Síguenos

«17 otra vez»: Esto ya lo he vivido antes

Críticas

«17 otra vez»: Esto ya lo he vivido antes

Previsible y sin gracia, la película posee un guión repleto de clichés y situaciones olvidables. Además, se percibe con claridad que nos encontramos ante un producto al servicio de su principal estrella, el por otro lado correcto Zac Efron.

A estas alturas, encontrarnos con películas en las que adultos se transforman en jovenzuelos, o viceversa, ya resulta cansino. La idea se ha explotado en los últimos años hasta la saciedad, tal y como se puede comprobar en títulos como, por ejemplo, «El sueño de mi vida», «Ponte en mi lugar», «De tal astilla, tal palo» o la sin duda más interesante «Big». Cierto que existen diferencias entre estos títulos, pero considero que en todos ellos al menos se parte de un concepto básico bastante parecido, tal y como también sucede en «17 otra vez», filme de Burr Steers que apenas ha costado 20 millones de dólares y cuyas recaudaciones finales en los Estados Unidos podrían aproximarse con facilidad a los 60.

17-otra-vez-joaquin-1.jpg

La película nos cuenta la historia de Mike O’Donnell, un individuo al que las cosas no le van muy bien, ni en el terreno laboral (no le han dado un importante puesto que creía que se merecía), ni en el personal (su mujer quiere divorciarse de él, por no hablar de que sus hijos no es que le hagan excesivo caso). Guiado por la nostalgia, se acerca hasta el instituto en el que estudió y en el que era muy popular gracias a que formaba parte del equipo de baloncesto. Allí habla con un misterioso conserje sobre el pasado, expresando lo bueno que sería recuperar ese trozo de su vida. Poco después, y tras ver de nuevo a este hombre, el cuerpo de Mike recupera el aspecto que tenía hace veinte años. «17 otra vez» es una comedia facilona y decepcionante, un filme repleto de situaciones previsibles en el que el guionista Jason Filardi («Se montó la gorda») ni siquiera se ha molestado en crear una original explicación de cómo se produce la transformación física del protagonista, algo que considero que hay que cuidar hasta en una producción de carácter fantástico (de hecho, prácticamente se conforma con lanzar un pequeño guiño al clásico de Frank Capra «¡Qué bello es vivir!»).

17-otra-vez-joaquin-2.jpg

Se echan en falta equívocos divertidos o pasajes que provoquen cierta hilaridad, encontrándonos en su lugar una serie de gags del montón y, sobre todo, personajes muy tópicos o incluso desquiciados, caso del insoportable Ned (¿de verdad le importa a alguien su relación con Jane?). Por otro lado, el filme busca sin éxito jugar en dos ligas, puesto que tan pronto presenta una trama más adulta (los encuentros entre un Mike adolescente y su esposa), como otra tipo Disney en la que aquél ayuda a sus hijos y, de paso, se percata de sus fallos como padre. Semejante combinación nunca termina de cuajar, teniendo la sensación el espectador de que tan sólo ha visto una película destinada al lucimiento de un, eso sí, correctísimo Zac Efron (no obstante, éste es incapaz de huir de sus orígenes, algo que se puede comprobar en el forzado baile que se marca en la cancha de baloncesto).

Calificación: 4/10

En las imágenes: Fotogramas de “17 otra vez” © 2009 New Line Cinema y Offspring Entertainment. Distribuida en España por Tripictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir