Inicio > Bandas sonoras > Curiosidades de la banda sonora de “La Sirenita”

Curiosidades de la banda sonora de “La Sirenita”

Escrito por el 28.11.08 a las 8:01
Archivado en: Compositores, Curiosidades

El compositor Alan Menken y el letrista Howard Ashman se hicieron cargo de la banda sonora de “La Sirenita”, cinta que, como se ha dicho hasta la saciedad, supuso el renacimiento de las clásicas películas de dibujos animados de la Disney. Ambos trabajaron de manera estrecha con los realizadores y aportaron no pocas ideas al filme; así, en el guión original existía un cangrejo llamado Clarence, un malhumorado conductor de orquesta inglés. Ashman consideraba que este personaje era el idóneo para narrar la historia, si bien le otorgó una mayor vivacidad y alegría (por supuesto, estamos hablando de Sebastián). Samuel E. Wright fue el actor que prestó su voz a este simpático animal en la versión original del largometraje. Como él mismo explica, su primer encuentro con Menken y Ashman fue en Nueva York: «Alan y Howard estaban allí, obviamente escribiendo, con barba de tres días y ojeras bajo sus ojos. Dijeron que cogiera la cinta, la oyera, y regresara. Era La canción “Bajo el mar”. Volví, y ahora tenían barba de cinco días, parecían peor. Había un pequeño piano y un micrófono, y Howard se sentó en su mesa y Alan al piano, y dijeron: “cuando quieras”. Comencé a cantar, saltando por todo el lugar como en una audición de Broadway. Me dijeron que gracias, que no los llamara, que ya se pondrían en contacto conmigo».

sirenitacuriobso.jpg

«Un largo tiempo después», continúa Wright, «mi agente me llamó y me dijo que lo había conseguido. Así que regresé y había una batería de teclados electrónicos, allí estaba Alan todo excitado y lleno de energía, y había un montón de gente sentada alrededor. Les pregunté que por qué me habían elegido, y me dijeron que había algo diferente en mí que era interesante». La veterana Pat Carrol dobló a la maligna Úrsula, percatándose enseguida del perfeccionismo con el que trabajaban los autores de la banda sonora, quienes cuidaban cada nota o palabra de sus canciones. Jodi Benson se puso en la piel de Ariel y se dio cuenta de ello durante la grabación de «Parte de él», donde Ashman hasta redujo la luz de la sala para crear la atmósfera adecuada. En cuanto a la música instrumental, fue el letrista el que precisamente animó a Menken a que se hiciera cargo de ella, escribiendo una estupenda partitura; ahí están para corroborarlo las piezas «Fanfarria», donde se intentó imitar a los viejos clásicos de Disney, «La tormenta» («fue mi primera oportunidad para componer música de acción y aventura. Aprendí que una demo en sintetizador no puede reemplazar a una orquesta», desvela Meken) y «Hora de dormir», una de las favoritas de Ashman.

En la imagen: Fotograma de “La Sirenita” – Copyright © 1989 Walt Disney Pictures. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no tiene por qué coincidir necesariamente con la de los responsables de esta web.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)

(opcional)



2 - Joaquín R. Fernández - 18:07 - 29.11.08

Buf, eso no lo detallan en la información que recogí XD Desde luego, resulta encomiable la forma en la que ambos se involucraron en este proyecto.



1 - Miguel A. Delgado - 10:04 - 28.11.08

¡Jajajaja! ¿De cuántos días sería la barba del encuentro final?

Un saludo!



 
Vídeos Películas Más cine Facebook     Twitter     Instagram     YouTube                   
Destacado:  Del coco de Disney•Pixar a los perfectos desconocidos de Álex de la Iglesia

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.