“Alicia en el País de las Maravillas”: Alicia en la Escuela de Negocios

Escrito por el 19.04.10 a las 13:29

FichaCartelFotosSinopsisTráilerClipsCómo se hizoReportaje
PreviaBanda sonoraCríticasComentariosNoticias

Tim Burton sigue vendiendo su imagen de talento visionario y desadaptado oficial con una versión de “Alicia en el País de las Maravillas” que proclama la inutilidad de la fantasía con un discurso rancio, conservador y disfrazado de épica.

Cierto que los creadores evolucionan y que su manera de ver el mundo no tiene por qué ser siempre la misma. Pero cuando se produce un cambio radical que parece invalidar lo que habían hecho antes, uno no puede evitar preguntarse: ¿es que de verdad ahora ven el mundo de manera diferente? ¿O es que siempre lo vieron así, pero antes lo disimulaban mejor?

Tim Burton es uno de los casos más (tristemente) representativos de ello. Porque lo que no puede sostenerse por más tiempo es que el que fuera director de aquella joya llamada “Ed Wood” (1994) (aún hoy la cumbre de su filmografía, un canto a los perdedores y a la potencia de la imaginación aun a costa de convertir a sus poseedores en parias con un pie en el patetismo y otro en la poesía), haya entrado en un discurso tan sumamente conservador, proclamador de la inutilidad de la fantasía y la necesidad de tener los pies en la tierra, como el imperante en su particular visión de “Alicia en el País de las Maravillas”, una que tiene tanto que ver con el original de Lewis Carroll como la inane “Furia de titanes” (Louis Leterrier, 2010) con la mitología griega.

Se puede replicar que Burton es libre de tomar la iconografía de Alicia para hacer lo que quiera con ella. Cierto. Pero ello no impide considerar que ha laminado lo que hacía de aquel texto un hito casi solitario en la literatura (no sólo juvenil) ni comprobar cómo, llevado seguramente por su inoperancia y su pereza (más las de la guionista Linda Woolverton), Burton se ha limitado a transformarlo en una historia épica en las antípodas del artefacto creado por Carroll, desde luego más fácil de manejar y explotar ante las plateas. Al fin y al cabo, ¿qué problema hay en aprovecharse de lo descubierto por otros, por el Peter Jackson de la trilogía de “El señor de los Anillos” o el Andrew Adamson de la saga “Las crónicas de Narnia”? Tranquilos, ninguno: podemos saquearlo todo, pero seguimos teniendo bula. No en vano yo, Tim Burton, soy el desadaptado oficial, la máquina de hacer dinero de los grandes estudios, pero sigo disfrutando de la misma licencia de supuesto outsider que tan buenos réditos le da a otros, como a un tal Woody Allen.

Porque el problema no son la concesiones comerciales en sí: hace pocas semanas (y con el flaco favor que le ha hecho en nuestra cartelera el aluvión de mediocres títulos en 3D), “Cómo entrenar a tu dragón” (Dean DeBlois y Chris Sanders, 2010) demostró que se puede hacer cine más que digno sin apartarse ni un milímetro de las exigencias de los estudios. No, el daño de Burton va mucho más allá: porque si esta Alicia que se revela como un canto a los emprendedores capitalistas, aquellos que desdeñan dejarse llevar hasta las últimas consecuencias por la fantasía (discurso rancio donde los haya que ya explotara en “Big fish” [2003]), la única conclusión a la que podríamos llegar es que, hasta hace poco, nos estuvo mintiendo. Me resisto a creerlo.

Por lo demás, una producción de primera (aunque en algún momento “cante” demasiado su origen pixelado), actores en su lugar (empezando por una Mia Wasikowska que es capaz de responder al difícil reto de componer esta Alicia niña-mujer), creaciones imaginativas (la representación del gato de Cheshire es de lo mejor) y sí, un Johnny Depp que está bien… pero que empieza a encasillarse en una suerte de papeles de Jack Sparrow con o sin sombrero (suerte que “Enemigos públicos” [Michael Mann, 2009] nos demostró que, bajo el disfraz, sigue latiendo un actor de raza). Sí, todo previsiblemente bien… salvo la puñalada traicionera que Burton le asesta a Alicia y, por extensión, a los que aún seguimos creyendo en el papel de la fantasía. Querido Tim, la rutina de la realidad ya nos la asesina cada día; no hace falta que vengas a rematar la faena en los pocos ratos que podemos huir y escondernos en una sala oscura. Va a ser difícil que nos sigamos creyendo tu peinado y tus calcetines a rayas.

Calificación: 5/10

En las imágenes: Escenas de “Alicia en el País de las Maravillas” – Copyright © 2009 Walt Disney Pictures, Roth Films, Team Todd y Zanuck Company. Distribuida en España por Walt Disney Studios Motion Pictures Spain. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



4 - Miguel A. Delgado - 13:29 - 27.05.10

Carlos,

aclaro una cosa: para mí, el problema no es el mensaje ideológico que pueda transmitir, porque evidentemente eso sí que no es un valor cinematográfico en sí, y ésta es una revista de cine. Pero sí que es un problema cuando existe una contradicción tan flagrante entre la imagen que supuestamente proyecta su director, apoyado en buena parte de sus primeras obras, y lo que esta película transmite. Entonces es cuando creo que el director no está siendo honrado con el espectador, y creo que ésa es la actitud de Tim Burton. Y que conste que esto lo escribe alguien que tiene “Ed Wood” entre una de sus cintas de cabecera.

Un saludo y gracias por tu comentario,

Miguel



3 - Carlos - 22:43 - 26.05.10

No coincido con el critico. No es necesario sostener una ideología politica o economica para descalificar una muy buena pelicula, divertida y enormemente elaborada. La vision de Burton puede ser sombria y luminosa a la vez, recuerden sino al Cadaver de mi Novia, y no por eso deja de ser sutil. Creo que esta pelicula cumple al pie de la letra la razon de ser del cine: entretener, permitir soñar, y divertir.



2 - María Ballesteros - 21:03 - 23.04.10

ME PARECE UNA BUENA PELICULA…



1 - Adrian - 10:07 - 23.04.10

Para “outsiders” la mayoría de la población actual. Pero mezclar aceite y agua no es posible porque cada cual vuelve a su sitio. Y en esta Alicia se ha pretendido pasar por alto muchas cosas, entre otras la que más me preocupa es el contenido filosófico-pedagógico del libro. La frases “imposibles” casi no están en el guión. ¿Por qué se han rechazado? ¿Acaso son sus contenidos de destrucción + iva? !Santo cielo si es lo mejor de la novela!. Cada personaje es un mundo dentro del mundo de Alicia y dentro de mundo de todos y cada uno de nosotros. El tamdem Burton -Dysney para cuando aquél se haga mayor ¿o esta Alicia demuestra que ya se ha hecho y no digiere o asume sus anteriores películas?



1


Resident Evil: El capítulo finalManchester frente al marMúltipleLa ciudad de las estrellas: La La Land

Resident Evil: El capítulo final
Manchester frente al mar

LionFiguras ocultasxXx: ReactivatedVivir de noche
Los del túnelContratiempo - película¡Canta! - películaPassengers

Múltiple
La La Land
Lion
Figuras ocultas
Ballerina
xXx: Reactivated
Vivir de noche
Contratiempo
¡Canta!
Los del túnel
Silencio
Solo el fin del mundo
Underworld: Guerras de sangre
¿Tenía que ser él?
Proyecto Lázaro
La autopsia de Jane Doe
La tortuga roja
Passengers
Comanchería
Rogue One: Una historia de Star Wars
Hasta el último hombre
La llegada (Arrival)
Animales nocturnos
Un monstruo viene a verme
Vaiana
 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Resident Evil: El capítulo final | Manchester frente al mar | Múltiple | La La Land | Lion | Figuras ocultas | Vivir de noche

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.