Síguenos

Críticas

«After»: El síndrome de Peter Pan

«After» es un interesante tríptico sobre tres adultos tratando de mitigar el dolor de una adultez asfixiante en una noche de fiesta. Lo mejor, unos Tristán Ulloa y Guillermo Toledo notables y una Blanca Romero prometedora en su debut.

Los protagonistas de «After» tratan de olvidar, en una noche de reencuentro, sus desoladoras rutinas vitales. Drogas, sexo y alcohol son el remedio pasajero para una crisis de la mediana edad que se les presenta devastadora, enfrentándoles a la soledad y al agotamiento de las expectativas. Los personajes de «After», en resumen, encaran una dolorosa resaca que desnuda su fracaso como padres, jefes o amantes. Por la mañana, sólo quedan las ruinas y el aburrimiento burgués. Y la consciencia de una madurez aterradora.

Ampliar imagen

Alberto Rodríguez («7 vírgenes») firma un tríptico que es un triple retrato de adultos desnortados, tratando de mitigar su dolor en una noche de verano que terminará poniéndolo más de relieve. Lejos de las superficiales visiones nocturnas de Alfonso Albacete y David Menkes en ese intrascendente pelotazo que era «Mentiras y gordas», el sevillano propone viajes escapistas y hedonistas con conocimiento de causa y para remarcar fatalidades emocionales: Manuel (Tristán Ulloa) se ve asfixiado por las responsabilidades de la vida familiar, su nulidad como figura paterna; Julio (Guillermo Toledo) vive aterrorizado por su soledad, sólo aliviada con encuentros esporádicos concertados desde un chat; y Ana (Blanca Romero) desespera ante la ausencia de cariño en su vida y pese a su siempre aparente posición dominante. Rodríguez muestra sus ruinas y nunca les ofrece la salvación, favoreciendo planos crudos y ásperos en las mañanas (el que antecede a los créditos finales es demoledor), próximos en su inclemencia y desnudez a los de Alejandro González Iñárritu en la «Trilogía del dolor». Como en aquella, un nexo recorre los segmentos y además supone algún tipo de transferencia emocional, aquí en forma canina (la perra Ula) que puede significar la incompetencia paterna, la duda de la culpabilidad o la irrevocabilidad de la soledad.

Ampliar imagen

«After» incurre en referencias a Peter Pan o Cenicienta para enfatizar el sentimiento de pérdida, la nostalgia tornada en tragedia. Rodríguez convence dibujando el patetismo, refrendando la soledad sin margen para la esperanza, pero cae en la reiteración excesiva (las historias propuestas y las reflexiones derivadas de las mismas no se diferencian mucho entre sí) y una falta de concreción (se empeña en no dotar de coordenadas más precisas a sus protagonistas). Por suerte, asistimos a un trío en estado de gracia que igualmente consolida a sus personajes: Tristán Ulloa y Guillermo Toledo demuestran su crecimiento como intérpretes, mientras que Blanca Romero se muestra prometedora en su debut cinematográfico. A ellos se debe, en buena parte, el magnetismo de esta crónica nocturna que acaba acusando cierto cansancio en su último tramo.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de «After» – Copyright © 2009 Tesela y La Zanfoña Producciones. Distribuida en España por Alta Classics. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir