53ª Berlinale


Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
USA
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

Apunta tu correo

  .

LA BUTACA - Revista de Cine

.[Especial 53ª Berlinale] [Películas] [Crónicas] [Palmarés]

CRÓNICA DEL MIÉRCOLES 12
Por Diego Vázquez                                                                                  

Día 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 de Febrero de 2003

Spike Lee trae un Nueva York post 11 de septiembre a Berlín

  La Berlinale continúa con una importante afluencia de público, una vez entra-da ya en su tramo final. La expectación volvió a aumentar en esta jornada con la presencia de Spike Lee y Edward Norton presentando “25th hour”. No fueron las únicas estrellas en dejarse caer por aquí, pues también Kristin Scott-Tho-mas y Daniel Auteuil nos hicieron una visita acompañados del director del film “Petites coupures”, Pascal Bonitzer. Atom Egoyan, presidente del jurado de la sección oficial, también charló para la prensa tras una proyección especial de su última película, “Ararat”, que ya se pudo ver en España el pasado año en el festival de Valladolid. De esta manera, con un goteo incesante de nombres po-pulares para la cinefilia mundial, la Berlinale está consiguiendo mantener la atención en su programación entre semana, lo que es un logro siempre busca-do por todo festival.

Imagen de "25th hour"  25th hour de Spike Lee ha sido la encarga-da de mantener la llama del cine americano (tras la participación el lunes de “Confessions of a dan-gerous mind”), a la espera de que durante el pró-ximo fin de semana el festival se cierre con “Gangs of New York”. Parece que el film ha gusta-do aquí, ya que su primera proyección se saldó con una buena tanda de aplausos, y eso que las horas no eran propensas para ningún tipo de manifestación entusiasta. Cierta-mente es un trabajo con valores importantes en su seno, sobre todo en la labor de su reparto (una vez más), con Edward Norton llevando las riendas y Philip Seymour Hoffman, sobresaliendo de nuevo en un papel secundario. La pelí-cula cuenta el último día en libertad de un narcotraficante que ha sido conde-nado a prisión y que decide despedirse antes de sus viejos amigos y descubrir quien le ha traicionado. Lee arranca el film de una manera poética y bella con un juego de luces en el cielo que pronto descubrimos como el recuerdo de las torres caídas en Manhattan. Pero no será el único recordatorio de aquel suce-so, pues los apuntes patrióticos y post 11 de septiembre salpican constante-mente el film, molestando a ratos, sin venir nunca a cuento y hasta rompiendo completamente el ritmo narrativo en ocasiones (sobre todo en la secuencia de insultos a todos los neoyorquinos, de bastante mal gusto, ejecutada por Norton ante el espejo del baño). Desgraciadamente la ironía no parece estar muy pre-sente en estas oleadas de sentimentalismo patriótico y eso, unido a los tics estéticos cada vez más acuciantes en su director, hace que el resultado, aun siendo bueno, no esté a la altura esperada.

Imagen de "Petites coupures"  Tampoco resultó muy convincente el nuevo film francés a competición. Petites coupures es una historia de amor (o mejor dicho de varios amores) llena de extraños giros de guión que ter-minan por llevar una narración aparentemente rea-lista a terrenos de ficción y surrealismo. Auteuil lleva la voz cantante del film dentro de sus arque-tipo de interpretación de hombre aparentemente inofensivo pero bastante pillo. Scott-Thomas se le une más adelante en medio de una historia de amor extravagante y que sucede en parajes perdidos en la montaña. Con todos estos elementos el film cocina un pastel que, si bien no es indigesto, resulta demasiado desconcertante y volátil como para calar pro-fundamente en la audiencia, lo que no le quita que contenga una buena ración de méritos aislados.

Imagen de "Blind shaft" (Mang jing)  El peor parado del día, de todas maneras, fue el film chino de Li Yang, Blind Shaft, debut en el largometraje de su autor, que hasta ahora había realizado su corta carrera en el cine documental. El film contiene un esfuerzo loable y arriesgado por dar a conocer las condiciones de miseria y desesperación que anidan en una China en la que, como dice en un momento determinado un personaje del film, “hay déficit de todo menos de gente”. Esto ha llevado a que este trabajo sea prohibido en su país y a que probablemente su director no pueda volver a filmar allí, ya que esta historia de la explotación, la corrupción y las muertes ocultadas dentro de las viejas y anticuadas minas de carbón que recorren el país, sin duda no debe haber sentado nada bien por allí. El resul-tado es admirable temáticamente, aunque artísticamente no pase de ser un discreto film de picaresca y amistad, que utiliza una estructura de guión muy clásica y explotada, y que no logra asentar el aspecto emotivo que sobrevuela toda su historia.

Imagen de "Flower & Garnet"  Lo mejor del día vino realmente del auténtico co-razón del festival, la sección Panorama, donde se están presentando una gran cantidad de films pro-metedores (que desgraciadamente son imposi-bles de cubrir al mismo tiempo que la sección ofi-cial), entre los que seguro va a  destacar el debut del director canadiense Keith Behrman, “Flo-wer & Garnet”, en el que da toda un lección de cine utilizando los mejores recursos de este arte, dentro de un trabajo plagado de silencios, de dolor y de ausencias no llenadas, donde un niño ha de sobrevivir a la muerte de su madre en medio de una familia rota. La brillantez formal del film, el riesgo tomado en el planteamiento de cada secuencia, su espléndida dirección de actores y su inmersión sin concesiones en el duro mundo que retrata, hacen que esta película sea merecedora de to-dos los altavoces posibles para darla a conocer y para que el nombre de su autor se incluya ya en la lista de los nuevos directores de la cinematografía mundial a seguir de cerca.



© 2003 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.