Síguenos

«Animal kingdom»: La inevitable tragedia

Críticas

«Animal kingdom»: La inevitable tragedia

FichaSinopsisCartelFotosTráilerClipsEntrevistasNoticias
PreviaCríticasComentarios

Una extraña belleza, siniestra pero real, se agazapa detrás de muchos instantes de «Animal kingdom». Una gran reinterpretación de los mimbres clásicos del género negro, con una compleja mirada que indaga debajo del cliché.

A veces parece que ya no quede resquicio para contar las viejas historias como si fueran nuevas. Y si hay algún género en el que esta afirmación tendría visos de verdad incontrovertible, ese es el negro. Y sin embargo, tal es su grandeza que aún quedan nombres como el de David Michôd capaces de, en su ópera prima, volver a enfrentarse con los mimbres que una y otra vez han conformado las narraciones de traición, violencia, puestas a prueba de la lealtad, afán de supervivencia y corrupción de la inocencia que han recorrido las más grandes obras del género. Una lista en la que, desde luego, se añadirá como referencia el título que aquí nos ocupa.

Porque, en el fondo, la historia de «Animal kingdom» —un joven que es recogido por su abuela y sus tíos, una auténtica familia de delincuentes, después de la muerte por sobredosis de su madre— nos ha sido narrada mil veces, y ni siquiera es nuevo su hálito trágico, la crónica de los desesperados esfuerzos de sus protagonistas por mantenerse en pie mientras se desencadena la caza por parte de la policía. Pero sí lo es una mirada capaz de indagar debajo del cliché para trazar las complejas relaciones establecidas entre unos individuos asociales que son estudiados con la curiosidad de un entomólogo. En cierta manera, la perspectiva que desde la televisión se ha trasladado a la gran pantalla, la ausencia de épica y de grandeza en lo que no es más que una marrullería para lograr sobrevivir un día más.

Sin embargo, sería injusto negar que una extraña belleza, siniestra pero real, se agazapa detrás de muchos instantes de “Animal kingdom”, en la composición de unos planos y una acción que, en muchas ocasiones —alguna de ellas crucial— sorprende al espectador, que casi desde el principio presiente que se trata de una historia que difícilmente tendrá un final feliz, y en la que lo heroico no tiene cabida. Con un reparto prodigioso, empezando por una abuela (Jacki Weaver) que mantiene una perturbadora relación con su negra camada, y terminando por el joven protagonista (James Frecheville), la película logra llenar de fuerza y convencimiento cada fotograma, creando en el espectador la extraña y aparentemente contradictoria sensación de, por un lado, ser testigo de cosas que preferiría no ver, mientras que por otro termina asistiendo desde una posición que le impide involucrarse o identificarse con nadie.

Tanto es así que hasta un actor normalmente tan limitado como Guy Pearce logra aquí un convincente retrato de un policía que, en el fondo, tiene más de tipo normal que de otra cosa. Uno que, desde luego, alcanza sus mayores registros con la inquietante presencia del hermano interpretado por Ben Mendelsohn, verdadera fuerza destructora que en su aparente tranquilidad transmite el mayor desasosiego: casi se podría decir que la pantalla tiembla en su presencia, presagiando la desgracia de la que parece ser permanente portador, en la que supone una de las mejores composiciones psicóticas que hayamos visto en los últimos tiempos.

Un retrato, en suma, que podría pasar por ajustada crónica del mal, pero que en realidad remite al viejo y conocido territorio donde la venganza difumina cualquier límite ético. Esa capacidad para dotar de nueva vida a lo que hacía tiempo amenazaba con quedar reducido a mero estereotipo, es lo que convierte la irrupción de David Michôd en una grandísima noticia. Ojalá haya llegado para quedarse, como una nueva aportación del cine australiano a la reinterpretación de los géneros clásicos.

Calificación: 8/10

En las imágenes: Escenas de “Animal kingdom” – Copyright © 2010 Screen Australia, Porchlight Films, Film Victoria, Screen NSW, Fulcrum, Media Finance y Showtime Australia. Distribuida en España por Avalon. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Subir