Síguenos

«Aprendiendo a conducir»: Terapia de vida

Críticas

«Aprendiendo a conducir»: Terapia de vida

El sol neoyorkino ha sentado bien a Isabel Coixet y ha hecho florecer su faceta más cuqui. Sin renunciar a sus inclinaciones sociales, ofrece un relato mucho más luminoso y asentado sobre las interpretaciones de una pareja protagonista en estado de gracia.

Subirse a un coche y aprender a conducir como terapia para superar los miedos, dejar las decepciones atrás y tomar el volante de la propia vida. Esto es lo que nos propone Isabel Coixet en su nueva película, rodada en Nueva York y para la que ha contado con dos veteranos intérpretes que rara vez desentonan en sus trabajos: Ben Kingsley y Patricia Clarkson.

Aprendiendo a conducir

La directora catalana nos ofrece un relato ligero -para lo que suele ser ella-, con el optimismo y las ganas de luchar como pilares sobre los que se sostiene. No faltan las alusiones a temas más sociales, especialmente en la trama referida al personaje de Kingsley, acerca de la problemática de la etnia Skih en la India, así como a la inmigración ilegal y el siempre socorrido choque entre culturas o tradición y modernidad.

Por un lado tenemos a una mujer que ve cómo se derrumba su vida ante el abandono repentino de su marido, y por otro a un inmigrante que se gana la vida humildemente como instructor de autoescuela. La relación entre ellos empieza de forma tirante, pero a medida que se van sucediendo las lecciones se abren el uno al otro, conociendo sus vivencias y alcanzando una fuerte empatía. La película juega con algunos de los esquemas de la comedia romántica tanto a nivel conceptual como formal, con una fotografía muy luminosa que invita a revolotear a las mariposas. La directora saca su lado cuqui para conectar con el público.

Aprendiendo a conducir

“Aprendiendo a conducir” (ver tráiler) nos plantea una historia bastante sencilla, sin excesivos giros ni dramas muy profundos (más allá de los que arrastran los propios personajes); se apuntan y sugieren cosas, pero no condicionan el desarrollo de la historia que nos pretende contar. Una historia que apuesta por las nuevas oportunidades y tomar las riendas de la propia vida para ser feliz (o, al menos, emprender el camino hacia ello).

El gran reclamo (y atractivo) de la cinta es su pareja protagonista. Ambos, Clarkson y Kingsley, captan a la perfección el universo que propone Isabel Coixet (ya coincidieron con ella en “Elegy”) y componen unas interpretaciones muy reales, sin caer en la sensiblería o las exageraciones que suelen verse más de lo necesario en otras propuestas del mismo tipo. Juegan con las sutilezas y transmiten tanto con lo que dicen como con lo que callan.

Calificación: 7/10

Imágenes de “Aprendiendo a conducir (Learning to drive)”, película distribuida en España por A Contracorriente Films © 2014 Broad Green Pictures y Lavender Pictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir