53ª Berlinale


Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

Apunta tu correo

 


Compras de cine

DVD
DVD

Banda sonora
BANDA SONORA

Philip Glass

Novela
NOVELA

Michael Cunningham

Fnac

 
 
 


 
  .

LA BUTACA - Revista de Cine

.[Especial 53ª Berlinale] [Películas] [Crónicas] [Palmarés]

LAS HORAS
(The hours)
Dirección: Stephen Daldry.
País:
USA.
Año: 2002.
Duración: 114 min.
Interpretación: Meryl Streep (Clarissa Vaughan), Nicole Kidman (Virginia Woolf), Julianne Moore (Laura Brown), Stephen Dillane (Leonard Woolf), Miranda Richardson (Vanessa Bell), Ed Harris (Richard Brown), John C. Reilly (Dan Brown), Charley Ramm (Julian Bell), Toni Collette (Kitty), Claire Danes (Julia Vaughan), Jeff Daniels (Louis Waters), Eileen Atkins (Barbara).
Guión: David Hare; basado en la novela de Michael Cunningham.
Producción: Scott Rudin y Robert Fox.
Música: Philip Glass.
Fotografía:
Seamus McGarvey.
Montaje: Peter Boyle.
Diseño de producción: Maria Djurkovic.
Dirección artística: Mark Raggett, Judy Rhee y Nick Palmer.
Vestuario: Ann Roth.
Estreno en USA: 27 Diciembre 2002.
Estreno en España: 21 Febrero 2003.

CÓMO SE HIZO "LAS HORAS" (2/3)
Notas de producción
© 2002 Lauren Films

  Para Meryl Streep, quien encarna a Clarissa Vaughan, la novela de Cunningham fue como un regalo de amigo. «El libro me pareció hermoso» —nos dice—. «Cuando mi agente me llamó acerca del film, me resultaba imposible imaginar cómo iban a transformar la novela en una película, qué cantidad de todo ese mundo interior podía trasladarse a la pantalla. Sin embargo, cuando el guión cayó en mis manos, me pareció realmente maravilloso. David Hare posee una naturaleza muy emotiva; es un poeta consumado.»

  Streep ya conocía la extraordinaria capacidad de Hare para explorar los pensamientos íntimos de la gente, habiendo actuado en la versión cinematográfica de su obra teatral PLENTY. «David puede expresar cosas que están dentro de la gente» —nos dice Streep—. «Las inserta en la situación y hace que sean representables. Y creo que es eso lo que me convenció de que LAS HORAS sería un proyecto en el que sería digno participar.»

  «Lo que David Hare ha logrado» —nos dice Julianne Moore, quien encarna a Laura Brown—, «ha sido la traslación tanto de la realidad emocional como de la realidad estructural de la novela. Honestamente, no creía que ello fuera posible, pero él lo ha logrado maravillosamente.»

  Gran admiradora de la novela de Cunningham, Moore añade: «Soy una gran lectora de ficción, y raramente me siento sorprendida. Cuando se lee mucha literatura, se aprende a encontrar las pistas, y se adivina lo que va a pasar. Pero LAS HORAS me embargó completamente. Realmente me sorprendió, me conmovió. Cuando alguien logra hacer eso, una se siente como si volviera a tener doce años. Michael Cunningham puede llegar a ser increíblemente auténtico acerca de las cosas que son dolorosas y difíciles en la condición humana y, sin embargo, también resulta tremendamente optimista y conmovedor. Su concepto de pasar «las horas» de nuestra jornada y de nuestra vida, y de lo que eso significa: eso es justo lo que resulta a la vez doloroso y valioso acerca de la vida, todo a un tiempo. Me sentí muy emocionada.»

  Moore entiende a su personaje como alguien que tiene mucho en común con Virginia Woolf. «Lo que Laura comparte con Virginia Woolf es la depresión. Sin embargo, mientras la escritora es consciente de ello como una enfermedad, como algo que combatir, me da la impresión de que Laura está casi sumergida. Se trata de una persona que ni siquiera está presente en su propia vida. Su profunda infelicidad es la condición natural de su existencia. Lo que me gusta, tanto en la novela como en la película, es que sólo se trata de otro día, otra jornada caótica, otro montón de horas que pasar. Lo que no espera es que le sobrevenga un evento cataclísmico. Y no será un día que lleve a otro idéntico, sino que realmente se trata de su penúltimo día en esta particular vida. Si Laura se define de algún modo, es como una lectora apasionada. Eso es algo que apliqué por mí misma. Comparte ese sentido de lo literario con Virginia Woolf.”

  Para Moore, que es madre de dos niños, el papel de Laura tenía una enorme resonancia. «Cuando hice la película, mi hijo tenía tres años y medio; en el rodaje, estaba ya embarazada de mi hija. De hecho, en el libro, el niño es más pequeño, sin embargo, hubiera sido imposible trabajar con uno de tres años. Comprendo la relación que existe entre un niño y su madre. Para mí, era absolutamente desgarrador el hecho de que ese niño estuviera tan ligado a su madre, y que pudiera sentir la depresión de ella y estar tan perdido. No estoy segura de que hubiera sido capaz de entender esto, si no fuera yo misma madre. Pero lo que resulta atroz es que nos damos cuenta de que Laura, en el desenlace de la historia, opta por la única salida que puede tomar. En realidad, está eligiendo vivir antes que morir. Se trata de una mujer confundida por problemas en un matrimonio del que ya no desea formar parte; no tiene idea alguna acerca de su sexualidad; es alguien desesperadamente infeliz; ni tan siquiera sabe si en realidad desea estar en esta vida: es una lectora, no participa. Está perdida. No tiene opciones. Nada. Es un mundo distinto. En la vida de Clarissa vemos un mundo diferente. Ésta es una mujer que ha tenido un niño porque quería un niño, que está con la amante que desea, que ha tomado decisiones acerca de su vida. Laura apenas ha tomado decisiones; se ha refugiado en los libros.»

  Preparándose para el papel de Virginia Woolf en LAS HORAS, Nicole Kidman se sumergió en una investigación acerca de la vida y la obra de Woolf. «Una parte de lo que implica encarnar a alguien que existió realmente es descubrir cual era su esencia» —comenta Kidman—. «David Hare me reveló mucho acerca de ella y, por supuesto, Michael Cunningham también. A lo largo de todo ese tiempo, acabé por enamorarme de Virgiania. Fue una mujer que bregó toda su vida con la muerte, la locura y el amor. La profundidad con la que consiguió captar el pathos de la vida ha sido siempre extraordinariamente importante para mí. Sin embargo, en ella había malicia, sentido lúdico, y joie de vivre, lo que hacía que la gente deseara estar en su órbita. Estaban fascinados por ella; los atraía. Y ella sentía una enorme gratitud hacia su marido por ser tan tolerante con ella. Mucho por lo que luchaba consistía simplemente en poder respirar, poder vivir en Londres si ése era su deseo, y librarse de verse entrampada, tal y como de hecho se sentía en Richmond. Creo que la creatividad procede considerablemente del entorno en que estamos. Eso hizo mucha mella en mí.»

  El personaje de Virginia produjo un singular y profundo efecto en Kidman. «Es muy interesante» —nos dice— «comprobar cómo hay personajes que te llegan en cierto momento de tu vida en que les necesitas. En aquel entonces, no creo que estuviera en mi mejor estado de ánimo, y Virginia fue catártica para mí de un modo sorprendente. Hay una línea muy bella en el guión acerca del modo en que los muertos nos proporcionan regalos. Virginia me dio uno. Eso es lo que es absolutamente extraño acerca de la experiencia: en aquel momento de mi vida, la necesitaba. Necesitaba encarnarla.»

  Para muchos, Nicole Kidman podia ser una elección insólita a la hora de dar vida a Woolf, particularmente debido al escaso parecido físico entre ambas. «No hay demasiada semblanza física entre Nicole Kidman y Virginia Woolf,» —admite Daldry—. «Sin embargo, sí existe un parecido tipo de magnetismo animal. Y hago uso de la palabra ‘animal’ en el mejor de los sentidos; en otras palabras, hay un peligro, una energía a punto de explotar. La gente describe a Virginia Woolf como si hubiera sido un pajarito. Sin embargo, hay algo inquietante en Nicole y, a partir de lo que leemos, también hay algo inquietante en Virginia Woolf. Ambas son puras sangres. Ya que Nicole no puede parecerse exactamente a Virginia Woolf, tratamos de proporcionar de algún modo cierta esencia de lo que se reflejaba en aquel extraordinario rostro.»

  La propia Kidman se sentía inquieta e intimidada ante el reto de tener que afrontar ese papel. «Cuando hay que distorsionar el propio rostro como tuve que hacer yo, y cuando se está encarnando a alguien tan distinta de una misma —y particularmente como actriz australiana interpretando a un personaje que es todo un icono para los británicos y para las feministas— se acaba por pensar: Cielos!! Esto es aterrador!! Realmente, tuve que depositar toda mi confianza en la persona que me estaba guiando a través de la maraña. Y Stephen me guió. Me ayudó muchísimo a moldear el personaje, y me infundió una enorme confianza para que pudiera avanzar.»

  «Tuve una gran suerte por contar con estos actores» —comenta Stephen Daldry—. «Y no sólo por Julianne, Meryl y Nicole, sino también por todo el resto del reparto, repleto de una capacidad y talento extraordinarios. Cada día, era maravilloso e instructivo contemplar todos esos distintos métodos de trabajo.»

  Efectivamente, LAS HORAS ejercía un gran magnetismo en los actores, e incluso para los papeles secundarios más pequeños se aportó el mayor de los talentos.

  «Creía que nunca se me permitiría hacerlo» —comenta Allison Janney, quien encarna a Sally, la amante de Clarissa—. «Creía que nunca me dejarían estar el suficiente tiempo fuera del plató de THE WEST WING (1999). Sin embargo, estaban tan entusiasmados con ello como yo, y trabajaron como locos para permitirme poder integrarme. Ello me conmovió.» Por otra parte, Janney estaba encantada de tener como oponente a Meryl Streep. «En una escena donde ella aparece, estamos en la cama, y yo le doy la espalda, y me digo: “¡¡Estoy en la cama con Meryl Streep!!” Fue en verdad un momento maravilloso.»

  Toni Collette, quien encarna a Kitty, la oponente de la Laura Brown de Julianne Moore, se sentía igualmente encantada de formar parte del remarcable reparto de conjunto. Describe a su personaje como «la viva y maquillada imagen del disimulo; es alguien que siempre dice una cosa queriendo decir otra. Kitty ha vivido en una torre toda la vida, y ya es hora de que descienda. Pero lo hará con una sonrisa en el rostro.»

  «LAS HORAS es un libro brillante, y la adaptación es exquisita» —añade Collette—. «Mientras estaba trabajando en la película, tenía la impresión de ser muy afortunada por estar, aun siendo una migaja de esta tarta tan especial. Se trata de una pieza muy inteligente y sugestiva. Estoy muy orgullosa de formar parte de ella.»

  Cuando se ofreció a John C. Reilly el papel de Dan Brown, no tuvo que pensárselo mucho. «Para mí, la decisión era evidente,» —nos dice. Además de la calidad del proyecto y de su reparto, Reilly se sintió atraído por la posibilidad de desarrollar un personaje que era parecido a otro que ya había encarnado en otro film—. «Cuando leí el guión, mi primera sensación fue que ya había interpretado ese personaje en un trabajo anterior. De alguna manera, sentía que ya conocía a ese tipo. Es un veterano de la guerra que estuvo en el Pacífico Sur durante la Segunda guerra mundial; y yo participé en THE THIN RED LINE (LA DELGADA LÍNEA ROJA, 1998) dando vida a un tipo que está en Guadalcanal, al Sur del Pacífico. De algún modo, sentí que podía aplicar aquella experiencia.»

  Jeff Daniels, quien encarna a Louis Waters, antaño amante de Richard, el poeta que está muriéndose de SIDA, también se sintió atraído por su personaje.

  «Lo que me gustó de este papel fue el dar vida a esa situación universal en la que dos personas se dedican a repasar los viejos tiempos, tras muchos años sin verse, y hallan el modo de rememorar lo bueno, lo malo y, más importante aún, todas esas cosas no resueltas. Para bien o para mal, aquí estamos de nuevo, como si fuera ayer. Y no transcurre demasiado tiempo que la conversación intrascendente da paso a algunos comentarios más bien intencionados, y entonces se cargan los mísiles y todo el mundo se cubre. ¿Para qué son los viejos amigos si no?»

  Daniels estaba particularmente encantado de hallarse en compañía de tales colegas. «Era como si se me pidiera jugar en el All-Star Game. Engrosar una lista que pesa quilates. Donde, además, hay que añadir a Stephen Daldry, David Hare, Ann Roth [diseñadora de vestuario]… no importa. Para mí, no obstante, lo impresionante era trabajar con Meryl.»

  «Stephen también proviene del teatro, como la mayoría del reparto, por lo que la energía vertida en la exploración de los personajes era muy específica. Stephen es un gran colaborador. Estaba en todo a todas horas, asegurándose de que no olvidáramos nada. A veces, una opción llevaba a otra idea y lo probábamos. Es emocionante trabajar con él.»

  Stephen Dillane, ganador del Tony, que en LAS HORAS da vida a Leonard Woolf, el marido de Virginia, halló la clave de su personaje en el guión de David Hare.

  «Creo que la adaptación para la pantalla es excelente, muy conmovedora. Leonard Woolf era un hombre remarcable por derecho propio, profundamente comprometido con sus ideales tanto en lo referente a su vida personal como política. Su autobiografía es digna de leer. Woolf poseía la rara capacidad de captar los detalles de su tiempo que ofrecen una mirada a la época en la que vivió. Estaba inusualmente dedicado a los debates políticos y estéticos del momento. Era un hombre que trató de vivir de acuerdo con sus creencias, y dejó trazo de sus éxitos y fracasos en el empeño con honestidad y sinceridad desarmantes.

  «Los hay que consideran a Leonard Woolf insensible y sobreprotector; alguien que controlaba obsesivamente la vida de Virginia Woolf. Otros creen que Virginia Woolf necesitaba y quería la protección de Leonard Woolf para alejarse de sus instintos autodestructivos. ¿Quién sabe? El guión sigue al libro inclinándose hacia la primera interpretación.»

  Miranda Richardson, nominada en dos ocasiones al Oscar, da vida a Vanessa Bell, la hermana de Virginia Woolf. Una de las razones que le atrajo de LAS HORAS fue la fuerza de la escritura de David Hare, y el hecho de que su personaje aporte cierta luz a la vida de Virginia Wolf y al film mismo.

  «Se trata de un guión maravillosamente complejo, que aun reflejando el libro posee cualidades propias,» —observa Richardson—. «Me encantaba absolutamente que mi personaje, Vanessa, por comparación con su hermana Virginia, fuera alguien casi despreocupada. La tensión entre ellas me recordó la relación de muchas hermanas. Eran prácticamente simbióticas, con una sutil rivalidad subterránea. Me da la impresión de que Vanessa sentía que tenía que cuidar a Virginia igual que lo hacía con uno de sus hijos y, sin embargo, también parecía tener la tentación de rehuir emocionalmente la intensidad de Virginia.»

  Durante la preproducción, Daldry insistió en un periodo de ensayos extenso para los actores y para él mismo, algo poco frecuente en la realización de largometrajes. «Dado que procedo del teatro,» —explica—, «se me hace difícil predeterminar mi visión de una escena, o de una secuencia de escenas, sin disponer previamente de una exploración con los actores. Para mí, ésta es la única manera de elaborar la dinámica y emoción internas de una escena. A partir de aquí, puedo estudiar dónde puede o no estar la cámara. Era muy satisfactorio disponer del guionista en los ensayos; puede rescribir a partir de lo que los actores aporten, a partir de sus intensidades y debilidades. Y más importante que todo, teníamos la suerte de disponer de un grupo de actores maravillosamente experimentado, muchos de los cuales tienen una larga trayectoria en los proscenios y están habituados a esta manera de trabajar. En el proceso de ensayos, eran capaces de operar de un modo que David y yo podíamos comprender. Nos pareció increíblemente útil.»

  «Stephen es muy atento con los actores y el proceso interpretativo» —nos dice Claire Danes, quien encarna a Julia, la hija de Clarissa—. «Mi papel en LAS HORAS es modesto, y lo ensayé más de lo que lo he hecho con algunos papeles protagonistas que he interpretado en otros largometrajes. Stephen comprende lo que es la interpretación, y para él es un auténtico placer ayudar al actor a componer el personaje desde la misma base.»

  Había otra razón por la que Daldry sentía que un periodo extenso de ensayos era indispensable. «Una de las grandes satisfacciones de ensayar y de conocer el guión muy bien antes de rodarlo era que permitía saber cómo era el modelo de transición de una historia a otra. Con ritmo, lo que se contempla es, básicamente, lo ensayado, lo que es muy singular. Antes de rodar un solo metro, sabíamos con bastante precisión dónde una historia iba a dar paso a otra, y cuál había de ser el ritmo colectivo de todas ellas. En otras palabras, nada de ello se creó en la mesa de montaje. En todo momento era posible orientar a los actores hacia donde nos dirigíamos a continuación.»

continúa >>


Imágenes y notas de cómo se hizo "Las horas" - Copyright © 2002 Miramax Films, Paramount Pictures y Scott Rudin / Robert Fox Productions. Distribuidora en España: Lauren Films. Fotos por Clive Coote y Francois Duhamel. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Las horas"
Añade "Las horas" a tus películas favoritas
Opina sobre "Las horas" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Las horas" a un amigo


© 2003 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.