Síguenos

«Amor bajo el espino blanco»: El camino a una poética personal

Críticas

«Amor bajo el espino blanco»: El camino a una poética personal

«Amor bajo el espino blanco» es un poema de amor trágico que se construye con lenta seguridad, desde la inocencia, el mimo y la sinceridad que imprime un Zhang Yimou que vuelve a su cine más intimista. Fabulosos Shawn Dou y Zhou Dongyu.

Con su particular trilogía wu xia iniciada con «Hero» (2002), Zhang Yimou sorprendía con uno de los volantazos más criticados pero, en el fondo, estimulantes del cine reciente. De una poética desnuda, fraguada en los sentimientos de sus inolvidables protagonistas y en las lecturas político-sociales a pie de página, el cineasta chino pasaba a otra basada en la épica, en el despliegue de apabullantes lienzos a medio camino entre la historia y la leyenda. La evolución de esa gramática de la epopeya, sin embargo, entrañaba en paralelo una progresiva sustitución de la emoción íntima por el arrebato epidérmico que podían despertar las secuencias bélicas de «La maldición de la flor dorada» (2006), para desembocar —pasando por la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Pekín— en la abstracción rayana en el agotamiento de «Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos» (2009).

«Amor bajo el espino blanco» (ver tráiler y escenas), adaptación de una novela de Ai Mi, marca un feliz retorno hacia ese  cine pre-wu xia. Feliz no porque la etapa anterior mereciera grandes reproches, sino porque ésta ya había dado signos de un estancamiento que aquí queda revocado con —otra— exquisitez formal y con ese sentimiento que se había disipado. Como el recorrido emocional que emprendían los personajes de «El camino a casa» (1999), su última obra vuelve sobre pasos anteriores para volver a andarlos con renovada fascinación, aquí no a modo de elegía o último lamento, sino como revisión depurada de los temas de siempre: el desamparo de la China rural, la fe en la superación de las barreras hacia un amor puro o la sombra de la política y las tradiciones más férreas como obstáculos directos del romance. Con soltura veterana, Yimou recupera esos temas en un melodrama delicado y bellísimo cuyo motivo principal es la desoladora expresión de una imposibilidad, esta es, ese árbol que la pareja formada por Shawn Dou y Zhou Dongyu —ambos convincentes y conmovedores— sueña con visitar una vez más y que deviene metáfora de la felicidad anhelada.

De serenidad y aplomo insobornables, «Amor bajo el espino blanco» es un relato de amor trágico que se escribe con lenta seguridad, lleno de planos de embelesadores rincones en los que germina el enamoramiento con la complicidad de las miradas, de los gestos mínimos y las dudas que se abren paso en la silenciosa clandestinidad —la escena de la chaqueta, junto al lago—. Hacia el final, la película camina sobre el filo del exceso dramático, pero su inocencia y su mimo por cada plano son tales que no sólo sortea ese peligro, sino que resulta casi imposible no terminar rindiéndose ante su siempre cándida, sincera poesía.

Calificación: 8/10

Imágenes de «Amor bajo el espino blanco», película distribuida en España por Golem © 2010 Beijing New Picture Film, IDG China Media, New Classical Entertainment y Film Partner International. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Subir