Síguenos

«007 Spectre»: Fantasmas del pasado

Críticas

«007 Spectre»: Fantasmas del pasado

La segunda incursión de Sam Mendes en el universo bondiano tiene un claro carácter nostálgico. Lo que supone, según el prisma con el que miremos, la mayor virtud o el mayor triunfo de la película. La entrega número 24 de la saga tiene sabor a despedida.

Si bien «007 Spectre» es la más «Bond» de las cuatro aventuras protagonizadas por Daniel Craig en relación a la larga historia del personaje, es la menos «Bond» en los términos que estableció “Casino Royale” hace ya nueve años. Es decir, en su búsqueda por reconciliarse con los modos de hacer que han definido al personaje, ha relajado las aspiraciones de sus predecesoras, rebajando el realismo en favor de la opereta, el tono ligero y en ocasiones cómico que determinó principalmente la etapa de Roger Moore. Baste para corroborarlo la caracterización de sus dos principales villanos, interpretados por Dave Bautista y Christoph Waltz, y la puesta en escena que les acompaña.

Daniel Craig en 007 Spectre

¿Y esto por qué es así? Pues es debido a la vocación de epílogo de la película. Pensando quizás en su despedida y/o en la de Craig, Sam Mendes ha optado por concebir «007 Spectre» como un fin de saga, un grand finale si se quiere, en el que «Casino Royale», “Quantum of Solace”, “Skyfall” y esta misma forman parte de un todo. Los autores crean un nexo entre todas ellas y lo explotan tanto como pueden. De esta manera se pierde el concepto de la era pre Daniel Craig donde podía verse cada film por separado, indistintamente del orden. Tanto daba visionar una aventura de Pierce Brosnan como una de Timothy Dalton y podían disfrutarse como historias independientes. Por el contrario, aprovechándose del lavado de cara a la franquicia que acompañó la llegada de Craig, la buena gente de Sony ha visto la oportunidad de dejarse llevar por la moda de serializar el cine, donde cada entrega no es sino la pieza de algo mucho más grande. ¡Cuánto daño han hecho «Los Vengadores»!

Vaya por delante que no es una mala película, pero sí es cierto que nuestras expectativas eran mayores. Más todavía cuando asistimos a un prólogo portentoso en el que el director es capaz de sacar todo el potencial de su producto. Pero a partir de ahí, aun manteniendo algunos momentos de gran interés —como la presentación del personaje interpretado por Waltz—, a medida que avanza el metraje la cinta va perdiendo fuelle. De tal forma que, salvo a verdaderos incondicionales de Bond y el MI6, la sensación que nos deja el visionado es más bien agridulce.

Léa Seydoux en 007 Spectre

No ayudan ni un sobrevalorado Christoph Waltz —parece que no hay forma de sacarle del registro que le ha dado fama internacional—, ni una caracterización de las chicas Bond que no retrotrae a tiempos pretéritos. Se ha cacareado mucho el paso adelante que ha supuesto la participación de Monica Bellucci, abriendo la puerta a que 007 pueda relacionarse con mujeres de su edad. Pero entre que su papel es casi anecdótico —pensado más para el postureo que para influir en la trama de forma determinante— y que «la otra», Léa Seydoux, acaba relegada a ser una damisela en apuros, ese paso adelante se revela como dos pasos atrás.

Con la legión de seguidores del agente secreto y la fuerte campaña promocional de su productora, el éxito de esta nueva —¿y última?— entrega de 007 con Daniel Craig al frente está garantizada. Ahora solo queda pensar en qué caminos tomará la franquicia a partir de ahora.

Calificación: 6/10

Imágenes de “007 Spectre”, película distribuida por Sony Pictures Releasing de España © 2015 Columbia Pictures, MGM Studios y Danjaq. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir