Inicio > Bandas sonoras > La música callada (¡y tan callada!) de cierto tipo de cine

La música callada (¡y tan callada!) de cierto tipo de cine

Escrito por el 15.03.08 a las 10:00
Archivado en: Actualidad

¿Coincidencias o tendencias? En varias películas que he tenido ocasión de ver recientemente —por lo demás, películas que han obtenido numerosos reconocimientos de distinto ámbito y nivel, con lo cual parece que su calidad artística queda fuera de sospechas generalizadas—, hay un elemento común que me ha llamado poderosamente la atención, y es el de la ausencia de música en su banda de sonido —ni incidental ni ambiental—. Ni “La soledad”, de Jaime Rosales; ni “Luz silenciosa”, de Carlos Reygadas; ni “No es país para viejos”, de los hermanos Coen (si dejamos fuera de consideración los acordes que acompañan los créditos finales), nos ofrecen una sola y triste nota con la que deleitar nuestros oídos. Descartada la posibilidad de que nos hallemos ante una conspiración (y no precisamente judeo-masónica…) para arrojar a las filas del paro, vía cierre de este blog dedicado a las bandas sonoras, a mi buen compañero Joaquín R. Fernández, tiendo a pensar que se trataría, más bien, de una simple coincidencia. Pero, quién sabe, hay coincidencias que, a fuerza de encadenarse, terminan generando la tendencia. ¿Llegará a ser éste el caso?

la-musica-callada.jpg

No se trata, al fin y al cabo, de un fenómeno nuevo. Ni siquiera cabe hablar de que esta “pauta de silencio” sea una invención que arranque del movimiento Dogma, aunque no cabe ninguna duda de que ha sido esta corriente la que, al hilo de sus pretensiones de implantar un canon “purista” en el tratamiento del material fílmico —tanto imagen como sonido—, la ha hecho más evidente y extendida. Al fin y al cabo, no se puede olvidar que el cine nació como un espectáculo sin música (y sin palabras). Pero para todos los que estamos acostumbrados a unas concepciones cinematográficas más o menos convencionales, que somos la inmensa mayoría del público aficionado al séptimo arte, el desarrollo del metraje completo de una película (además, en el caso de las tres indicadas, ciertamente generoso: ninguna de ellas queda debajo del listón de las dos horas) sin un mínimo contrapunto musical, genera una cierta sensación de extrañeza, y, naturalmente, condiciona, y mucho, la percepción de la historia —eso sí, habría que dar por hecho que, en cualquier caso, esa es la pretensión del autor, claro—. ¿Mejor, peor? Quizá, sencillamente, distinto.

En la imagen: Fotograma de “Luz silenciosa” – Copyright © 2007 NoDream Cinema y Mantarraya Producciones. Distribuida en España por Golem. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no tiene por qué coincidir necesariamente con la de los responsables de esta web.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)

(opcional)



5 - Joaquín R. Fernández - 5:08 - 09.02.09

Llevas razón en que, a veces, se abusa mucho de la utilización de la música en el cine de suspense y de terror, adelantándonos que algo malo va a acontecer.



4 - Black Arrow - 5:13 - 08.02.09

¿Se acuerdan de Los Pájaros de Hitchcock?

No tiene ni una nota de Bernard Hermann,quien se ocupó de los efectos de sonido.

La ausencia de música hizo y hace que la sensación de desazón al verla sea mayor

Sinceramente: la película tiene que ser muy buena para que no extrañemos la falta de música o su escasez.

Otra cosa: a menos que sea una buena banda sonora que dé descanso al oído del espectador, es insoportable cuando una película tenga música machacona,fría o molesta durante todo el metraje.

Otro: ¿No nos molesta cuando a veces la música de una escena X revienta el suspenso y la sorpresa porque por aguafiestas deja que uno pueda adivinar lo que va a pasar?

Esto lo leí hace años:
Hitchcock le indicaba a Hermann de que no se debía dar datos así de simples a la gente para no destruir el suspense.
Viniendo de Hitch: que la gente “sufra” viendo hasta el final y… después.



3 - Manuel Márquez - 8:51 - 17.03.08

Gracias por los apuntes que dejas en tu comentario, compa Julio, tan juiciosos y “nutritivos” como de costumbre. A propósito de lo que comentas en el último párrafo, te he de confesar que una de las experiencias cinéfilas más gratas de mi vida la tuve en el Festival de Donostia de 2001, cuando asistí a una proyección de ésas que cuentas, de un film mudo (La primera esposa, de Frank Borzage, autor al que dedicaban un ciclo monográfico), acompañado al piano. Increíblemente bonito, te lo puedo asegurar.

Un abrazo



2 - Joaquín R. Fernández - 16:15 - 15.03.08

Magnífica reflexión, Manuel, y también magnífico el comentario de Julio, porque, ciertamente, mencionáis cuestiones que no son incompatibles. De las películas que mencionas, Manuel, sólo he visto “No es país para viejos” y, desde luego, no se echa en falta la música (eso sí, quién sabe si un compositor inspirado podría dotar de cierto brío a una cinta a la que, bajo mi punto de vista, es excesivamente fría). En todo caso, me quedo con la palabra con la que te respondes a ti mismo: “distinto”.



1 - Julio Rodríguez Chico - 13:51 - 15.03.08

Cada película tiene un tratamiento concreto que lleva a apoyarse o a prescindir de la música, pienso. Pero ésta es sólo un acompañamiento que debe contribuir en la línea del film, integrándose en ella, y no quedar demasiado remarcada ni sostenerla en exceso (como en “Cometas en el Cielo”: magnífica música, por otra parte). Pienso que no es esencial, pero en algunos casos sí conveniente y necesaria.
Que no se use en esas películas qu emencionas me parece un acierto, en pro del realismo y de la autenticidad, de los sentimientos interiores y no manipulados en el artificio.
Además, eso contribuye a que el espectador se fije en otros elementos de la banda sonora, como ruidos imperceptibles y sonidos que en otras condiciones no se valoran suficientemente.
Ojo con lo del cine mudo (no era tan mudo), que en los inicios siempre se proyectaba acompañado de música, y además en directo: un instrumento, un cuarteto, una pequeña orquesta…, según el presupuesto film. Pero nunca en completo silencio.



 
Vídeos Películas Más cine Facebook     Twitter     Instagram     YouTube                   
Destacados:  Estrenos 17 de noviembre | Seminci de Valladolid | Festival de Sitges | Festival de San Sebastián

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.