusa. Por otra parte, su calidad se manifiesta en múltiples escenas, desde aquéllas que sólo son de transición (la llegada a Killick-Claw) hasta otras más significativas y dramáticas (Quoly yendo en coche a casa de Wavey).


Imágenes de Atando cabos - Copyright © 2001 Miramax Films y Lauren Films. Todos los derechos reservados.


© 2002 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.