Síguenos

«Alicia en el País de las Maravillas»: Desencanto burtoniano

Críticas

«Alicia en el País de las Maravillas»: Desencanto burtoniano

FichaCartelFotosSinopsisTráilerClipsCómo se hizoReportaje
PreviaBanda sonoraCríticasComentariosNoticias

Tim Burton se reitera en una propuesta en la que el aburrimiento impera sobre la imaginación. Una historia nueva con una Alicia desvaída y amnésica, heroína desganada en una trama insuficientemente desarrollada.

Alicia (Mia Wasikowska) tiene 19 años y aún no quiere casarse. El día de su pedida de mano huye mientras persigue a un conejo con chistera, y cae por su madriguera a un mágico y extraordinario lugar que, aunque no es capaz de recordar, ya había visitado con anterioridad. A pesar de encontrarse lejos de su mejor estado de forma, cualquier producción asociada a Tim Burton sigue despertando extraordinarias expectativas. Y “Alicia en el País de las Maravillas” no iba a ser menos, máxime en un proyecto auspiciado por Disney y con la inmortal obra de Lewis Carroll como sustento argumental. Pero el resultado es tan mediocre como empieza a ser habitual en el director, cuyo potencial comienza a ser un cansino calco de su propia genialidad.

Circundan el guión de Linda Woolverton los volúmenes “Alicia en el País de las Maravillas” y “A través del espejo”, base y punto de partida para esta historia totalmente nueva en la que la muchacha, convertida en una mujercita extraordinariamente pálida y un tanto huraña, reniega una y otra vez de la autenticidad de lo que sucede, una pretendida conciencia onírica que reitera constantemente hasta la antipatía. Delatándose a sí misma como improbable heroína forzosa y desganada, hormiguea por un submundo amoral, anárquico y confrontado, profusamente presentado pero pobremente poblado; la narración carece de ritmo más allá de impulsos y arrebatos derivados de la complejidad artística que pretende el cineasta, contados empujes tristemente insuficientes en términos de emoción cinematográfica para mantener el interés del espectador, aburrido ante la deslavazada ─que no deliciosamente surrealista, como sería deseable─ sucesión de acontecimientos, personajes y situaciones.

Así pues, perdida la magia en los caminos del tenebroso ostracismo burtoniano, no queda sino dejarse llevar, una vez más, por los aciertos visuales de una película en la que la integración de los elementos reales en el plano digital ─y, en menor medida, viceversa─ no siempre funciona. El elemento humano cumple en su justa medida, presidido por un Johnny Depp excesivamente instrumentalizado como reclamo, al que empieza a costarle reinventarse a partir de su propio histrionismo, y apoyado en una gran Helena Bonham Carter convencida de la vileza de su Reina Roja, infinitamente más atractiva que la titubeante y excedida Reina Blanca a la que da vida Anne Hathaway. A falta de mordacidad o diversión a efectos mayúsculos, rendirse a un clímax no excesivamente bravo resulta colofón insuficiente, aunque las insinuaciones finales, que invitan a pensar en una ascensión empresarial y financiera de esta desvaída Alicia, nos mantendrán atentos, por lo que pudiera suceder. Quizá el gigante asiático albergue la siguiente madriguera.

Calificación: 4/10

En las imágenes: Fotogramas de “Alicia en el País de las Maravillas” © 2010 Walt Disney Pictures, Roth Films, Team Todd y Zanuck Company. Distribuida en España por Walt Disney Studios Motion Pictures Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Estrenos de cine

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir