LA BUTACA
Revista de Cine

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

Banda sonora de "El último show"
BSO

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (22)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


EL ÚLTIMO SHOW
(A Prairie Home Companion)


Dirección: Robert Altman.
País:
USA.
Año: 2006.
Duración: 95 min.
Género: Comedia dramática, musical.
Interpretación: Kevin Kline (Guy Noir), Woody Harrelson (Dusty), Tommy Lee Jones (el ejecutor), L.Q. Jones (Chuck Akers), Garrison Keillor (GK), Lindsay Lohan (Lola), Meryl Streep (Yolanda), Virginia Madsen (mujer peligrosa), John C. Reilly (Lefty), Maya Rudolf (Molly), Lily Tomlin (Rhonda), Tim Russell (Al).
Guión: Garrison Keillor; basado en un argumento de Garrison Keillor y Ken LaZebnik.
Producción: Robert Altman, Wren Arthur, Joshua Astrachan, David Levy y Tony Judge.
Música: Richard Dworsky.
Fotografía: Edward Lachman.
Montaje: Jacob Craycroft.
Diseño de producción: Dina Goldman.
Vestuario: Catherine Marie Thomas.
Estreno en USA: 9 Junio 2006.
Estreno en España: 23 Marzo 2007.

CRÍTICA por Almudena Muñoz Pérez

  Algunas veces me asombra el poco valor trascendental que muchas personas dan al cine. Porque otras muchas veces demuestra con creces su capacidad para adelantarse a la vida o, incluso, a la muerte. Los actores se mantienen jóvenes eternamente en la pantalla, pero son los directores quienes dejan más claro su adiós definitivo. No sé si Robert Altman era consciente o no de que “El último show” podía ser la última de sus películas, y aunque no me atrevo a calificarla de su “Dublineses (Los muertos)” (1987) particular, la atmósfera de pérdida y despedida que posee, provoca tanto escalofrío como evocadora nostalgia.

 

  Hace tiempo que el director de “MASH” (1970), como en aquellos gloriosos inicios, se había desperdigado en una versatilidad desconcertante y de cierta cata insípida. Del drama a la comedia, o mezclando ambas en tan pretenciosos como simpáticos productos –véase "Gosford Park" (2001)–, su carrera no parecía encaminada a remontar en un último ascenso de cisne como sí han logrado Eastwood o Scorsese. En esta tesitura, la obra que cierra su filmografía no añade una perla de belleza desconocida, pero por lo menos no desluce el ya de por sí estrambótico conjunto. Y es que, de alguna manera, Altman ha sabido recoger los componentes básicos que le han marcado, en una historia que habla descaradamente de finales lentos y obvios.

 Las emisoras de country, aquellas representantes de la "música para blancos" estadounidense y que lograron su mayor apogeo hace un par de décadas, se convierten en el contexto perfecto para un grupo de personajes que, como Altman, han aceptado con risueña resignación el candado que se les echa encima. Aunque la caída de las audiencias de estas cadenas es una realidad actual, en este caso se utiliza como una representación abstracta del recorrido del cine y del director en los últimos años. Empezando por ese dial que arranca en los créditos y recorre diversas voces –volvemos a la heterogeneidad– para apagarse por completo. A partir de ese momento, el espectador asiste a un pase de viejas –y jóvenes caducas– glorias de la radio que, en la línea que caracteriza al autor de “Vidas cruzadas”, se entrelazan en conversaciones cotidianas tirando al recuerdo embelesado. Precisamente ese sello ya no exclusivo pero necesario para rememorar al mismo tiempo los orígenes del director, anunciando su propio recuerdo, es el que enrarece una película ya de por sí rancia de espíritu y forma. Desde que Paul Thomas Anderson evidenciase la excusa del azar para unir historias paralelas en la sublime “Magnolia” (1999), este tipo de estructura múltiple confunde a un tipo de público a la vez que aburre a quienes ven más pretensión que relación real entre los personajes. En todo caso, el tema que planea sobre cada uno de los cortes es el mismo: la huida, hace tiempo, del aval que requiere el talento para servir de algo.

  “Todo está ocupado por gente que grita y ordenadores”, proclama uno de los protagonistas de la cinta, en alusión directa al medio radiofónico, pero más evidente hacia el cinematográfico. Y es que Altman, adaptado a su propia vieja escuela, también imprime su mirada melancólica hacia una manera de hacer películas que se ha perdido y que, irremediablemente, se convertirá en otro incomprensible para él. Esto lo transforma en persona en Lindsay Lohan, que encarna como actriz y como personaje un arco de transformación negativa –no sé si con la mala baba del director ante el conflictivo historial de la joven–. Ante este cambio, Altman se resiste con sus auto-homenajes a veces poco inspirados: el paisaje hopperiano del principio que remite sin pudor a “Un largo adiós” (1973), lo mismo que las alusiones a Fitzgerald. La mujer de blanco (Virginia Madsen) que, con su presencia entre angélica y mortífera, se desliza en insinuaciones a la recurrente Muerte y a elementos mágicos que confluyen en un final un poco cargante. Como en "El doctor T y las mujeres" (2000), parece optar por la vía surrealista y fácil para cerrar con un estilo distinto, aunque en este caso resulta menos gratuito y más consciente por ese reconocimiento de que en su cine las casualidades lo son porque sí, sin excusas previas o posteriores.

  La radio no ha sido una presencia recurrente o fructífera en el cine, y “El último show” tampoco pretende rendirle homenaje con su ambientación sencilla, oscura, de tonos marrones e iluminación focalizada en las "estrellas". Quizá lo más llamativo de toda la orquestación es que siempre veamos el escenario, pero nunca la platea de la que proceden los aplausos, como el homenaje definitivo que rinde al cine, no a su público. Puede entreverse cierta egolatría profesional, pero, visto con mayor benevolencia, en esa actitud Altman parece denotar que la audiencia es importante después de que la obra haya sido realizada. Mientras tanto, que es de lo que trata la película, lo que importa es saldar cuentas con uno mismo. Y en esa tarea le ayuda un plantel de actores consolidados y que crean una pasta homogénea con sus voces: Meryl Streep, Woody Harrelson, Lily Tomlin o John C. Reilly –que ya había demostrado sus dotes musicales en "Chicago"–.

  Los detractores de la música country no tendrán aquí a su película favorita, pues las actuaciones musicales rebosan en el metraje –si bien agradecidamente elípticas o de fondo en muchas ocasiones–, y tampoco la encontrarán quienes esperen una crítica ácida hacia la decadencia del espíritu americano a través de su cultura. Sin más ambición que hablar de sí mismo –¿y ésa es mucha o poca ambición?–, Robert Altman demuestra la necesidad de despedirse y no salir de escena de forma abrupta. ¿Previsión anticipada, clarividencia? El secreto se lo llevó a la tumba este señor serio que, sin embargo, a veces sabía cerrar la puerta con un toque de gracia.

Calificación:


Imágenes de "El último show" - Copyright © 2006 GreeneStreet Films, River Road Entertainment, Sandcastle 5 y Prairie Home Porduction. Distribuida en España por Manga Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El último show"
Añade "El último show" a tus películas favoritas
Opina sobre "El último show" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El último show" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Dreamgirls     Manuale d'amore 2 (corregido y aumentado) (Manuale d'amore 2 [capitoli successivi])     Recortes de mi vida (Running with scissors)     Más extraño que la ficción (Stranger than fiction)     Paris, je t'aime

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad