Síguenos

«Asalto al tren Pelham 123»: Tony Scott puro y duro

Críticas

«Asalto al tren Pelham 123»: Tony Scott puro y duro

Tony Scott ofrece lo mismo de siempre, un estilizado y luminoso espectáculo en el que nada es especialmente reseñable, un divertimento pasajero que encuentra en la pareja central su principal reclamo de cara a la taquilla. Sin más.  

Un grupo de hombres encabezado por Ryder (John Travolta) secuestra un vagón del metro neoyorquino. De manera casual y fortuita, se verá obligado a mediar en la liberación de los rehenes y satisfacción de las exigencias de los asaltantes Walter Garber (Denzel Washington). “Asalto al tren Pelham 123” retoma uno de los más recordados clásicos del thriller setentero, que con Joseph Sargent a los mandos y Walter Matthau y Robert Shaw en los papeles principales dibujaba un cuadro de sobria tensión contenida centrada en un auténtico duelo de caracteres que superaba lo meramente actoral en el dúo central; ahora, el estancado pero progresivamente adrenalítico Tony Scott retoma la historia abandonando su espíritu original y derivándolo hacia el simple espectáculo palomitero, fugaz e inevitablemente insulso en su poso esencial, pero entretenido y ruidoso en su estrato puramente industrializado.

asalto-al-tren-pelham-123-jose-1.jpg

Curiosamente, es Travolta y no su antagonista quien se une con mayor convicción al circo made in Scott, presentando un carismático pero lineal villano que supera en intenciones y resultados a un tanto desangelado Washington, que sale del bucle interpretativo en el que llevaba sumergido ya largo tiempo y abandona su molde de tipo de acción sereno y equilibrado que suele utilizar en las producciones del cineasta ─estamos ante su cuarta colaboración juntos─, trazando un rol abatido en lo personal y profesional, ligeramente bajo de forma física y somero en su actitud y expresiones físicas y emocionales. La adaptación a los nuevos tiempos de la novela de John Godey trae consigo la omnipresencia del inevitable aluvión tecnológico que invade nuestra realidad, presidida por la Red de Redes y por la simultaneidad intrínseca a la era de la información; esta certeza, unida a la espídica y abusiva puesta en escena y la acelerada y estruendosa banda sonora del todoterreno Harry Gregson-Williams, desvirtúa en cierto modo las posibilidades del reparto de destilar verdad, convertidos mayormente en esbozos previsibles en sus actitudes y ultra estéticas (dis)posiciones de cara a la galería.

asalto-al-tren-pelham-123-jose-2.jpg

Por otra parte, el halo de redención que pulula por doquier contribuye a que el desarrollo de la trama derive en lo inverosímil, por lo perfecta e imposiblemente cuadrado del conjunto global, salpicado de una cierta violencia ─marca de la casa, por otro lado─, pero benévolo con los participantes de la tragedia en general. Mucha forma ─demasiada─ y poco fondo, nueva demostración de la aptitud del pequeño de los Scott para generar cine comercial masivo en estado puro, alejado tal vez de cualquier pretensión artística más allá de la epilepsia de que adolece una vez sumergido en la sala de montaje, pero que a pesar de los pesares debería dar más de sí en la consideración global de su carrera. Evasión sin victoria, que no genera opiniones enfrentadas porque tampoco hay nada en exceso criticable, ni en exceso alabable. Y sin dejar huella, a esperar al siguiente bombardeo de luz y color. Eso sí, que se trate del primer remake de la carrera del director y ya esté preparando otro ─sobre la maravillosa “The Warriors”─ no augura nada bueno.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de “Asalto al tren Pelham 123” © 2009 Columbia Pictures, Metro-Goldwyn-Mayer Pictures, Relativity Media, Scott Free y Escape Artists. Fotos por Rico Torres y Stephen Vaughan. Distribuida en España por Sony Pictures Releasing de España. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Estrenos de cine

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir