52ª Berlinale


Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

Inserta tu mail

  .

LA BUTACA - Revista de Cine

.[Especial 52ª Berlinale] [Películas] [Crónicas] [Palmarés]

ATANDO CABOS
(The shipping news)

cartel
Ampliar cartel

Dirección: Lasse Hallström.
País:
USA.
Año: 2001.
Duración: 111 min.
Interpretación: Kevin Spacey (Quoyle), Julianne Moore (Wavey Prowse), Judi Dench (Agnis Hamm), Cate Blanchett (Petal Bear), Pete Postlethwaite (Tert X. Card), Rhys Ifans (Beaufield Nutbeem), Gordon Pinset (Billy Pretty), Scott Glenn (Jack Buggit), Jason Behr (Dennies Buggit).
Guión: Robert Nelson Jacobs; basado en la novela de E. Annie Proulx.
Producción: Irwin Winkler, Linda Goldstein Knowlton y Leslie Holleran.
Música: Christopher Young.
Fotografía: Oliver Stapleton.
Montaje: Andrew Mondshein.
Diseño de producción: David Gropman.
Dirección artística: Karen Schulz Gropman, Mark Laing y Peter Rogness.
Vestuario: Renée Ehrlich Kalfus.
Decorados: Patricia Larman y Gretchen Rau.

CRÍTICA

Tònia Pallejà

Un bizcocho sin cuerpo ni sabor

El principal problema que afecta a Atando cabos es su duración. Contrariamente a lo que suele suceder en otras ocasiones, la película de Lasse Hallström no se hace pesada o aburrida por su exceso de metraje, ni tampoco, cuando llega a su final, nos sabe a poco. Lo que le ocurre al último largometraje del realizador sueco es que hubiera necesitado bastantes minutos más para recrear de forma suficientemente adecuada la novela de E. Annie Proulx en que se basa el film, o bien, desnudar a su principal hilo argumental de todas esas subtramas secundarias que, en este caso, es más lo que entorpecen que lo que aportan.

Así pues, el guión de Robert Nelson Jacobs apenas nos ofrece unos esbozos primitivos de historias y personajes que nunca llegan a tocar fondo, y cuyos conflictos, motivaciones e intereses resultan a menudo tan incomprensibles en su exposición, que se cae en el cómodo y económico recurso del tópico con facilidad. El desarrollo de los acontecimientos es, por tanto, obligadamente breve y apresurado, sin embargo, éste avanza a un ritmo relajado que resta, si cabe, todavía más tensión al relato.

El segundo problema que acusa Atando cabos –y que se relaciona estrechamente con el primero– es ese tono amable, blandengue, dulzón, que suele teñir los trabajos de Hallström. Si a esta falta de intensidad dramática, le sumamos la concisión narrativa que comentaba con anterioridad, el resultado es una película borrosa y sin pulso, en la que nunca tienes demasiado claro si te están explicando demasiadas cosas o nada en absoluto.

A pesar de ello, la veteranía de Hallström le permite hilvanar con relativa corrección este incómodo puzzle de mediocre traslación, y conseguir de su reparto un desempeño por encima de los mínimos pero lejos del sobresaliente. Por suerte, contaba con la siempre efectiva capacidad de convicción de actores de la talla de Kevin Spacey, Julianne Moore o Judi Dench, entre muchos otras aportaciones, pero es inevitable reseñar que tanto el trabajo de los intérpretes como la labor de dirección quedan lamentablemente deslucidas.

Atando cabos es otro ejemplo más de que la fórmula magistral no es suficiente –ni exclusiva– a la hora de obtener un buen producto final. Las circunstancias eran, esta vez, las más propicias para ello: una historia intimista de reconstrucción personal inscrita en las bellas costas de Terranova, que combinaba el drama con ciertos apuntes cómicos, y además venía avalada por un premio Pulitzer; un director de reconocido prestigio; un guionista experimentado; y el valor seguro de unos actores de potencial incuestionable.

Y en eso se ha quedado la cosa.


Canal #cine


Imágenes de Atando cabos - Copyright © 2001 Miramax Films y Lauren Films. Todos los derechos reservados.


© 2002 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.