Síguenos

«Madres & hijas»: Ligando vidas e historias

Críticas

«Madres & hijas»: Ligando vidas e historias

FichaCartelFotosSinopsisTráilerNoticias
PreviaCríticasComentarios

Una historia coral con un guión artificioso acerca de la maternidad. Demuestra oficio y sensibilidad al engarzar cada vida con sutiles transiciones y lo mejor son las interpretaciones de sus actrices y actores.

Quienes hemos visto «Cosas que diría con sólo mirarla» y «Nueve vidas», sabemos del gusto de Rodrigo García por las historias corales y por acercarse al mundo femenino de una manera sutil e intimista. En «Madres & hijas», su cámara vuelve a adentrarse en las almas de unas mujeres heridas por el desamor y el abandono para levantar un puzzle en torno a la maternidad, en el que todas las piezas acaban encajando y se orientan hacia la redención personal. Son tres mujeres que han sufrido la decepción y que temen exponerse de nuevo a esa posibilidad, que viven entre la amargura de la soledad y el deseo de restablecer vínculos afectivos. Karen fue privada de su hija tras haber quedado embarazada a los catorce años, y desde entonces vive cuidando a su madre con ese recuerdo que le ha encogido el corazón. Elizabeth es una ambiciosa  abogada cuya independencia y relaciones sin compromiso son reflejo de una infancia dura y de una voluntad de dominio sobre los hombres. Por su parte, Lucy no puede tener hijos, y busca uno en adopción que le satisfaga su necesidad maternal.

Rodrigo García sabe como nadie sacar a flote los deseos de maternidad de sus mujeres, y también mostrar unas almas endurecidas por la culpa o el resquemor. En su interior se percibe esa lucha por enterrar el pasado o sanar los errores cometidos, esa tensión entre dejar una carta en el expediente de adopción o seguir huyendo de unos fantasmas que tanto daño les hacen: los celos que Karen siente por su empleada y su hija pequeña, la aversión al embarazo en una Elizabeth que se ligó las trompas en su adolescencia, la obsesión enfermiza y caprichosa de Lucy por un hijo que no tiene… son síntomas de las heridas maternales o filiales de quienes sintieron el abandono de los hombres o la ausencia de algo esencial en su vida de mujer. No es fácil dar marcha atrás, pero una madre no deja de serlo por ser sólo biológica o afectiva… porque todo deja huella y siempre cabe un crash que empuje a revisar el pasado. Por eso, la presencia de un niño, la espera de un bebé o su pérdida son ocasiones para volver a los orígenes y recuperar el sentido de la maternidad bien enfocado.

La triple e intrincada historia se construye a partir de un guión que juega artificiosamente con el azar para atar cabos sueltos –no en vano el mexicano Iñárritu está en la producción–, que demuestra oficio y sensibilidad al engarzar cada vida con sutiles transiciones, que manipula emocionalmente al espectador y busca sus sentimientos más epidérmicos para llevarle del drama lleno de dureza al melodrama complaciente y emotivo. Sin duda, las primeras escenas de una Karen hosca e imposible o de una Elizabeth muy segura de sí misma y dominante son las más conseguidas, por cuanto dejan ver la fragilidad que subyace en esa aparente dureza o firmeza, heridas como están desde aquel suceso de hace treinta y cinco años. Después, esta historia de madres e hijas que se buscan sin reconocerlo deriva hacia lo más convencional y se ve venir cada una de las reacciones. Resulta poco verosímil el romance de Elizabeth con su jefe de bufete y más aún su desenlace. También parecen innecesarias, forzadas las presencias de la joven ciega en la azotea del edificio o del primer amor de Karen en una nueva relación imposible. Menos convincente y lograda es la historia de Lucy y la adolescente que acepta ser madre biológica pero no afectiva.

En esta radiografía del alma femenina es determinante el trabajo de las actrices, ámbito en el que Rodrigo García vuelve a erigirse como un gran director de mujeres, sacando de cada una sentimientos sutiles y a la vez profundos. Antológico es el trabajo de Annette Bening y Naomi Watts, pareja que evoluciona con las cambiantes circunstancias hasta redimirse y dejar un remanso de paz en el espectador. Los hombres ocupan un lugar secundario y pasivo, aunque sus silencios hablan de actitudes condescendientes bien trasmitidas y que completan un fresco muy humano. Una película sobre vidas ligadas por el cordón umbilical, en la que se despiertan deseos de reconciliación junto a los lógicos temores, que deja clara la prioridad de la maternidad natural sobre la adoptiva aunque también hay margen para unos vínculos que se hacen con el tiempo y el amor, y donde el aborto queda marginado mientras las preguntas sobre Dios planean en el horizonte existencial.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de «Madres & hijas» – Copyright © 2009 Mockingbird Pictures y Everest Entertainment. Fotos por Ralph Nelson. Distribuida en España por Vértice Cine. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir