53ª Berlinale


Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

Apunta tu correo

 


Compras de cine

DVD
DVD

Banda sonora
BANDA SONORA

Varios artistas

Fnac

 
 
 


 
  .

LA BUTACA - Revista de Cine

.[Especial 53ª Berlinale] [Películas] [Crónicas] [Palmarés]

CHICAGO
Dirección: Rob Marshall.
País:
USA.
Año: 2002.
Duración: 113 min.
Interpretación: Catherine Zeta-Jones (Velma Kelly), Renée Zellweger (Roxie Hart), Richard Gere (Billy Flynn), John C. Reilly (Amos Hart), Queen Latifah (Matron 'Mama' Morton), Christine Baranski (Mary Sunshine), Dominic West (Fred Casely), Lucy Liu (Kitty), Deirdre Goodwin (June), Denise Faye (Annie).
Guión: Bill Condon; basado en la obra de Maurine Dallas Watkins y en el musical de Fred Ebb y Bob Fosse.
Producción: Marty Richards y Harvey Weinstein.
Música: Danny Elfman.
Fotografía:
Dion Beebe.
Montaje: Martin Walsh.
Diseño de producción: John Myhre.
Dirección artística: Andrew M. Stern.
Vestuario: Colleen Atwood.
Estreno en USA: 27 Diciembre 2002.
Estreno en España: 7 Marzo 2003.

CRÍTICA por Miguel Á. Refoyo

Crimen, sueños y bambalinas a ritmo de músical

El debut del coreógrafo Rob Marshall es una sorprendente y arriesgada come-dia musical llena de excelentes números que sirven de homenaje a la historia de un género

  Los selectos aficionados al género musical están de enhorabuena. "Chicago" se presen-ta como una estupenda y necesaria restau-ración de un tipo de cine inconfundiblemente americano donde el optimismo y la diversión suponen su principio de existencia como for-ma de espectáculo y comedia. El cine musi-cal, nacido en época de crisis, es un género en-caminado hacia la evasión como recurso para que el espectador escape a un mundo de fantasía, lu-jo y oropel. La portentosa "Chicago" del debutante Rob Marshall logra estos objetivos convirtiendo esta mítica ciudad en un escenario donde realidad, fanta-sías y pensamientos se bifurcan en un contexto en el que las canciones for-man parte del centro de la trama. Unas canciones que son la propia historia y que constituyen la épica de un género resucitado donde cada número brilla por si solo, componiendo momentos musicales que llenan, elevan y templan cada nota para confluir en una increíble composición de imagen, argumento y armo-nía melódica unidos por la sugerente asociación de imagen y sonido, de músi-ca y palabras. Basado en el musical de John Kander, Fred Ebb y Bob Fo-sse, "Chicago" es un admirable espectáculo lleno de intriga, delitos y rivalidad. Una función de música y danza que mezcla astutamente realidad y fantasía, dicotomía expuesta por Marshall a modo de paralelismo para mostrar el mo-mento y los pensamientos de los protagonistas en un mismo espacio.

  Con la inicial "All that Jazz" cantada y bailada por Catherine Zeta-Jones, esta fiesta visual se sitúa en 1929, época de crisis económica donde el crimen se practicaba en un entorno de vaudevi-lle y contrabando de alcohol. La fantasiosa Roxie Hart (Renée Zellweger) sueña con hacerse fa-mosa a través de un amante que dice poder colo-carla en el fastuoso mundo del ‘show business’. Cuando se entera de que todo es un bulo de in-tenciones sexuales, la inocente Roxie asesina al hombre para acabar con sus huesos en la cárcel. Allí conocerá a Velma Kelly (Catherine Zeta-Jones), su bailarina favorita, tam-bién encarcelada por homicidio. El abogado más prestigioso de la ciudad, Billy Flynn (Richard Gere), será el tercer vértice de un triángulo inmerso en un mundo de falsedad, manipulación mediática, teatro y traiciones circunscritas al universo de las candilejas. La gran virtud de esta maravillosa y encantadora co-media es la de acoger los mejores y más provechosos conceptos del musical clásico americano para concebir uno de los homenajes más lujosos del cine moderno al género, pero sin utilizar la modernidad encopetada y fastuosa de "Moulin Rouge", de Baz Luhrmann, referencia obligada en este nuevo y satis-factorio renacimiento genérico. La historia respira el espíritu del cine clá-sico en una alucinante adecuación del musical al formato cinemato-gráfico, del teatro a la imagen, con una impecable puesta en escena al más puro estilo Broadway para sus espectaculares y dinámicos números de baile de estupenda factura y coreografía.

  La fidelidad con el sentido armónico de las re-presentaciones se impone en una sólida dirección acometida con un destacado vigor lleno de es-pectáculo y glamour que se cristaliza en la elimi-nación de todo detalle superfluo para adquirir con ello una magnitud fílmica excepcional, tanto en el terreno visual como en el conceptual. Esta suges-tiva sobredosis de coreografías están orquestadas con temperamento y sabiduría por un maestro del ‘music-hall’ como lo es el debutante Rob Mar-shall, el cual, alejándose de sus precursores Stanley Donen, Gene Kelly o Bubsy Berkeley, hace de sus irónicos guiños a Bob Fosse una visión propia y llena de personalidad. Junto a la gran aportación autoral, la calidad de la cinta se dilata con un reparto en estado de comicidad innata, de capaci-dades nunca antes vistas. Como la brillante Catherine Zeta-Jones (ex bailari-na profesional) supeditada por momentos a ese torbellino de desparpajo y sim-patía de la espléndida Renée Zellweger, que aprovecha sus números y bailes para demostrar su valía interpretativa permitiéndose emular a Marilyn Monroe y salir victoriosa. Por su parte, Richard Gere recobra su últimamente apagado ca-risma en un alarde de evidencia prolífica. Un estupendo trío apoyado en unos secundarios de la talla del siempre genial John C. Reilly y una Queen Lati-fah que recuerda en su momento musical a la genial Sophie Tucker, ambos fructificando su oportunidad con una merecida candidatura al Oscar.

  Pero en el fondo, "Chicago" está hablando de la realidad y los sueños que contienen la evanes-cente y efímera fama envuelta en un mundo de prensa sensacionalista utilizada a modo de mario-netas y abogados arribistas. Un entorno criminal que nada tiene que ver con los gangsters y ma-fiosos de la época. La trama se sitúa en una cár-cel de mujeres vista desde el punto de vista ácido y sarcástico que analiza coherentemente la ambi-ción que anida en la naturaleza humana. Los nú-meros musicales son, además de un cúmulo de virtudes coreográficas de fuer-za cadenciosa, el eje narrativo por el que se desarrolla una historia sin tiempos muertos, de endiablado ritmo y entretenimiento colorista con canciones que contienen en su letra la esencia argumental. Como el impagable número de claquet a cargo de Richard Gere en un juicio presentado como un espectáculo en el que todos actúan y son esgrimidos como parte de la función musical. La película con más nominaciones a los Oscar de este año es una inolvi-dable cinta que ganará con los años el merecido reconocimiento para uno de los musicales más sorprendentes del cine actual.


Imágenes de "Chicago" - Copyright © 2002 Miramax Films. Distribuidora en España: Lauren Films. Fotos por David James. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Chicago"
Añade "Chicago" a tus películas favoritas
Opina sobre "Chicago" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Chicago" a un amigo


© 2003 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.