52ª Berlinale


Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

Inserta tu mail

  .

LA BUTACA - Revista de Cine

.[Especial 52ª Berlinale] [Películas] [Crónicas] [Palmarés]

IRIS

cartel

Dirección: Richard Eyre.
Países:
USA, Reino Unido.
Año: 2001.
Duración: 90 min.
Interpretación: Kate Winslet (joven Iris Murdoch), Hugh Bonneville (joven John Bayley), Judi Dench (Iris Murdoch), Jim Broadbent (John Bayley), Juliet Aubrey (joven Janet Stone), Penelope Wilton (Janet Stone),Samuel West (joven Maurice), Emma Handy (Maurice), Charlotte Arkwright (joven Emma Stone), Juliet Howland (Emma Stone).
Guión: Richard Eyre y Charles Wood; basado en el libro de John Bayley.
Producción: Robert Fox y Scott Rudin.
Producción ejecutiva: Sidney Pollack, Anthony Minghella, Guy East, Tom Hedley, David M. Thompson y Harvey Weinstein.
Música: James Horner.
Fotografía: Roger Pratt.
Montaje: Martin Walsh.
Diseño de producción: Gemma Jackson.
Dirección artística: David Warren.
Vestuario: Ruth Myers.

CRÍTICA

Mateo Sancho Cardiel
Berlín, 12-Feb-02

Tercera película biográfica en menos de vienticuatro horas, "Iris" ha reavivado el ambiente de buen cine en la Sección Oficial, por ser un producto bien hecho, con la factura de credibilidad, con ese sentido de lo solemne que ha caracterizado siempre el cine británico.

Una vez más, la vida privada, en esta ocasión de la poetisa Iris Murdoch, es muy suavizada para la versión cinematográfica. Su difícil carácter y su promiscuidad no son reflejados con toda fidelidad en esta película, pero a pesar de su idealización del personaje principal, el filme es todo un ejem-plo de buen cine porque toma como excusa este personaje famoso para realizar un ejercicio de patetismo muy bien contado. Sin sensiblería, sin caer en ningún momento en la lágrima fácil, "Iris" nos ofrece el lado más terrible del mal de Alzheimer, el sufrimiento más descarnado, no de la enferma, sino del que observa cómo el ser al que ha querido toda su vida, al que ha descubierto en su vitalidad y en su lucidez intelectual, está encauzado hacia la muerte, va poco a poco consumiéndose, convirtiéndose en un ser inerte, sin que pueda hacer nada por evitarlo. Es entonces cuando el amor se pone a prueba, y es por fin lo que realmente lo define: un elemento totalmente altruista y, es más, autoflagelante.

Richard Eyre nos lo narra con una estructura inteligente, llena de flashbacks, de combina-ción de presente y pasado, según Iris va per-diendo los rasgos que la han definido durante toda su vida. No trata de exceder innecesariamente la duración de la película, y se centra puntualmente en lo que quiere transmitir al público, lo que no es más que una idea pero ampliada con infinitud de detalles, con lenta y necesaria progresión. Acompaña con sensibilidad la delicada partitura de James Horner, que debería hacer sido nominado por este trabajo y no por "Una mente mara-villosa", y emplea inteligentemente la iluminación para distinguir los tiempos pasados y alegres del presente inmovilizado y tortuoso. Su estilo no necesita más que de la sobriedad para arrancarnos la emoción y la lágrima desde lo más profundo.

En la buena tradición británica, "Iris" ofrece interpretaciones magistrales. Tres grandes ac-tores que han sido nominados al Oscar con toda justicia. Kate Winslet, Judi Dench y Jim Broad-bent tienen la gran responsabilidad de emocionar al público con encarnaciones basadas en la con-tención y la naturalidad. Los resultados son inme-jorables: Kate Winslet consigue con otra actuación llena de entusiasmo que apreciemos a Iris como una mujer única, sagaz y de gran personalidad, para establecer luego un durísimo contraste con lo que se ha convertido años más tarde, una Judi Dench extraordinaria, que descubre cómo poco a poco pierde su capacidad de acción y raciocinio. Pero el que agarra el corazón del público y lo retuerce sin concesión es Broadbent en el personaje de John Bailey, el más rico de la película. Inocente, tierno, sutil, siempre servicial... expresa sen-timientos con tan sólo una mirada en la que se refleja todo el dolor, toda la angustia, toda la impotencia pero también toda la entrega y todo el amor de quien está perdiendo a su ser más querido, del hombre que ve día a día, con plenas facultades, cómo su amor acaba y su vida deja de tener sentido. Sin duda debe ganar este año el Oscar, porque su interpretación es la razón quizá más notoria que ha hecho de "Iris" una película tan elegante, tan exquisita y tan desnuda como para llegar a ser una magnífica radiografía del alma humana.


Imágenes de Iris - Copyright © 2001 Miramax Films. Todos los derechos reservados.


© 2002 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.