Síguenos

«American playboy»: La insoportable soledad del gigoló

Críticas

«American playboy»: La insoportable soledad del gigoló

«American playboy» sorprende por su distancia con los resortes más comerciales. Muy al contrario, se revela como una interesante exploración de la figura del gigoló, la destrucción de su particular sueño americano y su mísera soledad.

«American playboy» viene a continuar la tradición de películas que indagan en la figura del gigoló, del embaucador sexual con sus tortuosos recovecos existenciales. Antes lo interpretaron George Peppard, William Holden o Warren Beatty. Hoy es Ashton Kutcher el que se instala en la alta sociedad de Beverly Hills, en peregrinaje de casa en casa con vocación de mantenido que, por supuesto, derivará en una amarga enseñanza vital para su personaje.

Ampliar imagen

Pero lejos de lo esperado, David Mackenzie va más allá de una lectura superficial y propone una calculada, dramática vuelta a la Tierra de un ligón profesional que ve desmontado su particular sueño americano cuando queda prendado de una camarera que practica su mismo juego. Hay algo de admirable en «American playboy», y es tanto la distancia que mantiene con su protagonista como con los tópicos habituales en los que fácilmente podría caer explotando el magnético atractivo del mismo. Sorprendentemente, el objetivo último de la cinta es el de desgranar la insustancial vida de este, desenmascarar sin aleccionamiento moral el desamparo que se esconde tras las rutinas del conquistador en busca de nuevas y maduras valedoras. Así, la transición gradual se produce desde el perfecto manual para el galanteo, narrado en voz en off, al desmoronamiento cuando la soledad y el desamor se hacen irremediables.

Ampliar imagen

Si bien es acertado adjetivar a «American playboy» de honesta y extraña entre el mainstream hollywoodiense, tampoco nos hallamos ante un título sobresaliente que vaya a posicionarse como el mejor de la clase. Mackenzie sale exitoso de su huida de los resortes de la comercialidad, sí, pero no alcanza un verdadero calado dramático en una cinta que sólo podría ser el primer paso hacia una bellísima tragedia (pienso en «Cowboy de medianoche»). Incluso se permite un peligroso decaimiento del ritmo (peligroso, también, por lo corto de su metraje) en su último tercio, cuando la suerte del cazador se ha invertido para convertirle en presa. Afortunadamente, es entonces cuando desembocamos en un final dispuesto a sabotear expectativas, uno que confirma el carácter no convencional del producto, uno en el que el rechazo al happy end o a previsibles redenciones dejan paso a una conclusión varios enteros más sincera y razonablemente más perdurable (más un epílogo con metáfora animal). Destacado Ashton Kutcher, capaz de imprimir tanta levedad como desvalimiento a su personaje, y generosa Anne Heche, dispuesta a darlo todo en explícitas escenas de sexo que la erigen como única (y estupenda) figura erótica femenina aquí.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de «American playboy» – Copyright © 2009 Barbarian Films, Oceana Media Finance y Katalyst Films. Distribuida en España por Aurum. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir