53ª Berlinale


Secciones

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

Apunta tu correo

 


Compras de cine

DVD
DVD

Banda sonora
BANDA SONORA

Philip Glass

Novela
NOVELA

Michael Cunningham

Fnac

 
 
 


 
  .

LA BUTACA - Revista de Cine

.[Especial 53ª Berlinale] [Películas] [Crónicas] [Palmarés]

LAS HORAS
(The hours)
Dirección: Stephen Daldry.
País:
USA.
Año: 2002.
Duración: 114 min.
Interpretación: Meryl Streep (Clarissa Vaughan), Nicole Kidman (Virginia Woolf), Julianne Moore (Laura Brown), Stephen Dillane (Leonard Woolf), Miranda Richardson (Vanessa Bell), Ed Harris (Richard Brown), John C. Reilly (Dan Brown), Charley Ramm (Julian Bell), Toni Collette (Kitty), Claire Danes (Julia Vaughan), Jeff Daniels (Louis Waters), Eileen Atkins (Barbara).
Guión: David Hare; basado en la novela de Michael Cunningham.
Producción: Scott Rudin y Robert Fox.
Música: Philip Glass.
Fotografía:
Seamus McGarvey.
Montaje: Peter Boyle.
Diseño de producción: Maria Djurkovic.
Dirección artística: Mark Raggett, Judy Rhee y Nick Palmer.
Vestuario: Ann Roth.
Estreno en USA: 27 Diciembre 2002.
Estreno en España: 21 Febrero 2003.

CRÍTICA por Mateo Sancho Cardiel
Festival de Berlín, Alemania

  Es curioso cómo ha tenido que ser en su viaje a Hollywood para hacer una película de gran estudio, con actores de peso y presupuesto considerable, cuando Stephen Daldry ha optado por la contención, la congelada intelec-tualidad y se ha deshecho de la sensiblería con que espolvoreó su anterior pe-lícula, “Billy Elliot”. En su nuevo y radicalmente maduro proyecto, “Las horas”, Daldry se atreve con la adaptación de la novela homónima de Michael Cunnin-gham, un paralelismo triple que entronca las vidas de Virginia Woolf y dos mujeres influenciadas de una manera más o menos directa por su obra.

  El resultado se presenta en Berlín y consigue llenar las amplias expectativas que lucen un re-parto de grandes damas de la pantalla, las bue-nas críticas cosechadas en Estados Unidos y la cantidad de premios que ha venido acumulando con vistas a triunfar en la noche de los Oscar. Pe-ro, al contrario de lo que a priori pueda parecer, no es “Las horas” la arquetípica producción enfo-cada desde un principio a calar en el sentimiento y en los académicos, sino más bien al contrario. En una trama que aborda con ambición los grandes temas del arte, que refleja con múltiple mirada la frustración y que capta procesos doloro-sos como el SIDA o la esquizofrenia, la crisis de autoestima, la soledad y el suicidio, la aséptica e inteligente cámara que vertebra los fotogramas de “Las horas” escapa gloriosa al melodrama, se establece fría (quizá demasiado) y firme ante la naturalización de la tragedia y renuncia a cierta contundencia para mostrar los trágicos mundos interiores de varios personajes como un pro-ceso lógico y comprensible, sin ademanes ni densidades petulantes.

  En su quirúrjica disección del alma humana –más concretamente femenina–, “Las horas” nos presenta con pausado dinamismo las li-mitaciones del hombre como animal social. En el caso de Virginia Woolf, como en el de Laura Brown o Clarissa Vaughan, la constante es la de-solación al margen de sus problemas externos o físicos. Es así como el guión de David Hare se despega de cualquier aliento trágico, para entrar en lo mundano de una dolencia superviviente al tiempo y al espacio, como un defecto de fabricación humana del que, una vez consciente, nos retorcerá de dolor. Es la radiografía de la más punzante consecuencia del vínculo social y amoroso, el compromiso que nos exige el importante papel que desempeña-mos en la felicidad de los seres que nos rodean y que nos aman. “Las horas” habla de observarnos a nosotros mismos, propone un ejercicio de introspección y abstracción para tratar de escubriñar cuál es nuestra meta en la vida, cómo podemos alcanzar una felicidad auténticamente nuestra y, en sus ejercicios de verdadero equilibrio para transcurrir con paz, la película resulta precisa, perfecta si no fuera porque encuentra en único defecto al pecar de prudente en su acer-camiento a la emoción.

  La grandeza de “Las horas” se alimenta también de la composición mimada, hereda-da de la literatura, de cada personaje, por pequeño que éste sea. La gama de miserias y tesoros humanos que desfilan por la panta-lla convierten la película en un poderoso es-tudio de nuestra naturaleza, en un recorrido coral por los rincones del alma. Las pincela-das maestras que se dan de cada personaje nos lo sitúan enseguida con un pasado y un presente omitidos pero palpables y las magnífica interpretaciones ayudan a que el susurrado mensaje de “Las horas” llegue con silenciosa nitidez: Nicole Kidman plasma con majestuosa senci-llez la consciencia de su autodestrucción, Julianne Moore está espléndida como mujer frustrada sin un gran motivo al que achacarlo, mientras que Ed Ha-rris ofrece una interpretación desnuda en su desesperación. Son los más des-tacables de un reparto en el que también están la metódica Meryl Streep, una breve pero intensa Toni Collette, la siempre estupenda Miranda Richardson, Clarie Danes, Jeff Daniels o John C. Reilly.

  En definitiva, “Las horas” es una de las películas más ricas, sutiles y com-plejas de cuantas se han paseado por las pantallas en el último año y una verdadera rareza por la neutralidad de su enfoque. Exigente con el especta-dor y discreta en su gravedad, es un filme para analizar y descubrir en sus plie-gues su certera genialidad.

Calificación: 9


Imágenes de "Las horas" - Copyright © 2002 Miramax Films, Paramount Pictures y Scott Rudin / Robert Fox Productions. Distribuidora en España: Lauren Films. Fotos por Clive Coote y Francois Duhamel. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Las horas"
Añade "Las horas" a tus películas favoritas
Opina sobre "Las horas" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Las horas" a un amigo


© 2003 LaButaca.net - Revista de Cine. Ángel Castillo Moreno. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.