52ª Berlinale


Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

Inserta tu mail

  .

LA BUTACA - Revista de Cine

.[Especial 52ª Berlinale] [Películas] [Crónicas] [Palmarés]

GOSFORD PARK

cartel
Ampliar cartel

Dirección: Robert Altman.
Países:
USA, Reino Unido, Alemania, Italia.
Año: 2001.
Duración: 137 min.
Interpretación: Eileen Atkins (Mrs. Croft), Bob Balaban (Morris Weissman), Alan Bates (Jennings), Charles Dance (Raymond, Lord Stockbridge), Stephen Fry (Inspector Thompson), Michael Gambon (Sir William McCordle), Kristin Scott Thomas (Lady Sylvia McCordle), Camilla Rutherford (Isobel McCordle), Maggie Smith (Constance, Condesa de Trentham), Geraldine Somerville (Louise, Lady Stockbridge), Tom Hollander (Teniente Comandante Anthony Meredith), Natasha Wightman (Lady Lavinia Meredith), James Wilby (Freddie Nesbitt), Claudie Blakley (Mabel Nesbitt), Laurence Fox (Lord Rupert Standish), Trent Ford (Jeremy Blond), Jeremy Northam (Ivor Novello), Helen Mirren (Mrs. Wilson), Derek Jacobi (Probert), Emily Watson (Elsie), Richard E. Grant (George), Ryan Phillippe (Hnery Denton).
Guión: Julian Fellowes; basado en una idea de Robert Altman y Bob Balaban.
Producción: Robert Altman, Bob Balaban y David Levy.
Música: Patrick Doyle.
Fotografía: Andrew Dunn.
Montaje: Tim Squyres.
Diseño de producción: Stephen Altman.
Dirección artística: Sarah Hauldren.
Vestuario: Jenny Beavan.
Decorados: Anna Pinnock.

CRÍTICA

Pedro Luis Pascual Lacal

Dos universos en el mismo mundo

Con tan amplia experiencia en series televisivas como ‘Bonanza’, ‘Alfred Hitchcock presenta' o ‘Kraft suspense Teathre’ el afamado director de Kansas City, Robert Altman, se ha decidido por fin a dirigir un proyecto tan vasto y rico como su nuevo film 'Gosford Park', una macroserie de TV pero llevada a cabo y adaptada para la gran pantalla con influencias tan precisas como las del investigador de la Fox Charlie Chan, las novelas de intriga de Agatha Christie o la británica serie de los setenta ‘Arriba y abajo’.

Ése es el principal eje de esta comedia de intriga costumbrista: las relaciones entre dos mundos que a priori están a años luz pero que en definitiva están separados por una línea tan fina que es atravesada en multitud de ocasiones tanto en un sentido como en otro. La enrevesada tela de araña que teje Altman y su guionista Julian Fellowes es tan densa y confusa que cuesta trabajo conocer siquiera quién es quién. Aspecto éste que no es primordial dentro de una obra coral que no está hecha para el lucimiento personal del grupo selecto de actores ingleses que el director americano eligió para Gosford Park.

No obstante, en este sentido, destacan las nominadas a los Oscar© como 'mejor actriz secundaria' Helen Miren, por su papel de ama de llaves, y Maggie Smith, por su excepcional papel de la Condesa Trentham. Smith sin duda alguna merece el apreciado galardón por una representación perfecta de la nobleza de rango abolengo de las islas británicas; estirada, remilgada, con una ironía propia del humor inglés y sobretodo con un ‘don’ que tenían muchos nobles de la época: la ostentación de poder sin poseer una sola libra.

El tema económico es uno de los meollos de la trama. En la lujosa mansión de Gosford Park tan sólo su dueño es un ‘rico’ con mayúsculas, el resto son como las aves carroñeras que planean alrededor del cadáver para sacarle los ojos. De ahí que la muerte del benefactor de la jornada de caza beneficie a todos los presentes y nadie se lamente de su trágico fallecimiento.

Sin embargo, ésta no es la esencia central del film de Altman. Como ya esbocé en un principio, las relaciones entre el mundo de la servidumbre y el de los señores es el quid de la cuestión. Con un trabajo de ambientación soberbio se dibujan a la perfección los dos universos paralelos que conviven en la mansión y todos los ‘cotilleos’ que, aunque separados, llegan a oídos de lacayos y señores. Habladurías que son la principal fuente de entretenimiento de seres tan mezquinos como los que se nos muestra en la cinta. Nobles sin dinero que aparentan una vida que no se pueden mantener y que llegan a resultar chocantes para nuestras mentes ya abiertas a una sociedad que huye de esa polarización y que aboga por un mundo donde no haya clases sociales tan diferenciadas.

Altman es consciente de este aspecto y no esconde diferencias sino que se jacta de ello y lo exagera hasta límites insospechados hoy día. Límites muy reales en el Imperio Británico de los años 30 pero que hoy rechazamos de plano y hasta intentamos creer que esas relaciones no podían ser así. Pero sí, así eran y lo que nos quiere transmitir Altman a través de esta exquisita comedia coral es que esas diferencias debían existir de cara a la galería ya que de puertas adentro las diferencias sociales se quedaban en las cercanías de la alcoba.


Imágenes de Gosford Park - Copyright © 2001 USA Films, Capitol Films, Film Council, Sandcastle 5, Chicagofilms y Medusa Films. Todos los derechos reservados.


© 2002 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.