52ª Berlinale


Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

Inserta tu mail

  .

LA BUTACA - Revista de Cine

.[Especial 52ª Berlinale] [Películas] [Crónicas] [Palmarés]

GOSFORD PARK

cartel
Ampliar cartel

Título en México: Muerte a la media noche.
Dirección:
Robert Altman.
Países:
USA, Reino Unido, Alemania, Italia.
Año: 2001.
Duración: 137 min.
Interpretación: Eileen Atkins (Mrs. Croft), Bob Balaban (Morris Weissman), Alan Bates (Jennings), Charles Dance (Raymond, Lord Stockbridge), Stephen Fry (Inspector Thompson), Michael Gambon (Sir William McCordle), Kristin Scott Thomas (Lady Sylvia McCordle), Camilla Rutherford (Isobel McCordle), Maggie Smith (Constance, Condesa de Trentham), Geraldine Somerville (Louise, Lady Stockbridge), Tom Hollander (Teniente Comandante Anthony Meredith), Natasha Wightman (Lady Lavinia Meredith), James Wilby (Freddie Nesbitt), Claudie Blakley (Mabel Nesbitt), Laurence Fox (Lord Rupert Standish), Trent Ford (Jeremy Blond), Jeremy Northam (Ivor Novello), Helen Mirren (Mrs. Wilson), Derek Jacobi (Probert), Emily Watson (Elsie), Richard E. Grant (George), Ryan Phillippe (Hnery Denton).
Guión: Julian Fellowes; basado en una idea de Robert Altman y Bob Balaban.
Producción: Robert Altman, Bob Balaban y David Levy.
Música: Patrick Doyle.
Fotografía: Andrew Dunn.
Montaje: Tim Squyres.
Diseño de producción: Stephen Altman.
Dirección artística: Sarah Hauldren.
Vestuario: Jenny Beavan.
Decorados: Anna Pinnock.

CRÍTICA

Pablo del Moral (Cinencanto.com)

Existen muchos directores que se proclaman "autores" e "independientes" como mera máscara de su incapacidad por realizar una película inteligente o competentemente hecha, y aun así son aclamados por la crítica como grandes valores. Por otro lado, tenemos directores como Robert Altman cuya extensa carrera nunca deja de sorprender y cuya integridad como excelso director permanece inmune ante las modas y tendencias del moderno Hollywood, y cuyo espíritu independiente supera con hechos las meras palabras de otros.

Aunque no podría decir que "Muerte a la Media Noche" (título en México de "Gosford Park")* es la mejor película de Altman (en mi opinión se trata de "Popeye"... je, je... es broma), sin duda se trata de una excelente narrativa, hecha con la sutileza y la fuerza característica del director. Desde hace años el estilo con el que hace sus películas sugiere un ambiente caótico, con el tradicional ensamble de actores moviéndose aparentemente a su antojo y entregando diálogos sin ton ni son. Pero paulatinamente se vuelve evidente que hay un firme propósito detrás de esto. El estilo naturalista e informal oculta una intención precisa con un objetivo bien definido. Entre ese aparente caos escénico la cámara se mueve lenta pero segura, captando la información necesaria para dar forma a la historia, y eventualmente, casi por accidente, crea una cohesión narrativa que el espectador intuye sin necesidad de recibirla predigerida.

La trama de "Muerte a la Media Noche" es ideal para este tipo de estructura: a principios de la década de los treintas, un grupo de adinerada gente, junto con su servidumbre, se da cita en una casona en la campiña inglesa para pasar unos días "de cacería". Desde luego parece ser que la caza misma es una mera excusa para socializar, esparcir rumores y criticarse unos a otros. Eventualmente, en la mejor tradición de Agatha Christie, uno de los comensales es asesinado, lo que debería escandalizar al resto de la concurrencia, pero sus políticas internas y rivalidades son mucho más interesantes, de modo que el crimen apenas provoca algo más que pasajero interés y curiosidad.

Esa misma situación se puede utilizar para describir la película: no importan tanto los eventos principales; el interés real está en las relaciones entre los personajes y en las deducciones que se pueden hacer mediante la observación de sus comportamientos hacia otros. El evidente centro de atención es el contraste entre los adinerados "lords" y "ladies" y su servidumbre. Mientras que los señores comen, beben, discuten y riñen en los salones y comedores, los sirvientes hacen lo propio en las cocinas y cuartos de servicio de la mansión. La servidumbre está mejor enterada de todo lo que acontece, pues son meros fantasmas para los señores y señoras, invisibles en sus funciones y sólo aparentes cuando se comete un error.

A pesar de que estos elementos pueden sugerir una pesada lección de conciencia social, Altman está más interesado en entretener a su público que en adoctrinarlo políticamente, de modo que el trasfondo social sólo le da profundidad a la historia, pero sin centrarse en ello. Y aunque la trama parezca tomada directamente de alguna historia corta de Agatha Christie, el resultado es muy distinto, pues lejos de regodearse en el decadente ambiente postvictoriano, Altman lo satiriza con inusitada sutileza, contrastando no sólo nivel económico, sino ideologías, nacionalidades, edades e intereses.

La única deficiencia que veo en "Muerte a la Media Noche" (además de las horribles escenas de cacería) es que su resolución es bastante predecible. Como mencioné, la identidad del asesino no es tan importante como sus motivos, y aún eso se adivina gracias a las pistas que Altman y su elenco dejan durante el desarrollo de la película. Aun así, la más reciente obra del genial director se puede disfrutar en muchos niveles, gracias a su inusual estructura, a su estilo y a las excelentes actuaciones del elenco, particularmente de parte de la asombrosa Helen Mirren. Muy recomendable.

Calificación: 9

Cinencanto.com

* Nota del editor.


Imágenes de Gosford Park - Copyright © 2001 USA Films, Capitol Films, Film Council, Sandcastle 5, Chicagofilms y Medusa Films. Todos los derechos reservados.


© 2002 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.