LA BUTACA
Revista de Cine
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

OMAGH


cartel
 
Dirección: Pete Travis.
Países:
Irlanda y Reino Unido.
Año: 2004.
Duración: 106 min.
Género: Drama.
Interpretación: Gerard McSorley (Michael Gallagher), Michèle Forbes (Patsy Gallagher), Brenda Fricker (Nuala O'Loan), Stuart Graham (Victor Barker), Peter Balance (Mark Breslin), Pauline Hutton (Sharon Gallagher), Fiona Glascott (Cathy Gallagher), Kathy Kiera Clarke (Elizabeth Gibson), Clare Connor (Caroline Gibson), Gerard Crossan (Hugh), Ian McElhinney (Stanley).
Guión: Guy Hibbert y Paul Greengrass.
Producción: Ed Guiney y Paul Greengrass.
Fotografía: Donal Gilligan.
Montaje: Clive Barrett.
Dirección artística: David Wilson.
Vestuario: Eimer Ní Mhaoldomhanaigh.
Estreno en Irlanda: 22 Mayo 2004.
Estreno en España: 20 Mayo 2005.

 

CRÍTICA
por Tònia Pallejà

Sábado sangriento

  Hace un par de años, Paul Green-grass, hasta entonces mayormente dedicado al medio televisivo, irrumpió con fuerza en el panorama cinemato-gráfico de corte socio-político con la más que recomendable "Bloody Sun-day (Domingo Sangriento)", un inten-so, duro y desgarrador largometraje que prestaba atención a la masacre acontecida en 1972 durante la fecha conocida como Domingo Sangriento, cuando el ejército inglés respondió de forma desproporcionada y contunden-te ante una manifestación pacífica de civiles en Irlanda del Norte, saldándose su intervención con trágicos resultados. Ahora, "Omagh", precedida de mucho menos ruido pero de un aval también considerable de premios, vuelve a reunir a Gre-engrass en el guión y a buena parte de aquel equipo de producción bajo la batuta del menos conocido Pete Travis, para acercarnos a otro de los acontecimientos decisivos en el conflicto británico-irlandés que tiñeron de sangre las esperanzas en el proceso de paz  y provocaron su retroceso. En realidad, es imposible, dada esa autoría compartida, y a tenor de sus semejanzas temáticas y formales —a las que da continuidad ese estilo pseudo-documental común—, no contemplar "Bloody Sunday (Domingo Sangriento)" y "Omagh" como dos partes de un mismo díptico.

  La película nos traslada al 15 de agosto 1998 para recoger los he-chos y las secuelas que sacudieron la ciudad de Omagh, después que una rama escindida del IRA perpetrara un brutal atentado que sesgó la vida de treinta vecinos. Y lo hace a través de la figura de Michael Gallagher, padre de una de las víctimas y más tarde porta-voz del resto de familiares en sus reivindicaciones e investigaciones paralelas.

  Recuerdo el visionado de "Bloody Sunday (Domingo Sangriento)" como una experiencia frenética y descora-zonadora, pues había sido rodada y editada de una forma tan realista, fe-bril y auténtica que era imposible no introducirse en la situación y verse contagiado por el clima creciente, pri-mero de amenaza y crispación, pos-teriormente de terror y desconcierto. "Omagh" no se queda atrás en este sentido, y es que gracias al efecto de la cámara en mano, a su sobria exposición y al estupendo trabajo del reparto, con un entregado y convincente Gerard McSorley al frente, transmite de una ma-nera genuina y orgánica lo que se está sucediendo en la pantalla. El impacto de la explosión de la bomba, así como el caos posterior que se apodera de todo, te dejan sin aliento, del mismo modo que no resulta fácil digerir el dolor y la desesperación de los familiares en todo el proceso, y eso teniendo en cuenta que sus autores no se han recreado más de lo necesario es aspectos truculentos.

  Pero mientras que "Bloody Sunday (Domingo Sangriento)" era, principalmente, una crónica detallada de los hechos, "Omagh" se centra sobre todo en las consecuencias. Tras una gráfica presentación de los preparativos del atentado, y de perfilar la atmósfera de convivencia pacífica entre los habitantes católicos y protestantes de Omagh, y la subsiguiente devastación moral de aquellos que ven cómo de repente y sin razón alguna alguien les arranca de su lado a sus seres queridos, el film sirve en último tér-mino para descubrir la denuncia llevada a cabo por una población disconforme con la actuación de las autoridades "competentes" y la ausencia de resultados, situación que sólo vino a aumentar su resquemor e indignación. Se ponen sobre la mesa aspectos confu-sos y espeluznantes en torno al asunto, como la posibilidad de que la policía tuviera noticia de ello y no hiciera nada para evitarlo por interés, las cuestionables pesquisas, que no dieron fruto alguno, y otras facetas turbias que afectan a políticos y figuras clave. Es, en definitiva, la historia de unas vidas inocentes que fueron utilizadas como moneda de cambio por ambas partes, dentro de un conflicto armado que dura más de tres décadas, y a las que nadie concedió valor. Como recogen las palabras de la responsable de supervisar el caso, las muertes son enteramente imputables a los terroristas, pero existían suficientes indicios como para creer que la conniven-cia, ocultación y desinterés de los diferentes implicados facilitaron no sólo que se produjeran, sino que los criminales quedaran impu-nes. Creo que este último punto, aunque la película lo aborde muy sucintamente, es el más interesante, por las posibilidades que abre para la reflexión y la especulación, no sólo en campo norirlandés, del mismo modo que la doble carga de impotencia e indefensión que deben acarrear las víctimas, como víctimas siempre de unas y otras actitudes.

  Quizás el largometraje de Pete Tra-vis no alcanza la solidez, profundidad, equilibrio y riqueza de perspectivas que ofrecía "Bloody Sunday (Domingo Sangriento)", y como producto estric-tamente cinematográfico se quede unos puntos por debajo de aquélla. Sin embargo, no deja de ser un tra-bajo necesario y audaz, que gana valor al atreverse a tratar un tema tan delicado, y al hacerlo con la contención, tacto y honestidad precisos, huyendo de posibles amarillismos y adornos, y, sobre todo, manifestando un respeto por los afectados desde la sen-sibilidad, la mesura y el rigor que merece todo homenaje a una herida que todavía permanece abierta. Recomendable no sólo para los que sientan interés por la crisis norirlandesa, sino imprescindi-ble para quienes hayan conocido el terrorismo de cerca, puesto que, desafortunadamente, cada vez es un asunto menos ajeno a cualquiera de nosotros.

Calificación:


Imágenes de "Omagh" - Copyright © 2004 Hell's Kitchen International y Tiger Aspect Production. Distribuida en España por Alta Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Omagh"
Añade "Omagh" a tus películas favoritas
Opina sobre "Omagh" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Omagh" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Heroína     Las tortugas también vuelan (Turtles can fly) (Lakposhtha hâm parvaz mikonand)     El secreto de Vera Drake (Vera Drake)     In my country (Country of my skull)     Tierra de abundancia (Land of plenty)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2004 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportajes
Clásicos
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

La ventana indiscreta
Top10
Opinión
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos