Síguenos

«Amores locos»: Pasión intemporal

Críticas

«Amores locos»: Pasión intemporal

FichaCartelFotosSinopsisTráilerPreviaCríticasNoticias

Irene Visedo defiende una pasión intemporal ante las reticencias de Eduard Fernández en una película que alaba la imaginación libre en un mundo dominado por la razón. Una historia de amor atípica y extravagante.

Durante una visita al Museo del Prado, Enrique (Eduard Fernández), un reputado psiquiatra, conoce a Julia (Irene Visedo), que le confiesa un hecho singular: está convencida de que ambos aparecen retratados en una pintura anónima flamenca de hace cuatrocientos años. Sin dar crédito a sus palabras, iniciará una relación que enfrentará la razón a la pasión, de manera que sólo uno de los dos logrará su propósito de convencer al otro. “Amores locos”, nueva película del director y prolífico guionista Beda Docampo Feijóo, llega a nuestras pantallas apostando por una historia pequeña en su presentación pero penetrante en su proclama a favor del triunfo de los sentimientos en un mundo dominado en muchas ocasiones por la razón intachable.

Amores locos-jose-1

Propone el cineasta dejarse llevar por la imaginación, pero con la amargura de un grupo de personajes, bien dibujados y representados, que deciden cerrar los ojos a la realidad que les dicta que no existe el amor perfecto más allá de la concepción individual. Así, el mejor amigo de Enrique (Carlos Hipólito), su hermana (Marta Belaustegui), o su ex-mujer (Cuca Escribano) tratan de rellenar vacíos aferrándose a las sobras emocionales de sus anhelados, mientras que, más allá del círculo central, una sobria y cálida Marisa Paredes se agarra, desde su papel de abuela de Julia, a la estéril felicidad derivada de las ganancias de un casino digital. Del enfrentamiento entre las motivaciones y los logros de cada cual nace el impulso que determina tanto el ritmo de la película, pausado pero sostenido, como el propio ánimo que choca contra la imposibilidad de ser completamente felices en cada caso.

Amores locos-jose-2

Los viajes temporales de Julia y Enrique se benefician de un cuidado diseño de producción y una mimosa y atinada banda sonora, regalando a la vista una sucesión de frescos que sumergen y enmarcan ─en algunos casos, literalmente─ la cotidianeidad de los personajes. La convicción con la que Irene Visedo defiende su papel trasciende y supera la frialdad de Eduard Fernández, cuyo desarrollo como investigador de la mente queda un tanto artificial en su huida de sentimentalismos propios al común de los mortales. La lucha dialéctica y emocional entre ambos centra la atención del espectador, que descubre de paso interesantes roles secundarios con un toque de extravagancia saludable y refrescante, en lo que se construye como una fábula eminentemente positiva y agradable, punto y seguido de un creador total de nuestra industria que continúa conformando una filmografía tan consistente como humana.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de “Amores locos” © 2008 Iroko Films, A.Zeta Producciones y Quiéreme Producciones. Distribuida en España por Iroko Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Subir