55ª BERLINALE - Festival Internacional de Cine de Berlín

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 


EL SABOR DE LA SANDÍA

(The wayward cloud) (Tian bian yi duo yun)


cartel
Dirección y guión: Tsai Ming-liang.
Países:
Taiwán y Francia.
Año: 2005.
Duración: 114 min.
Género: Comedia, erótica, musical.
Interpretación: Chen Shiang-chyi (Shiang-chyi), Lee Kang-sheng (Hsiao-kang), Lu Yi-ching, Yang Kuei-mei, Sumomo Yozakura, Hsiao Huan-wen, Lin Hiu-xun, Jao Kuo-xuan, Hung Shu-mei, David Yang, Wu Huan-wen.
Producción: Vincent Wang y Bruno Pesery.
Fotografía: Liao Pen-jung.
Montaje: Chen Sheng-chang.
Dirección artística: Yip Kam-tim.
Vestuario: Sun Hui-mey.
Estreno en Taiwán: 18 Marzo 2005.
Estreno en España: 25 Noviembre 2005.

CRÍTICA por David G. Natal

Un estado de ánimo

  Si decidiera comenzar este análisis explicando de forma fiel “de qué va” esta última película de Tsai Ming-Liang, y primera que llega a nuestras pantallas, quizá una frase bastaría, y una vez hecho, des-cubriríamos que esa frase no quiere decir nada. La causa es que "El sabor de la sandía" es, ante todo, un estado de ánimo, una predisposi-ción, pompas de jabón saliendo del grifo de un baño. No se trata de que Ming-Liang no cuente muchas cosas, en absoluto, sino de que lo hace mediante un entrelazado que le es tan propio, una lógica tan pre-ciosa, que a uno le entran reparos de ir a estropearlo todo con cuatro prosas mal escritas. No explicar, incitar.

  Hay que situar a Tsai Ming-Liang en la esperanza de que esta película sirva para que su obra alcance la repercusión que hoy en día ya tienen aquí otros orientales como Kim-Ki Duk o Wong Kar-Wai (el deseo también vale para la obra de otros genios descono-cidos como Apichatpong Weerasethakul). Ming-Liang es de origen malayo pero su obra se desarrolla en la cinematografía taiwanesa. Su cine tiene algo de lo que tenía aquella serie de pelí-culas que Truffaut hizo siguiendo a su al-ter-ego Antoine Doinel (Jean-Pierre Lé-aud). Aquí el actor tras el que se escon-de el propio director es este fantástico Lee Kang-Sheng que protagoniza "El sabor de la sandía" y cuyo per-sonaje evoluciona en las películas anteriores de Ming-Liang.

  En esta última historia, Hsiao-Kang (Lee Kang-Shen) sobrevive traba-jando para la industria del porno en el contexto de una ciudad asolada por la sequía y el calor. En este marco reencuentra a Shiang-Chyi (Chen Shiang-Chyi), a la que ya había conocido en un momento de otra película del director. A partir de este núcleo, casi circunstancial, se establece una lógica básica en la obra del director en la que los intercambios se producen no por medio de la palabra, sino por roces, sutilezas y simulacros. Los personajes se tocan "de forma coherente" configurando ese estado de ánimo que es "El sabor de la sandía".

  Una de las claves de esta película es el que se articule como una comedia musical a base de recursos a los que el especta-dor, al menos el occidental, no está habituado. En este sentido, la ocupación  del protagonista como actor porno proporciona un arse-nal de trucos cómicos poco habituales, que relacionan a Tsai Ming-Liang con el humor de Tati o con los intentos de Paul Thomas Ander-son en la sorprendente "Punch-drunk love. Embriagado de amor". Este arsenal cobra un nuevo sentido aquí al verse entremezclado con poé-ticas similares a las de la obra de Oshima y con la capacidad del pro-pio Ming-Liang para mantener los planos hasta que la comprensión de los sentimientos de sus protagonistas es máxima.

  El carácter definitorio que proporcionan los números musicales a esta cinta está marcado por una búsqueda de la belleza en la simplicidad que se ve acompañada (choque en el espectador) con un arsenal de exageraciones cercanas a lo que en España se puede asociar con el "humor amarillo" de Kitano en su época. El resul-tado final de la combinación de los silen-cios de Oshima, el humor físico de Tati, el "humor amarillo" de Kitano es una obra original,  un estado de ánimo que necesita de la complicidad máxi-ma del público, que se ve golpeado desde la primera escena, y en el que la sutileza (las hormigas de lo no visto) se ve combinada con la agresividad de la última escena. Den una oportunidad a esta pelí-cula,  lo mejor que se puede decir de "El sabor de la sandía" es que es difícil describir todo lo que provoca. La labor del análisis aquí sólo puede ser la misma que la de la película en sí, sugerir, incitar.

Calificación:


Imágenes de "El sabor de la sandía" - Copyright © 2005 Arena Films, Homegreen Films y Arte France Cinema. Distribuida en España por Lauren Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El sabor de la sandía"
Añade "El sabor de la sandía" a tus películas favoritas
Opina sobre "El sabor de la sandía" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El sabor de la sandía" a un amigo
 

OTRAS PELÍCULAS DEL FESTIVAL

Kakushi ken - Oni no tsume (The hidden blade)     Kong que (Peacock)     Kinsey     One day in Europe (Galatasaray-Dépor)     De battre mon coeur s'est arrêté (The beat that my heart skipped)

Suscribe tu correo para recibir gratis los boletines de La Butaca:

Copyright © 2005 LaButaca.net - Revista de Cine. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.