53ª Berlinale


Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
USA
Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

Apunta tu correo

  .

LA BUTACA - Revista de Cine

.[Especial 53ª Berlinale] [Películas] [Crónicas] [Palmarés]

CRÓNICA DEL JUEVES 13
Por Diego Vázquez                                                                                  

Día 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 de Febrero de 2003

“The Twilight Samurai” se dispone a plantar batalla a “The hours”

Imagen de "Las horas" (The hours)  Parecía difícil que sucediera, pero en la penúl-tima jornada a competición (y faltando aún dos tí-tulos por exhibirse) a la película favorita de este festival para salir el sábado triunfadora, “The hours”, le ha salido un rival de peso que ofreció hoy un cine grande capaz de hacerle frente. No ocurrió lo mismo con la otra película del día (en una jornada de relativo descanso con sólo dos films a competición), “Rezervni Deli" (Spare Parts), que, pese a sus cualidades, no parece tener muchas opciones en el recuento final. En una edición tan magnífica del festival como la que se está viviendo, un nuevo título español hizo también su aparición agradando a parte de la audiencia dentro del apartado “Panorama”. Se trata del regreso al cine de uno de los directores malditos de nuestro país: Eloy de la Iglesia con “Los novios búlgaros”. También Spike Lee, acompañado de los actores de su film “25th hour” se ganó una salva de aplausos en su rueda de prensa por sus declaraciones (suyas y del resto de los presentes en la mesa) contra la guerra de Irak y la política internacional de su país, llegando a acusar a Bush de haber ganado ilegalmente y a plena luz pública las elecciones.

Imagen de "Last scene"  El que haya sido la de hoy una jornada más relajada en lo que respecta a la sección oficial, ha permitido que este cronista apurara munición en la segunda sección en importancia del festival, Panorama, donde además del film de Eloy de la Iglesia se proyectaron cintas tan estimulantes a priori como eran el último trabajo de Hideo Naka-ta (el director de “Ringu” y de “Dark Water”), “Last Scene”, o una nueva adaptación ciber-punk del cuento de Andersen “La pequeña cerillera” , venida también de tierras orientales y titulada “Resurrection of the little match girl”. Ninguno de los dos títulos llegó a cumplir la expectati-vas, aunque ambos son presentables y contienen buenos momentos. La cinta de Nakata supone un giro en su filmografía, al abordar una historia más senti-mental y melancólica, no exenta de guiños a sus reconocidas atmósferas terro-ríficas (sobre todo en la secuencia con la que arranca el film) y que además su-pone una evidente declaración de amor al mundo del cine, ya que su historia transcurre dentro del seno de un estudio cinematográfico. Es un film que se deja ver y que incluso emociona por momentos, pero que también se ve perjudi-cado por un argumento muy limitado que parece no avanzar de la idea de par-tida (enseguida podemos conocer todo lo que va a ocurrir) y que tampoco toca al espectador tanto como cabría esperar.

Imagen de "Resurrection of the little match girl"  Con “Resurrection of the little match girl” de Jang Sun-Woo ocurre algo similar, aunque la cinta se sitúe estética y argumentalmente en el extremo contrario. En este caso se trata de llevar la historia de la cerillera de Andersen a un mundo cibernético post-Matrix, introduciéndola como ar-gumento de un videojuego de realidad virtual, don-de el objetivo es que, como en el cuento, la niña muera congelada, teniendo que evitar que alguna otra persona la mate o se apodere de ella. Para ello un grupo de jugadores compiten entre ellos en una sucesión de batallas dónde las balas, la sangre, las patadas voladoras y todo tipo de fantásticas acrobacias y descargas de adrenalina están a la orden del día. Una sucesión por tanto de secuencias de acción bastante vistas (misma-mente en este festival con “Hero”) y que resultan algo cansinas, sobre todo por la larga duración de cada una de ellas, lo que no quita que los momentos de gran sarcasmo que contiene el film sean muy admirables.

Imagen de "Los novios búlgaros"  En el caso de “Los novios búlgaros” la situa-ción de film irregular se repite (una constante del día) y aunque en su historia se recupera sin rubor y de forma muy provocadora y alocada todo el ci-ne homosexual, gamberro, de drogas y de denun-cia, de la época de la movida madrileña y de la propia filmografía de este rara avis español, no consigue sacar Eloy de la Iglesia a su cinta de los abismos de muchos de sus excesos, obviedades y lugares comunes que recorren el film (principalmente en su trama de narcotráfico). No deja de ser es-timulante ver a Fernando Guillén Cuervo jugársela (y no salir del todo mal parado) al asumir la interpretación, guión y producción de este arriesgadísimo film y la verdad es que, si finalmente consigue estrenarse en España, sin duda traerá aire fresco a nuestras carteleras a pesar de sus imperfecciones.

Imagen de "Rezervni deli"  Ya dentro de la sección oficial, el film esloveno Rezervni deli" (Spare Parts) de Damjan Kozo-le volvió a traer a este certamen el terrible tema de la inmigración ilegal, la carcoma más profunda de la Europa actual, que ha estado presente en este festival desde el primer día. Entrando en comparaciones (que siempre son odiosas, pero también necesarias en estos casos), la cinta de Winterbottom con que arrancó al competición se eleva sobre las demás, aun-que ésta le ande a la zaga. Por medio de un relato de amistad entre un joven idealista y sensible con un hombre viudo que transporta inmigrantes ilegales en su camión hasta la frontera con Italia, su director y guionista plantea un retrato de su país dentro de este problema internacional, con buen ojo para los mo-mentos más dramáticos, pero algo simple en la estructura central de la rela-ción de los dos personajes principales. Un trabajo correcto y, como siempre, necesario.

Imagen de "Tasogare Seibei" (The twilight samurai)  Pero lo mejor llegó al final, cuando el veteraní-simo director japonés Yoji Yamada (ni más ni menos que 76 largometrajes traía a sus espaldas) ofreció uno de los relatos de samuráis más inti-mistas, hermosos y delicados que se han podido ver en décadas. The Twilight Samurai no es un film fácil, pues se toma su tiempo en la cons-trucción de sus personajes, en la descripción de sus acciones, de los lugares donde viven, su for-ma de ser... en crear un universo creíble, en definitiva. Y creíble y muy emocio-nante acaba siendo este film si se logra entrar en él. Algunos compañeros no lo aguantaron muy bien, pues hubo una tanda de abandonos, pero los que per-manecimos encantados en nuestros asientos hasta el final, aplaudimos con ganas esta lección de cine, que tan pronto trae ecos de Kurosawa o de Mizo-guchi, como se aproxima al réquiem por la muerte de la figura del cowboy de “Sin perdón”. Una película magnífica y que contiene un trabajo de filmación de auténtico maestro, por lo que sería muy probable (y muy justo) que se mar-chara al menos con el galardón al mejor director, ya que si bien a nivel global “The hours” se podría situar un poco por encima de este film, en lo que se re-fiere al trabajo de Yamada, éste es imbatible.



© 2003 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.