52ª Berlinale


Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

Inserta tu mail

  .

LA BUTACA - Revista de Cine

.[Especial 52ª Berlinale] [Películas] [Crónicas] [Palmarés]

IRIS

cartel

Dirección: Richard Eyre.
Países:
USA, Reino Unido.
Año: 2001.
Duración: 90 min.
Interpretación: Kate Winslet (joven Iris Murdoch), Hugh Bonneville (joven John Bayley), Judi Dench (Iris Murdoch), Jim Broadbent (John Bayley), Juliet Aubrey (joven Janet Stone), Penelope Wilton (Janet Stone),Samuel West (joven Maurice), Emma Handy (Maurice), Charlotte Arkwright (joven Emma Stone), Juliet Howland (Emma Stone).
Guión: Richard Eyre y Charles Wood; basado en el libro de John Bayley.
Producción: Robert Fox y Scott Rudin.
Producción ejecutiva: Sidney Pollack, Anthony Minghella, Guy East, Tom Hedley, David M. Thompson y Harvey Weinstein.
Música: James Horner.
Fotografía: Roger Pratt.
Montaje: Martin Walsh.
Diseño de producción: Gemma Jackson.
Dirección artística: David Warren.
Vestuario: Ruth Myers.

CRÍTICA

Julio Rodríguez Chico

La palabra y el amor

Ahora la mente maravillosa no es el matemático John Nash sino la novelista y ensayista Iris Murdoch. Aunque no se trata de una esquizofrenia sino de un alzheimer, en ambos casos es el amor lo que se alza como la única manera de sobrevivir al dolor y a la enfermedad. Richard Eyre acerca a nuestras pantallas este biopic de la escritora irlandesa avalado por importantes premios, en su mayoría logrados por las excelentes interpretaciones de sus protagonistas.

Iris es una novelista acostumbrada a usar la pala-bra en sus novelas y en sus conferencias, a crear mundos donde la libertad, la educación y el amor actúan como telón de fondo de todo su pensa-miento. Es una mente lúcida y extraordinaria que tendrá que luchar angustiosamente al ver cómo empieza a olvidarse de todo y de todos, y cómo va perdiendo contacto y comuni-cación con quienes le rodean. En este declinar le sostiene su fiel marido, el filólogo John Bayley, a quien en su juventud le hizo partícipe de su mundo interior, frente a otras aventuras amorosas que no pasaban de ser meros roces epidérmicos.

Son numerosas las referencias hechas –especialmente a través de algunos discursos de Iris– al lenguaje como forma de generar el pensamiento, de la educación y de la libertad como maneras de saber y apreciar el amor, en definitiva al mundo de la palabra. Y sin embargo, por encima –irracional y paradójicamente– se levanta otro mundo, el del amor y los afectos que la llevan a casarse con un filólogo de modales simples y torpes. Todo esto puede presentarse como propio y lógico en un novelista, si no fuese porque detrás se esconde toda una filosofía por la que la palabra es la generadora de la verdad de las cosas, y por la que lo importante es ser bueno y descubrir "ese ser divino que hay en el amor, sin necesidad de recurrir a Dios" según dice la propia escritora.

Estamos ante una nueva producción de Miramax, que respira del mismo laicismo y de la misma ambigüedad moral a la que nos tiene acostumbrados. Si en la historia de juventud reduce el amor a sensaciones y a un hedonismo bisexual, en su continuación nos presenta una vida matrimonial más honda pero donde no aparecen los hijos por ningún lugar.

Apoyándose en un montaje paralelo y construida a partir de un flash back operado desde el punto de vista de John Bayley –autor de dos libros sobre los últimos años de la vida de la escritora–, esta historia de amor extraordinario va interca-lando escenas de juventud con otras actuales, cuando surgen los primeros síntomas de la enfermedad; los encadenados son sencillos e hilvanan a la perfección los momentos de juventud con un amor impulsivo sin freno ni moral –escenas reiterativamente exhibicionistas que desentonan del tono lírico y lleno de hondura del film–, con el ya maduro y sereno de la anciana escritora. Es fundamentalmente una película de interpretaciones, con una brillante Judi Dench que trasmite el dolor y la ausencia del mundo de la enferma (poco antes del rodaje había perdido a su marido) y una Kate Winslet que rebosa ansias de vivir y frescura; la cuidada caracterización incluso hace que el parecido físico sea sorprendente. Por su parte, Jim Broadbent ganó el Oscar© por el papel del abnegado y paciente esposo, John Bayley anciano, réplica perfecta a la pareja de actrices.

Película de factura correcta, con unas historias –de antes y de ahora– bien escritas y ensambladas, que nos muestran el amor de este singular matri-monio, que acabó de forjarse en el drama del dolor asentado precisamente allí donde más altas cotas había alcanzado, en el uso de la palabra para crear unos mundos en los que ahora han quedado encerrados.


Imágenes de Iris - Copyright © 2001 Miramax Films. Distribuidora en España: Manga Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Iris"
Añade "Iris" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo


© 2002 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.