Síguenos

«Astérix: La residencia de los dioses». Una golondrina no hace verano

Críticas

«Astérix: La residencia de los dioses». Una golondrina no hace verano

La nueva aventura animada de los galos más irreductibles de la viñeta funciona desde su propia esencia, una propuesta sin grandes excelencias técnicas pero perfectamente entretenida, dinámica y combativa, como corresponde a los legendarios personajes. Bien.

Cierta aldea irreductible sigue trayendo de cabeza a Julio César (voz de Philippe Morier-Genoud). Pero ha tenido una nueva idea: seducir a los tenaces galos acercando las delicias del progreso de Roma hasta su misma puerta. Como buenas leyendas inmortales de la viñeta que son, los famosísimos personajes de René Goscinny y Albert Uderzo regresan de nuevo a la gran pantalla, en este caso desde el campo de la animación, con «Astérix: La residencia de los dioses», agradable propuesta que, sin ser ninguna maravilla, tiene fácil ganarse el ánimo, el cariño y el bolsillo del espectador.

Astérix: La residencia de los dioses

«Tengo una idea, pero no te va a gustar». Y es que la misma esencia de la película, guionizada por Alexandre Astier, está estupenda y naturalmente impregnada del espíritu de la obra original; propone un ritmo loco, vertiginoso, que no para un instante ni cede en su poso lúcidamente contestatario a la hora de exponer un tema perfectamente actual: la seducción del capital, el embelesamiento que en el trabajador provoca el bombardeo masivo de las delicias de una mejora material atractiva a la vista pero innecesaria a nivel vital. En dos mil años no hemos cambiado tanto…

Astérix: La residencia de los dioses

Por supuesto no faltan el respeto por la Naturaleza -¡Idéfix!-, la defensa de la amistad y la familia -en sentido amplio, como comunidad- y la Resistencia mayúscula desde la lógica más aguerrida. Entre medias: menhires y jabalíes, discusiones por la calidad del pescado, peleas a granel, poción -¿para todos?-, humor de todos los colores, tuteos al poder y todo lo que esperamos ver y disfrutar, como siempre. La tacha es el nivel técnico general de la producción, correcto pero un tanto escaso por momentos. «Astérix: La residencia de los dioses» nos recuerda que una golondrina no hace verano, por mucho que brillen sus alas de mármol. Ya.

Calificación: 6/10

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir